Empotradoras

22 06 2019

«Empotradoras» nació como un concurso de relatos, de como mucho 6000 palabras. Su propósito era sencillo: recuperar el erotismo en la literatura de género, ya sea fantasía, ciencia-ficción o terror. Decir que la empresa de Virginia Buedo y Alister Mairon llegó a buen puerto es quedarse cortos. Quiero decir, hasta su crowdfunding consiguió un éxito más que holgado.

verkami_79fef807aef7fcfcb6f837cabd9b4206

Ilustración de portada por Gemma Martínez [Fuente: Verkami de «Empotradoras»]

Aparte, no es simplemente una antología erótica. Que lo es, desde luego. También es una antología que habla de la libertad sexual, del consentimiento, del juego acordado, de la dedicación por tu pareja, sobre la diversidad… Es algo que sus promotoras alentaban desde el primer momento (de hecho, el nombre, «Empotradoras», viene de los hilos de Cristina Domenech sobre el lesbianismo y la bisexualidad de las mujeres en el pasado).

Cada relato de esta antología, diez en total, cuenta, además, con una ilustración que representa algún momento de la historia que corresponda. Aunque no tienen el mismo nivel de detalle y calidad que la portada, sí que son muy precisos a la hora de dar forma a sus protagonistas y las situaciones picantonas que viven.

Como curiosidad, participé en el concurso… pero, obviamente, no conseguí nada. Y no me extraña, tras leer esta antología. Entre la calidad de los relatos y que yo soy muy torpe para el erotismo… De todas formas, por si os interesa, en el blog de relatos subí, tras conocerse el fallo del concurso, mi aporte: «Einok y Zuttei».

Y ahora, sin más dilación…

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




No son molinos, una antología de cachava y boina

3 03 2018

El año pasado, la editorial Cerbero celebró un concurso de «Cachava y Boina». Su finalidad era clara: resucitar un subgénero perdido en el tiempo, aunque ese tiempo sea finales del siglo XX. Relatos de terror, fantasía y ciencia-ficción ambientados en la España rural, pero siempre con respeto por nuestros pueblos.

El recopilatorio, «No son molinos», que podéis comprar en la tienda de la editorial, incluye los diez relatos ganadores de aquel concurso más otros diez de firmas invitadas por la propia editorial. Ya estaba convencido de hacerme con el recopilatorio solo por la curiosidad que me despertaba el subgénero, y la presentación de Cerbero en Madrid me lo vendió definitivamente, gracias también a que varios autores estaban allí para hablar de sus relatos y experiencias.

Portada [Fuente: la página de Ed. Cerbero]

Lee el resto de esta entrada »








A %d blogueros les gusta esto: