Jacks, Holmes y un par de colts

5 11 2016

¿Qué pasa cuando le das la vuelta a personajes que ya son clásicos de la cultura popular? Que o te sale bien la jugada o lo que engendras es mejor que no vea la luz del día. Ni de la noche. Ninguna, para ser más exactos.

Por fortuna, “Jacks, Holmes y un par de colts” es de los primeros casos.

Una novela nacida del NaNoWriMo, perpetrada por otro de esos buenos tipos como es Iván C. Marjalizo (a partir de ahora Marja, porque así es como le conocemos), no lleva a un Londres victoriano en el que han cambiado muchas tornas. Personajes que creíamos que eran de una manera aquí se nos muestran con un rol distinto, opuesto, sin que eso afecte en gran medida a sus personalidades. Porque a pesar de los cambios en sus papeles, se siguen sintiendo ellos. Por la ambientación y el título ya podéis iros haciendo una idea.

cabecera-facebook-3

Aparte, portada y contraportada son obra del gran Aitor Eraña

Como digo, hay quien puede hacer el cambio bien, o hacerlo mal. El texto consigue que, en primer lugar, nos vaya sorprendiendo con esos cambios con respecto al supuesto canon que deben respetar, y en segundo que tras la sorpresa inicial no volvamos a pensar en ello porque ya es parte natural del relato. Para este universo, los personajes siempre han sido así, no como los conocemos. Y ahí hace un buen trabajo la novela, en presentarlos como si hubiesen sido así de siempre. Lee el resto de esta entrada »





El dios asesinado en el servicio de caballeros

30 07 2016

Ya sabéis que a Sergio S. Morán le tengo cariño. Es un tío majete con el que tomar unas cañas y charlar, y encima es trabajador: nos ha dado cosas como “¡Eh, tío!”, “El Vosque”, “Anunciado en TV”… y hay otra obra que igual no se conocía tanto como hasta ahora: “Parabellum”. Concretamente, gracias a la primera novela de Sergio: “El dios asesinado en el servicio de caballeros”.

No es la primera vez que me topo con Verónica Guerra, alias Parabellum. En el fanzine “Andergraün” ya había leído las historias guionizadas por Morán y dibujadas por Isaac Murgadella.

Parabellum es una detective, pero no de las de toda la vida. Es una detective de lo paranormal. ¿Que hay un muerto en un colegio de magia? Llamas a Parabellum. ¿Que tu casa encantada ha sido saboteada? Llamas a Parabellum. Aquellas historias que Morán e Ismurg nos presentaban tenían un ligero toque de novela negra, con una detective segura de sí misma pese a que no tuviera en principio idea de qué ocurría, resolutiva, astuta y con un toque de sarcasmo adecuado.

No sé qué pasaría para que aquella Parabellum y la de la novela se hayan distanciado tanto. Igual es que la de aquellas historias era solo la superficie y aquí vemos a su verdadero yo.

el-dios-asesinado-en-el-servicio-de-caballeros

“El dios asesinado en el servicio de caballeros” es una novela que me ha gustado, con una historia interesante y un uso bastante acertado de las mitologías… aunque tiene algunas cosillas que la empañan, entre ellas algo bastante gordo sobre lo que me extenderé. De hecho, antes de escribir esto he tenido que releer la novela, porque había cosas que no conseguía tener claras, y la relectura me ha ayudado a confirmar mis sospechas, temores y retortijones.

Bueno, igual lo de los retortijones era otra cosa. Lee el resto de esta entrada »





La conjura de los necios

7 09 2013

Cuando en el mundo aparece un verdadero genio puede reconocérsele por este signo: todos los necios se conjuran contra él.

Jonathan Swift

¿Cuántas opiniones acerca de “La conjura de los necios” abren con esta cita de Jonathan Swift? Muchas, tal vez demasiadas, y esta es otra más que se añade a la lista. Pero es que es tan tentador… en fin…

Había leído y oído bastante bien de esta novela. También había escuchado la historia tras su autor, cómo se suicidió sin haber conseguido que publicaran su novela y que solamente la insistencia de su madre consiguió que al final saliera a la luz. Y también que Ignatius J. Reilly es un personajazo.

No sé hasta qué punto la gente ha exagerado, pero sí, “La conjura de los necios” es muy destacable y una lectura más que recomendable.

La novela sigue la vida de Ignatius J. Reilly, un treintañero obeso que aún vive con su madre, oriundo de Nueva Orleans y un inadaptado social anacrónico que culpa de su situación a la diosa Fortuna. Y es que Ignatius, su píloro inestable y su mentalidad medieval se enfrentan al mundo decadente de los años 60, a los ‘desviados’ y las mujerzuelas del Barrio Francés, a la nueva esclavitud que es el trabajo remunerado, a una sociedad que ha olvidado “la teología y la geometría”. Vamos, que lo de anacrónico no es nada gratuito.

1228152894787_f

Y desde luego, Ignatius tiene un sentido de la moda… peculiar.

Por supuesto, la novela está plagada de personajes que no tienen nada que envidiar a Ignatius en cuanto peculiaridades. Desde su madre, Irene, una alcóholica que siempre va de víctima, hasta Burma Jones, un chico negro que trabaja por debajo del salario mínimo en un bar, el “Noche de alegría” de la malhumorada Lana Lee, porque si no le meterán en la cárcel por vago, pasando por el bienintencianado pero con mala suerte agente Mancuso y una antigua compañera de Ignatius, Myrna Minkoff, otro personaje un tanto… especial.

Lee el resto de esta entrada »








A %d blogueros les gusta esto: