La Compañía Amable

8 06 2019

«Por una amiga… Por una amiga es distinto.»

Esta es una de esas historias que uno siempre oía por redes sociales. El nombre de la Compañía Amable salía no pocas veces por mi cronología de Twitter. Sabía de su escritora, Rocío Vega, por el webcómic «Chrysalis» que tenía junto a PREZ y basado en «Changeling», y por ser la autora de «Horizonte Rojo» (que todavía no he leído… lo sé, algún día debo saldar esa deuda). Puede que, hasta entonces, no hubiese leído mucho de su obra, solo fragmentos y un webcómic perdido en la noche de los tiempos, pero tenía confianza en que lo que escribía merecía la pena.

Así que cuando Cerbero decidió editar el primer tomo de las historias de estas aventureras, sabía que debía hacerme con él. Y, como con muchas obras de las que he hablado aquí, he quedado muy satisfecho.

Portada2.jpg

Portada de Cecilia G.F. [Fuente: Web de Ed. Cerbero]

«La Compañía Amable» es un recopilatorio de historias que, aparentemente, solo tienen como nexo común a este grupo de aventureras, en el pasado y en el presente… Pero, por supuesto, en cuanto llevamos un par o tres de ellas leídas, está claro que Vega tiene la idea de contar el presente de unas aventureras famosas y retiradas recordándonos su pasado, en el que aún eran unas perfectas desconocidas pero compartían una amistad, en apariencia inquebrantable.

El tema principal está claro: la amistad que une a Trígida la guerrera, Dalika la clérica, Violante la hechicera, Nadeeha la pícara y Ava la barda a lo largo del tiempo, en sus desencuentros, aventuras, fiestas y discusiones… pero también el cómo el paso de los años puede hacer mella de una forma muy notable y agridulce en los mejores momentos, porque la tragedia no es ajena en estas historias. Es palpable el contraste que se ve entre los relatos del pasado y los del presente, los cuales van hilando una historia más grande que se va construyendo pieza por pieza.

Esa parte agridulce, o más negativa, está representada especialmente por una Trig que nota la edad y las heridas en su cuerpo y alma. Las historias en el presente la tienen a ella como protagonista, con sus compañeras buscándola para hacer ‘encargos’, y vamos poco a poco descubriendo qué fue de estas. Es una forma interesante de ir presentando al grupo, sobre todo al intercalar el presente con las historias pasadas que ponen el foco sobre una o dos de las demás aventureras, en la que sabemos qué nos puede deparar su intervención en el presente. Vamos conociéndolas, aprendiendo de sus virtudes y defectos, de cómo un grupo que podría estallar se mantiene unido porque por muchas discusiones que haya, por una amiga… es diferente.

Así vamos descubriendo, además, el mundo en el que se mueven, y la influencia de la España medieval en sus ambientes y localizaciones. Es un detalle que se agradece muchísimo porque hay que sincerarse: nos hemos tragado tanta fantasía basada en el Medievo anglosajón y centroeuropeo que mirar nuestras raíces resulta un soplo de aire fresco. Esa combinación de elementos claramente árabes y otros latinos es palpable en la diversidad de la propia Compañía, en las fiestas que van desde tabernas típicas a bodas con un toque árabe, con casas que podrían estar perfectamente en la costa mediterránea mientras evitan que demonios clásicos hagan de las suyas. Es un mundo vivo donde todo es posible.

Y eso se aplica también a la visibilidad, la diversidad y la representación. Estamos hablando de unas historias en las que la Compañía, aun en sus años jóvenes, son competentes pese a sus múltiples defectos, y son tan variadas como toda clase de mujer puede ser: hábiles con la espada, devotas de su diosa, conjuradoras que controlan demonios, pícaras de lengua afilada y trovadoras dicharacheras. Las vemos divertirse, sufrir, luchar, sangrar, emborracharse, follar… Como cualquier grupo que va de aventuras fantásticas, vamos.

El amor surge entre ellas igual que el respeto y la amistad, algo que se ganan a pulso no solo entre ellas, sino también con los lectores. Y puede que la edad haga mella, pero ver a Trig con brazo en cabestrillo y prótesis en una rodilla enfrentándose con su espada a guardias impertinentes y norteños brutos (pero majos) demuestra que hay vida más allá de los treinta y que peinar canas no te descalifica como protagonista (ni a ella ni a sus amigas, que también reparten, tengan la edad que tengan).

En serio, creo que el ejercicio que hace su autora para darnos esta diversidad e inclusividad, tanto en edades como en géneros y sexualidad, debería ser la norma, pero en su escasez es siempre bueno celebrar que haya más y más gente que dé ese paso, que se dé esa representación. Encontrar esbirros sin importar su género, personas que no tienen por qué ajustarse a lo que debe ser su cuerpo o grandes personalidades no binarias son algo que en «La Compañía Amable» pasan a ser poco más que anécodtas y parte de su mundo, integrado, visible, respetado.

Un mundo que, como ya comenté, está vivo, y no solo por ese sabor español en su ambientación, pese a ser ficticio. También es un mundo que, como sus protagonistas, es imperfecto, donde la esclavitud está ahí (y ni nuestras amigas se libran de sus propios prejuicios), donde los demonios acechan desde otros planos de existencia para colarse en el nuestro, con ruinas que guardan secretos y una diosa, Avastrad, que predica a través de sus órdenes eclesiásticas un amor, cuanto menos, egoísta.

Es, en conclusión, «La Compañía Amable» una lectura claroscura, donde la buena diversión convive con momentos sobrecogedores, donde la luz del pasado crea sombras en el presente, en la que, por mucho pesimismo que haya (y no anda corta la colección), siempre puede haber algo de esperanza. Porque aún nos queda ver mucho de estas aventureras experimentadas.

Y para quienes tengáis dudas, siempre podéis descargaros en Lektu el audiolibro de «Por una amiga», el primero de los relatos.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.




A %d blogueros les gusta esto: