El Chocujuego

13 04 2019

Durante años, muchos años, él, el Chocu, ha sido todo un fenómeno en las redes sociales. Nacido como la versión oscura de Coco, la mascota de Choco Krispies, sus aventuras comenzaron en el cajón de sastre «ASDFG», en la difunta Subcultura, obra de tantos autores que, si bien algunos son reconocibles, como Malleys o Fran Neftalí, siempre te preguntas quién más estaba, está y estará por ahí. Protagonizando tiras con el generador de cómics de Kellog’s, Chocu y sus amigos y enemigos desarrollaron su peculiar forma de hablar como forma de sortear el filtro anti-palabrotas que venía con el programa de marras.

Chocu pronto dejó de estar exclusivamente en Subcultura, y sus creadores se establecieron en Twitter, donde el magnate y tirano de los cereales Chocopocs tiene una legión de seguidores que crece y mengua día sí, día también, mientras la lista de gente que lo ha silenciado o bloqueado aumenta.

Chocu y familia han pasando por toda clase de sagas e incluso cambios de personalidad (como Magogo o los posavasos). Incluso tiene una Wiki para no perderse en la ingente cantidad de historia (o intento de la misma) que tiene esta jungla de locos.

8 años

Seamos sinceros: el humor (o algo que se le parezca) de los habitantes de la Chocucabaña es de ese que o amas u odias. Es más fácil caer en lo segundo y, por ósmosis o porque todo el mundo está que no para, acabas incluso pillándole cariño a la memez, aunque sea por el trabajazo que, en realidad, hay detrás. Yo admito que mezclo mis periodos de estar superenganchado con alguna saga currada con otros en los que me alejo del mono lo más rápido y lejos que pueda.

Y en 2016, se suponía que saldría el videojuego oficial de tan extravagante mono psicópata. Solo que, conociendo a sus autores, 2016 puede significar perfectamente 2019. Es lo que pasa cuando creas un juego en tu tiempo libre comunicándote con el resto por Telegram y, aun así, poniéndole todo el empeño y cariño posibles.

La cuestión está en que JAJA SÍ, ES ÉL, EL CHOCUJUEGO. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




¡Protesto!

30 03 2019

Que vivimos en tiempos… en fin… que dejan que desear es algo obvio.

Que el fascismo campa a sus anchas sin pudor ni ocultarse, donde se habla de una ideología de género, de un genocidio blanco, de forzar la diversidad o de la corrección política, es algo más que evidente. Son todos temas que, por desgracia, no es que sean cíclicos, es que nunca se han ido.

El GamerGate, aquella infamia que nació en 2014, es solo una de sus expresiones más ruidosas dentro del ocio, concretamente los videojuegos. Hordas de jugadores que sacaban a pasear su misoginia, racismo y LGTB-fobia amparándose en una supuesta lucha por la ética del periodismo del videojuego. Cosa que el tiempo dejó clara que era una mentira gigantesca, un perfume sin olor para ocultar la mierda. Solo fue una manera de hacer aún más evidente la podredumbre humana que ya existía en esta y en otras formas de ocio, aparte de en la sociedad en general.

Por eso, pese a que ojalá pudiéramos hablar de mujeres, personas racializadas y LGTB por sus méritos propios en vez de con cierta perspectiva, como la de género, sigue siendo muy necesario hacerlo. Y así es como llegamos a publicaciones como «¡Protesto!», un libro de Anait donde varias autoras hablan de las mujeres en el mundo del videojuego, desde diferentes frentes: programadoras, artistas, traductoras, periodistas, comunicadoras, publicistas, jugadoras… dan su visión.

protesto-portada-web.jpg

Portada de «¡Protesto!», por Isabel Cano y María Pérez (Fuente: AnaitGames)

Lee el resto de esta entrada »





Invadir la seguridad

28 06 2017

Parte del lunes 26 y prácticamente todo el martes 27 han sido unos días de vergüenza ajena. De la grande. Y encima ha tocado cerca, a una amiga, a una persona que se esfuerza y a la que han hundido porque hay miserables en este mundo.

¿De qué hablo? Del evento Gaming Ladies, organizado por Marina Amores (seguro que ya la conocéis por su documental “Mujeres + Videojuegos”) y que se iba a celebrar el 27 de julio.

Digo «iba» porque… bueno, os dejo un resumen de la situación, recopilado por Pepo Jiménez para Voz Populi, quien ha tenido también la buena idea de hablar con Marina al respecto. Y recomiendo leerlo, por tener contexto y antes de seguir.

Por añadir, porque se van a repetir cosas ya dichas por aquí mil y una veces, estaría bien leerse este par de artículos que puse en el blog en su momento, “El paradigma sigue cambiando” (a pesar de ser de 2015, aún resiste al paso del tiempo) y “No te ofendas, es un juego” (que trajo cola… para lo habitual de este blog, digo).

También recomendaría leer este artículo de Mar, la jefa de Todas Gamers, titulado “Una pequeña historia”, y que aun siendo anterior a lo que ha sucedido con Gaming Ladies es relevante. Y es también un ejemplo del hartazgo que se percibe en muchas mujeres y que estos dos días han demostrado que está muy presente. Lee el resto de esta entrada »





«No te ofendas, es un juego»

8 03 2017

ATENCIÓN: Recomiendo que, antes de empezar, leáis los artículos que me han llevado a hablar de este tema, que el contexto es importante:

«What We Talk About, When We Don’t Talk About Natives», de Dia Lacina

«Resulta que Horizon Zero Dawn también es ofensivo», de Juan Tejerina

(GTM ya no existe como web, aquí enlace en archive.org… tendréis que seleccionar el texto, porque está sobre fondo negro)

Vale, ¿listos? Pues al turrón.

Este post que os planto tiene su origen en una opinión publicada en Games Tribune Magazine (GTM, que citaré solo como medio donde se ha publicado por respeto al código ético de la web, si bien la opinión expresada es de su subdirector) en respuesta a un artículo acerca de la representación de los nativos americanos y la apropiación cultural en el nuevo bombazo de PS4, “Horizon Zero Dawn”.

No quería hablar de esto. De hecho, en Twitter me estuve mordiendo la lengua y solo respondiendo a algunas personas. Sin embargo, la paciencia tiene un límite y aunque nadie me lo haya pedido, me veo en la necesidad de expresarme, aquí, en mi rincón egocéntrico de Internet, donde tochear a gusto, y donde se pueda debatir más abajo en los comentarios.

No voy a hablar de apropiación cultural, ni de colonialismo, ni hasta qué punto se «toma prestado» de culturas nativas de América del Norte, de los antiguos pueblos celtas y vikingos, o de los ainu, entre otras cosas. Primero, porque no he jugado a “HZD”; segundo, porque me reconozco ignorante en esos temas.

Quiero hablar de otra cosa que sí me toca, y de la que he pecado (y seguramente siga pecando), y que queda evidente aquí: nuestra reacción cada vez que alguien lanza una crítica por un aspecto problemático en la ficción y/o en la realidad.

Sí, tenemos un problema muy grave si cada vez que alguien alza la voz («se ofende», según nosotros) saltamos con «no exageres» o ponemos cualquier excusa para hacer de menos una opinión diferente a la nuestra. Lee el resto de esta entrada »





Shantae, una heroína semigenial

20 02 2017

Seguramente cuando alguien vea el título de esta entrada y sepa que estoy hablando de “Shantae”, la saga de juegos de Wayforward, pensará que estoy diciendo que los juegos están bien pero no son para tanto o algo así… cuando no deja de ser una burda traducción del último juego de la heroica y mágica bailarina de cabellera letal: “Shantae: Half-Genie Hero”.

b1b496c92c911153d5a9e07151230f49_original

Siendo sincero, Shantae es de esos personajes que sabía que existían, pero por alguna razón habían caído en el olvido hasta que Wayforward sacó el crowdfunding para traerla de vuelta…

… aunque en realidad traerla de vuelta no es al 100% correcto porque “The pirate’s curse” estaba a la vuelta de la esquina.

Más bien se puede decir que con “Half-Genie Hero” querían apostar por algo más que reciclar sprites para una nueva aventura, y que la medio-genio defensora de Scuttle Town tuviera un lavado de cara en general.

Pero antes de nada, repasemos su historia… y mi paso por jugar los juegos anteriores a la nueva entrega. Lee el resto de esta entrada »





El fanart y yo

19 11 2016

Como más de una cosa que comento por aquí, esta historia tienes sus orígenes en Twitter. Concretamente, en un hilo de tuits desde la cuenta de NEUH (No Es Un Hobby):

A raíz de eso yo también escribí un hilo de tuits sobre mi visión de este tema, pero aunque esos tuits siguen ahí, es mejor organizarlo, ampliarlo y ponerlo por aquí, ¿no?

En teoría, hablaría desde la perspectiva de quien hace fanarts, pero en este texto voy a mezclar esa visión con la de alguien que también ha recibido fanarts. Estar en ambos lados ayuda también a tener cierta perspectiva del tema, aunque sea a nivel aficionado…

Y aunque es demasiado obvio, ya advierto: esto es solo una opinión, es mi visión. No es ninguna Verdad Absoluta. Y los comentarios están abiertos como siempre, listos para el debate y las opiniones. Lee el resto de esta entrada »





Mighty No. 9

12 11 2016

¿Alguien recuerda a Megaman? ¿Rockman? ¿Astroboy con armadura azul que dispara unos proyectiles que parecen huevos, toma los poderes de los robots enemigos y su némesis es un Albert Einstein megalómano?

mm10-megaman

Ese, sí.

A pesar de ser una de las mascotas más importantes de la historia de los videojuegos, actualmente no pasa de ser una reliquia. El recopilatorio “Megaman Collection” y su aparición en el “Super Smash Bros.” de Wii U han sido sus últimos estertores. Capcom tiene claro que, más allá de la nostalgia, Megaman no vende.

Hace unos años, Keiji Inafune, uno de los creadores de esta saga y la cabeza más visible de la misma, abandonó Capcom por diferencias creativas y comerciales, y junto a sus colegas de Inti Creates (famosos sobre todo por encargarse de “Megaman Zero”) y una nueva compañía llamada Comcept, se dedicó a traer el que sería el sucesor espiritual del llamado Bombardero Azul.

El proyecto se llamaba “Mighty No. 9”. Beck se iba a convertir en el nuevo Rock, o eso nos querían colar.

6f19db8d722acbc96c195900f3e00ec0_original

A través de una campaña de crowdfunding en Kickstarter alimentada sobre todo por la nostalgia (y yo admito haber caído en el truco… todos cometemos fallos), consiguieron dinero suficiente no solo para el juego, sino para un montón de añadidos al mismo. Pero como se dice, algo huele a podrido en Dinamarca… o en Japón, en este caso.

A pesar del triunfo de la campaña de financiación, el juego no dejaba de retrasarse y se creó un nuevo crowdfunding, esta vez para un DLC que incluía a un nuevo personaje, RAY, e insistían en que quien ya hubiera puesto en la campaña anterior tendría el DLC gratis. No mintieron, pero ¿no escamaba ya eso?

Y el tener la ambición de crear un sucedáneo de “Megaman Legends” (parece que esa vez la nostalgia no funcionó) o un piloto de una serie de animación de “Mighty No. 9” hacía las cosas mucho más sospechosas. ¿No intentaban abarcar demasiado?

Seguramente sí, seguramente no. Yo estoy aquí para hablar del juego que, tras tres años de trabajo y retrasos en los que progresivamente iban bajando mis expectativas hasta casi dejar de existir, ha salido a la luz.

El resultado de mi experiencia es el siguiente: “Mighty No. 9” está tan obsesionado con ser el nuevo “Megaman” que se olvida de ser él mismo y renuncia a esa personalidad propia, a esa frescura que las primeras imágenes de Beck mostraban, para estancarse en el pasado y no ver los errores del mismo ni replicar adecuadamente lo bueno.

Esa es la versión corta de mi opinión. La larga, que tiene más cosas positivas, aunque no demasiadas, de las que algunos pensarán, ahora mismo. Lee el resto de esta entrada »





El lloro de los tebeos

1 11 2016

El mundillo del cómic, especialmente la sección de superhéroes, lleva un tiempo bastante revuelto. Más de lo habitual, quiero decir.

Y es que los detractores de la así llamada corrección política están a la que saltan. A la más mínima muestra de alguien que señale sexualización o racismo o cualquier otra actitud nada ejemplar, se oyen gritos de censura, de guerreros de la justicia social, de activismo, de meter política en tus aficiones… Y la cosa queda pringosa, pringosa. Lee el resto de esta entrada »





Undertale

7 05 2016

Ah, “Undertale”… ese juego que nació de un crowdfunding y desde septiembre de 2015 está llamando la atención de muchísima gente, ganándose sus adoradores y sus detractores. Durante bastante tiempo decidí quedarme al margen, porque hasta cierto modo no conseguía que el juego me suscitara el suficiente interés…

… Fue ver el crecimiento de la base fan y sus paralelismos con la de Touhou y su dedicación (tanto en fan-arts como en el apartado musical y sus remixes) la que, en buena parte, hizo que al final me decidiese a jugar a “Undertale”, el juego de Toby Fox, al que seguramente los fans de “Homestuck” tienen más que visto… o, mejor dicho, oído, porque ha compuesto música para este webcómic (“Homestuck”… algún día te daré otra oportunidad a ver si esta vez no me matas del aburrimiento…)

undertale_title

Y a ver, ya aviso de cara a los fans acérrimos y a los también apasionados detractores del jueguito de marras: me ha gustado. No me ha apasionado, no me ha encantado, me ha gustado. Hay cosas que me han molado, otras que no, y de todo ello voy a hablar. Lee el resto de esta entrada »





Hablemos tarde de Injustice: Gods among us

16 01 2016

A veces a uno le apetece hablar de juegos de hace unos años, bien porque los desempolva, bien porque aprovecha una rebaja de Steam o un mes gratis del Gold de XBox Live o bien se aprovecha de que su hermano se descargó gratis gracias a PS Plus en su PS4 un juego que ni ha tocado. Digamos que este es mi caso con este juego que, sinceramente, no es una maravilla, pero tiene sus cosas interesantes.

Y ya veis, ni de estreno ni nada, os hablo de “Injustice: Gods among us”, un juego de 2013.

INJ.jpg

Lee el resto de esta entrada »








A %d blogueros les gusta esto: