Miedo a ser un ídolo

10 04 2016

Esta es una entrada de esas “personales” y “de bajona” que quiero utilizar de forma catártica para llegar a una epifanía, así que si estáis buscando algo divertido… bueno, en la lista de enlaces hay blogs que ahora ofrecerán cosas más jocosas. De momento, hoy es uno de esos días en que uso mi rincón egocéntrico de Internet para soltar mierda y luego limpiarla.

A lo que vamos… Primero el origen de la bajona…

Hace casi un año, el señor Pedro de Matos, alias Lograi, mandó varios mensajes por Subcultura a gente que quisiera colaborar para dibujar el prólogo de su tercer volumen de “Mixto V”, viendo la buena acogida que tuvieron los artístas invitados del prólogo del segundo. En esta ocasión, en vez de ser el encuentro de dos personas con una misma pasión, es un montón de imágenes que forman la introducción a “algo”, “algo” de lo que incluso nos mandó un vídeo.

Pues a mí me contactó para colaborar y yo gustoso (pese al poco tiempo) colaboré, tratando de imitar la estética de aquella introducción que salía en el vídeo al máximo, hasta el punto de mimetizar el estilo y los (excesivamente sencillos) planos. En ese punto me parece que conseguí mi propósito…

… Pero no contaba, sin embargo, que sería el único que imitaría dicha estética, mientras el resto se tomó sus libertades, llevándoselo a su terreno, y consiguiendo unos resultados geniales… mientras lo mío era, vamos a decirlo suavemente, anodino.

Para decirlo no tan suavemente, diré que estás páginas son las participantes de un concurso de belleza canina y yo he mandado un carlino.

Ahora alguno dirá “pero ¿tú cómo ibas a saber eso, cómo ibas a saber que los demás no se ceñirían tanto al guion que mandó Lograi ni al vídeo que os remitió?”. Pues igual debería habérmelo imaginado o haberme hecho a la idea de que aquí lo importante no era imitar el estilo de ese vídeo, sino llevarlo a tu terreno, tomándote tus libertades, haciéndolo “tuyo” y no una pobre imitación de lo que nos mandó.

Hacía tiempo que no me daba un bajón artístico, no de esta envergadura. Que me he sentido BoJack Horseman en otras cosas, pero no aquí… no desde hace bastante tiempo…

Y ahí os cuelo este gif de nuevo.

Y ahí os cuelo este gif de nuevo.

Siempre he visto dibujazos y he pensado “vaya, ojalá tuviera yo ese nivel y no la cosa esa que dibujo”, pero luego miro dibujos antiguos míos, vuelvo a los actuales, y pienso “no tendré ese nivel, pero vaya si he mejorado”. Pues esta vez ni esa actitud de “la única persona a la que debo superar es a mí mismo” ha funcionado aquí. Pero porque hay un factor añadido del que no me he dado cuenta hasta haberlo consultado con la almohada: Lograi es una de las personas a las que inspiré para meterse en esto de los webcómics, y es algo que él siempre me agradece.

Y sé que está encantado con que haya colaborado, y que le gustó mi aporte, pero me ha entrado de pronto un miedo que parecía olvidado: el miedo a ser idolatrado.

Ahí, con las negritas bien puestas. Podéis añadir un “dum-dum-DUUUUUUUUM” si queréis.

No sé cuántos de los que estáis leyendo esto alguna vez habéis tenido esa sensación, la sensación de que alguien os tiene ya no en alta estima, sino en un altar, esa sensación de que os tienen por su ídolo, y que pueden llegar a ser unos zelotes de cuidado. Lo menos que quiero yo es convertirme en un ídolo.

Pero alguno preguntará “¿un miedo que parecía olvidado? ¿es que ya pasaste por algo así?”. Pues sí, ya pasé por algo así…

En el pasado tuve una experiencia similar, una muy mala, con dos personas (bueno, decían ser dos personas, nunca se desmotró la verdad) que estaban obsesionadas con mi trabajo. Se llevaron algún que otro chasco y dejaron de estar tan obsesionados, pero aun con todo el tiempo en que estuvieron obsesionados fue bastante asfixiante, y yo por no defraudar no quería cortarles de raíz su ilusión. Supongo que el descubrir que uno es humano a fin de cuentas no les gustó, o que uno no puede plegarse siempre a las necesidades de los ‘fanboys’ y ellos no lo aceptaron. Con el tiempo no he sabido más de ellos, el hecho de cortar relación alguna ha ayudado. Porque lo menos que quiero son zelotes.

¿Por qué? Fácil: he visto a gente idolatrar a ciertas personas y ponerse tan pesados y estar todo hablando de su ídolo, diciendo “sí” a todo lo que diga o haga que es normal que los de fuera estén cansados de ese ídolo aunque no haya hecho nada, todo sea obra de sus ‘fanboys’. Yo no quiero eso, no tengo la voluntad para aguantar esa clase de adoración ni para que digan “qué pesados con el tío ese” cuando yo, seguramente, no haya hecho nada para merecer ese cansinismo.

Vale, eso con los zelotes, pero… ¿qué pasa con la gente que te debe lo que son? ¿Los que no están obsesionados contigo, pero te tienen en alta estima? ¿Los que te ven como un mentor, un maestro, una inspiración, un ejemplo? Ahí es donde tengo mi problema. No estoy hablando de gente que no es capaz de controlar sus obsesiones y que se hacen ellos ideas equivocadas porque, no sé, no tienen autoestima o algo así, y creen que adorar a otra persona les subirá el ego sin ver lo dañino de esa actitud. No, hablo de gente que ve una inspiración sincera en otros y a partir de ahí forjan su destino.

¿Cómo miras luego a la cara esas personas que te ven con tan buenos ojos, que no te idolatran ni son enfermizos zelotes, solo te ven como su inspiración? ¿Cómo te diriges a ellos para decirles que tú no eres más que un humano más, con sus virtudes y defectos? ¿Cómo lo haces para que vean que hay fracasos que ni tú puedes digerir bien?

Ese miedo derivado del qué dirán (¡te estás convirtiendo en mi némesis!) es lo que ha hecho que me viniera abajo esta vez. El que una persona a la que he inspirado vea que no soy para tanto, que soy poco más que una medianía (tampoco es que yo me haya puesto en un pedestal, ya sabéis que la autoestima y yo no somos grandes amigos), es, en definitiva, un miedo a decepcionar…

Pero ¿sabéis qué? Aprovechando que estoy escribiendo estas líneas, me estoy percatando de que por qué puñetas debería tener ese miedo. Cuando alguien te ve como una inspiración no tiene por qué verte como un ídolo, como un ser inalcanzabe, sino como un igual que hace algo que él o ella no hacía antes, y que quiere probarlo porque a ti te gusta y, oye, no hay nada malo en intentar cosas nuevas. Lo que haces les interesa lo suficiente como para que lo prueben.

Y eso, quieras o no, debería ser bonito, no algo que te aterre.

¿Y qué si no eres un súper dibujante de la hostia, o un guionista estrella que con dos letrajos te hace una historia de la leche? ¿Y qué si solo soy un tipejo normal y corriente que inspira a otras personas porque ven que alguien como ellos puede divertirse con algo tan tonto a primera vista como un webcómic?

¿No es eso lo que han visto los pocos que dicen que les inspiré? ¿Y eso no debería hacerme sentir bien? No, no quiero ser un ídolo, la idea del ídolo me sigue dando miedo y me sigue disgustando, pero ¿por qué ponerse de bajón por algo tan tonto?

Ellos no buscan un dibujante maravilloso o un guionista infalible, ellos buscan personas que sean sus iguales, que les hagan saber que ellos también pueden, y que unos fracasarán, otros triunfarán, otros estaremos ahí-ahí, pero por lo menos lo intentamos.

Sí, ha servido al menos para quitarse un par de cosas de encima. Está claro que el camino del artista, así en general, nunca es fácil… bueno, tal vez depende de la persona, pero en mi caso, digo.

Y no sé hasta qué punto puede ayudar a alguien en una situación parecida a la mía.

(También es verdad que esta colaboración en “Mixto V” es la primera invitación que recibo en muchísimo tiempo – el fanzine “Rebel Scum” no cuenta porque ahí pedí entrar y me aceptaron, porque era inscripción abierta, vamos -, pero eso es porque aún estoy malacostumbrado a la época en que éramos cuatro gatos en esto de los webcómics y todos colaborábamos con todos independientemente de los churros que dibujásemos)

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

10 04 2016
John Wheel

Pues parece que ya te lo has arreglado tú todo XD

10 04 2016
Chuck Draug

Esa es la cosa, de ahí que haya dicho que era un post catártico: ha sido para expulsar los demonios y punto. Ahora, si ayuda a alguien más, pues eso que me llevo, pero en principio era limpiar mi mierda.

10 04 2016
maragilbert

Yo creo que para una persona que ha sido como un mentor para alguien, más que sentir ese miedo deberías alegrarte, ver que tú le inspiraste y se ha desarrollado apartir de ahí. Tu plantaste la semilla y la planta ha crecido hasta convertirse en un árbol, ¡deberías estar orgulloso!
Todos tenemos alguna vez en la vida a alguien que nos idealiza, ya sea en lo laboral, personal o cualquier ámbito. Siempre asusta que vean a “realidad” pero al fin y al cabo esa idealización no es cosa de uno, está en la cabeza de quien idealiza. Y es lo “real” lo que es verdaderamente interesante. Si se le rompen los esquemas al conocer eso, no tienes porque sentirte mal.
De todas formas, si es por lo que dices, tú seguiste las indicaciones para hacer el vídeo, con menos razón deberías sentirte tú mal.
No he visto todo lo que has hecho, pero si algunas cosillas y yo creo que eres bueno. Así que ánimo, los bajoncillos a veces son normales, pero que eso no te detengas para seguir tus proyectos 🙂

10 04 2016
Chuck Draug

Ya, es lo que tiene inspirar: que la otra persona se monte su cuento y luego se lleve el chasco. Pero sí, es verdad, no hay que preocuparse por las idealizaciones. A fin de cuentas, uno tiene que ser fiel a sí mismo.

Y gracias por comentar. 🙂 Y seguiré esforzándome.

11 04 2016
@katakraos

Hola, fermoso.

Ser una inspiración y que te idolatren no es lo mismo ni de lejos. Y desde luego, que tú empujases a otra gente a hacer tebeos es algo que debería reconfortarte. Lo de los fanboys quizás no tanto.

Pero date un poco de crédito, hombre 😉

31 12 2016
El año que abandonamos algo más tranquilamente | El muro de Charlie Draug

[…] no lo niego, he tenido algún bajón… Algunos incluso han estado rondando por este blog. La única diferencia es que han sido menos y más cortos. Porque esta vez, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: