El paradigma sigue cambiando

25 07 2015

Hace una semana se publicó en Internet el documental “Mujeres + Videojuegos” de Marina Amores, una serie de entrevistas a gente del sector de los videojuegos o relacionada con el mismo sobre el papel de la mujer, tanto a nivel de personajes como a nivel de trabajadoras de la industria.

Es un vídeo que ha levantado ampollas hasta el punto de que, en previsión a la tormenta de mierda, tiene los comentarios de YouTube desactivados (aunque podéis comentarle vuestras impresiones directamente a Marina en su Tumblr). Y hasta el punto de que yo, que no tenía intención de decir nada al respecto, me he tenido que mojar también, que ya sabéis que en estos temas me cuesta tirarme de la lengua, aunque cuando lo hago… tela. Sobre todo por los palos que me caerán o las burradas que diré.

Es media hora de entrevistas, así que lo recomendable es que lo veáis antes de seguir con esta entrada. También podéis leer “El fin de un paradigma”, un post que escribí con mi punto de vista en general sobre los videojuegos y su mercado, todo muy superficial sin ahondar ni nada.

¿Listos? Pues empecemos.

Lo primero, visto este vídeo… ¿Uno puede realmente ofenderse por lo que se dice en él? ¿O considerarlo, como se dice, victimista o hembrista? Estas entrevistas únicamente ponen en relieve que pese a los avances, que los ha habido y son conscientes de ello, el machismo sigue imperando. No se está diciendo que vamos cada vez a peor, creo que el vídeo trata de decir lo contrario, que pese a todo se avanza. Y con todo, el problema sigue ahí.

Porque es lo que es: un problema, y uno gordo.

Antes de meterme en el meollo en sí, me gustaría confesar una cosa: esto lo veo hace tres o cuatro años y me veríais pregonando cosas como “qué exageradas” o “ya no hay discriminación” o “nos quieren arruinar nuestra diversión”. Supongo que cuando maduras y te quitas la venda de los ojos todo cambia. Y ves la realidad, luego ya como la interpretes es cosa tuya.

Ahora sí, algunos puntos que me gustaría comentar a raíz del vídeo…

El papel de la mujer como personaje de videojuego

Con los años ha ido cambiando el papel de la mujer del videojuegos. Hace tiempo que las mujeres dejaron de ser todas simples Paulines o Peaches, aunque la damisela en apuros sigue existiendo. Igual que también están los personajes que son puros reclamos sexuales para chicos, o la idealización del héroe varón como fantasía masculina. Cada vez hay nuevos arquetipos de personajes, personajes que demuestran que pueden ser muchas cosas, que no son simples objetos, sino parte activa de la acción.

No niego que se echa de menos más diversidad en arquetipos por lo menos físicos, como ya comenté en “Power Instinct” y la diversidad, porque igual que los hombres somos variados, las mujeres también lo son. Ahora bien: eso no es impedimiento para que siga existiendo la chica guapa y aventurera que no tiene miedo a ensuciarse para conseguir sus objetivos.

Porque recordemos que esto no es el plan de “vamos a cargarnos a las chicas guapas” que algunos temen, sino mostrar que hay algo más que mujeres floreros. Mostrar que tu personaje protagonista puede ser tanto hombre como mujer, que tus acciones dejen claro que es por el personaje, que su sexo no condicione (o usar el tema del sexo, aunque escueza a algunos, como algo reivindicativo en pos de la igualdad). Al fin y al cabo, el personaje que manejas es un avatar, que su sexo debería no importar… aunque, por desgracia, ya sabemos que eso es lo ideal, no lo real, y que el avatar sigue siendo mayormente masculino, porque esta industria, y este mercado, ha estado más influenciado por hombres que por mujeres.

Pero está cambiando, están apareciendo más mujeres, sean aquellas que han descubierto los videojuegos de forma más reciente o sean de las que llevan años jugando, pero han estado escondidas o tratadas de bichos raros. Y la industria sabe cuál es su nuevo mercado, ya lo he dicho con anterioridad por aquí, y si ven que hay más jugadores casuales y más mujeres, ¿por qué despreciarlos solo porque haya quien no los quieran en su club privado ‘solo para chicos y verdaderos jugones’? ¿Por qué negar la posibilidad de protagonistas femeninas tanto o más compleja que sus compañeros masculinos?

Y creo que no vale con hacer simplemente versiones femeninas de personajes masculinos si no existe una clara diferencia entre ambos pese a la inspiración. La originalidad no mata a nadie.

“Todo esto es victimismo/llamar la atención”

La pregunta es: ¿qué se gana con ese victimismo, o con esa llamada de atención? ¿Ligar? ¿En serio vamos a recurrir a eso?

¿O tal vez toda esta estratagema cumpla como único propósito alimentar el ego? No entiendo qué ego puedes alimentar cuando durante toda tu vida te han educado para que te hagan pensar que tu sitio está en la cocina, o que no puedes dedicarte a una ingeniería, o que no sabes de videojuegos o que te quejas por todo solo por buscar igualdad cuando “en realidad somos diferentes”. Vamos, poco ego puedes tener y menos alimentar si básicamente te han machacado.

Intento ponerme en el lugar de esas mujeres. Sé que es prácticamente imposible, y la razón es clara: soy hombre, blanco y cishetero. Estoy justo en el grupo de los privilegiados. Y aun así, conozco a bastante gente que me deja claro eso, que soy un privilegiado. Pero también que esos privilegios no deberían ser tales, sino derechos para todos los seres humanos, independientemente de su sexo, su color de piel, su orientación sexual…

Las mujeres no buscan hacerse las víctimas, que yo sepa, buscan no ser víctimas y que dejen de verlas como tales, quieren que las vean como lo que son, seres humanos (que a estas alturas haya que decir esto, tiene tela). ¿Sabéis lo incómodo que es que te juzguen por tu aspecto o por tu color o por tu sexo…? ¿Sabéis lo que es tener habilidades y dones que no te reconocen solo porque naciste con dos cromosomas X o porque tu piel es más oscura o porque te vaya la gente de tu mismo sexo? Hay que ser muy empático para al menos empezar a comprenderlo si estás ‘fuera’.

Por eso las mujeres quieren resaltar esas diferencias, por eso quieren que lo veamos, especialmente los privilegiados. Están llamando la atención sobre las injusticias, sobre las desigualdades, no llaman esa atención sobre ellas mismas como individuos, sino como la mitad de la especie humana. La mitad de la especie humana, por temas de sexo, está por debajo de la otra mitad (y ya si vamos añadiendo otras diferencias como apunto… uf…).

Es decir, parémonos la próxima vez a pensar si realmente es que quieren ganar fama o ligar… o si lo que quieren es denunciar una situación lamentable y que todos (repito: todos) seamos iguales. Por mucho que moleste a más de uno.

“Las mujeres no tienen madera de jugadoras”

Volvemos al tópico de que el mercado y la industria han sido eminentemente masculinas. Porque lo han sido, no lo vamos a negar. Pero tampoco vamos a negar que hay mujeres que desde su infancia han estado jugando a videojuegos, pero en un mundo que las invisibiliza, es fácil que pasen desapercibidas. Y es normal que haya gente que, por muy concienciada que esté acerca del feminismo, se sorprenda al ver que una amiga sea jugadora. Porque son invisibles.

Y también hay quien se ha aficionado más recientemente a los videojuegos, y que les gusta. Y quieren ser partícipes de este mundillo, porque les gusta, porque quieren compartir sus experiencias, especialmente las primeras que han tenido.

¿Qué hacemos los hombres cuando no nos sorprendemos? Pensar que solo quieren llamar la atención, hablamos de la “fake gamer girl” (jugona falsa), intentando alejar a la nueva sangre de este feudo tan masculino.

Pero ¿realmente las chicas no tienen madera de jugadoras? ¿Qué determina quién tiene o no madera de jugador? Que yo sepa, nadie.

No sé por qué una mujer debería sentirse mal por jugar a videojuegos, da igual si los descubrió con Mario o con la comandante Shepard. Que hay mucho gallito, eso está claro; que hay mucho inadaptado social, también. Pero me da rabia ver a tanta jugadora, tanto o más válida que varios de los que se quejan, verse limitadas por estas cosas.

Claro que, como digo, yo soy del grupo de privilegiados e igual hay cosas que creo entender y, sin embargo, estoy metiendo la pata hasta el fondo.

“Las mujeres no tienen madera de programadoras, ingenieras, inventoras…”

¿Sabéis eso de que la gente cree que las mujeres no están dotadas para la ciencia y la tecnología, y ven a personas como Marie Curie como excepciones en vez de algo normal? Vengo con tres ejemplos:

  • Ada Lovelace, matemática y escritora, trabajó en la máquina computacional de Charles Babbage y creó el primer algoritmo computacional, convirtiéndose en la primera programadora de computadoras de la Historia. Precisamente el estudio del motor analítico creado por Babbage le llevó a conjeturar que igual los ordenadores podían servir para algo más que para hacer cálculos, cuando ni siquiera el propio Babbage pensaba que podían pasar de los números.
  • Joan Clarke, dedicada criptoanalista, fue una de las personas que durante la II Guerra Mundial trató de descifrar el código de la máquina Enigma. Muchos de sus logros han quedado eclipsados (por ejemplo, el tema de la máquina Enigma se suele atribuir casi en exclusiva a Alan Turing), aparte de enfrentarse a un mundo que la despreciaba por ser mujer, y aun así seguir demostrando su valía.
  • Hedy Lamarr, actriz reconocida por su belleza, pero menos por su faceta como inventora, desarrollada al alimentar su curiosidad hacia la ciencia aplicada. Lamarr, de hecho, estuvo detrás de la comunicación por radio con salto de frecuencia entre navíos durante la II Guerra Mundial, tecnología que se usa en las actuales telecomunicaciones, especialmente inalámbricas. Cuando el único homenaje que reconoce más su genio que sus múltiples matrimonios o su belleza está en “Half-Life 2”, donde el profesor Kleiner adopta un cangrejo (headcrab) sin dientes al que llama Lamarr precisamente por sus logros como inventora… algo falla.

Y solo son tres ejemplos, y más que habrá y que la historia habrá olvidado. Hay muchas mujeres y muy importantes que no conocemos. De hecho, de las tres que he mencionado, ¿cuántas os sonaban?

Siempre se saca la biología del cerebro masculino-femenino para intentar decirnos que los hombres lo vamos a tener más fácil como ingenieros que las mujeres, por poner un ejemplo. Yo soy ingeniero y jamás de los jamases, ni en mi época más machista, habría pensado que una mujer es menos capaz de estudiar y sacarse una ingeniería y dejarme por los suelos.

¿Por qué seguimos recurriendo al tema de la biología para esto? ¿Es que tenemos miedo de ser superados? Yo digo que sí, que es ese miedo a ser superados en un campo que nos han hecho creer que es estrictamente masculino. Durante tantas y tantas décadas se ha acostumbrado a la mujer a que ella esté en casa o que deje la analítica solo para los hombres. Estamos viendo que eso cambia, que la mujer va llegando a campos que pensaban que eran únicamente masculinos y ve que es capaz de ello (y de más).

Es un tema muy general, muy cultural y social, y en el que se avanza, pero hay mucho que hacer. Sobre todo cuando aún hay gente que llora y grita cada vez que una mujer hace algo “para hombres”.

Las becas para mujeres mencionadas en el vídeo y la discriminación positiva

El problema de la discriminación positiva es que da una idea equivocada de qué es lo que se persigue realmente. A mí, durante mucho tiempo, el tema de la discriminación positiva me daba a entender que la mujer era débil por naturaleza, que había que ayudarla más por lástima que por otra cosa. Ahora veo esa discriminación como otra cosa: un reflejo de una realidad muy jodida donde se da a entender precisamente que la mujer es débil, aunque no lo sea en absoluto, y hay que darle un empujón.

Esas becas que se mencinonan tratan de dar un empuje a las mujeres que les interesen los videojuegos pero que ven que por medios ‘normales’ no es posible. Ahora bien, está el tema de “es que les dan ventaja” o “¿y los hombres qué?”, o peor aún que haya quien vea esas becas y descarte a esa persona, como si fuese algo negativo. Por esa beca. Una discriminación en toda la regla. Pero se entiende que esa beca busque ayudar.

Necesitamos concienciación, pero no solo desde las instituciones, sino también a nivel de calle, a nivel nuestro. Que muchas mujeres que aún creen que no son capaces de dedicarse a carreras técnicas o científicas vean que no deben temer, y que si algo les gusta que vayan y luchen por ello.

Y aun así, tengamos en cuenta que esta es una sociedad que te juzga por cualquier cosa, y que estas cosas se agravan cuando eres una mujer. Hay que hacer un esfuerzo muy grande, no es algo que cambie de la noche a la mañana, es algo que necesita constancia, que necesita lucha. Y aunque las mujeres son la parte principal de esa lucha, nosotros, los hombres, y especialmente los privilegiados, debemos apoyar, ayudar y, sobre todo, comprender.

Y lo primero es aceptar que tenemos unos privilegios que, para empezar, son derechos para todos los humanos, no algo exclusivo para un grupo.

“Es que todo esto ya me cansa”

Es una queja que he leído a varias personas.

¿Cansa? Si has escuchado muchas quejas o apuntes o lo que sea de feministas (y de quienes no lo son), te puede llegar a cansar. Y lo entiendo, sé lo que es que estén cada dos por tres con el mismo tema.

Y con todo, sigue siendo necesario.

Necesario mientras haya gente que siga pensando que los “guerreros de la justicia social” vienen a quitarnos nuestros juguetes.

Necesario mientras haya personas que piensen que reivindicar igualdad de derechos equivale a fastidiarnos a los hombres (cuando a nosotros no nos cambian nada).

Necesario mientras haya quien minimice el efecto del machismo ya no solo en los videojuegos, sino en el resto de ámbitos de la vida, e incluso demonice el feminismo, poniéndolo a la altura de la misoginia.

Necesario mientras quede quien piense que todo esto es innecesario, bien por cómo les han educado, bien por pura cabezonería.

Necesario mientras se etiquete a los hombres a favor del feminismo como ‘mariquitas’ (encima homofobia), o ‘menos hombres’ (el machismo nos afecta también, nos dice que si no llegamos a cierto punto de ‘masculinidad’ ya no somos hombres), o ‘caballeros blancos’ (creer que apoyamos el feminismo por si ligamos).

Necesario. Necesario. Y más que necesario.

Hasta que la gente, así en general, comprenda, esto va a ser necesario. Y yo soy el primero que es consciente de que está muy, muy lejos de entender realmente el feminismo. Y también soy consciente de que, incluso cuando canse, va a seguir haciendo falta.

El ideal está aún lejos. Muy lejos. Y hay mucho que hacer. Y llorar diciendo que las mujeres nos quieren quitar lo nuestro solo refuerza el camino que queda.

Y como siempre, los comentarios están abiertos para el debate (o el insulto gratuito, borrar no voy a borrar nada que no sea spam). Soy consciente de que igual he metido bastantes veces la pata, pese a no saber exactamente dónde, pero para eso uno aprende de sus fallos. Y para eso están los comentarios: no solo para los ‘bien’ o ‘estoy de acuerdo’, sino también para apuntar errores o para argumentar por qué no estáis de acuerdo.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

25 07 2015
John Wheel

Ese tipo de razonamientos de qué es capaz de hacer el cerebro de una mujer o qué tipo de personalidad puede tener me suenan a los argumentos de que “los negros tienen el cerebro más pequeño, no lo digo yo, lo dice su cráneo”.

Cuando no hay una razón biológica real que distinga a diferentes tipos de personas en un cierto ámbito, y en dicho ámbito las proporciones son drásticamente distintas de las generales, algo tiene que estar pasando y tenemos que descubrir cuanto antes el qué. En el caso de las mujeres, con hablar con una sobre cuántas bromas y comentarios sexistas y tocamientos de culo y miradas de escote recibe, no es tan complicado imaginarse qué falla.

La discriminación positiva tiene doble filo y es muy fácil sacarla de quicio y bien se puede llegar a decir que por qué les dan ayudas y albergues a los vagabundos, drogadictos y huérfanos y no a mí que no me da para fin de mes. Me gusta verlo de la forma en la que Wittgenstein describía su Tractatus logico-philosophicus: un cartel que dice “prohibido pegar carteles”. Algo que no debería existir en primer lugar pero que es tristemente necesario en un punto para arreglar una cierta situación, y que al menos en un pronóstico ideal debe ser retirado y olvidado para siempre una vez se haya corregido. Un mal tristemente necesario y que debe ser empleado con mucha cautela.

26 07 2015
Peach

Permitidme un pequeño comentario.

No me parece justo meter a la Princesa Peach dentro de la categoría de personajes femeninos que sólo sirven para ser rescatadas. Si bien es cierto que es un papel en muchas entregas de la saga, ya desde bien pronto se rompió el cliché cuando en 1988 fue personaje jugable en Super Mario Bros 2, por no contar que posteriormente también protagonizó un juego donde tampoco hace el papel de damisela a la que rescatar.

Saludos.

1 08 2015
Darkor. Lady Faraday (@Darkor_LF)

Buen artículo. Algunos comentarios sobre algunos puntos:

-“Las mujeres no tienen madera de jugadoras”: Este punto me hace mucha gracia cuando repasas la historia del videojuego y descubres que al principio las campañas de publicidad estaban dirigidas a toda la familia (ejemplo: http://cdn1.sbnation.com/assets/3611425/Atari_home_computers_ad.jpg , no es familia, pero se entiende la idea XD). Creo que fue a partir del crack del 83 cuando hubo el cambio en el mercado y el marketing y las campañas publicitarias se centraron en los niños pequeños (Game BOY, por ejemplo).

-“Las mujeres no tienen madera de programadoras, ingenieras, inventoras…”: Sólo quiero decir que te has dejado a Grace Hooper: https://en.wikipedia.org/wiki/Grace_Hopper Y sobre esta forma de invisibilizar, no deja de sorprenderme que en física seamos mitad y mitad si se supone que las mujeres no nos gustan las ciencias (luego geofísica es un gueto de mujeres y teórica de hombres, pero ya no sé porqué).

-Las becas para mujeres mencionadas en el vídeo y la discriminación positiva: Hace poco leí la noticia de un profesor universitario de ingeniería que realizaba campamentos científicos sólo para chicas adolescentes, para que se creara una red y se sintieran parte de un grupo, todo a raíz de que tenía una hija adolescente que le gustaba el tema pero no tenía a nadie más con quien comentarlo (o algo así, no encuentro la noticia original pero sí información del evento: http://osl.ugr.es/2014/04/05/campus-tecnologico-ugrgoogle-para-chicas/ )

28 06 2017
Invadir la seguridad | El muro de Charlie Draug

[…] mil y una veces, estaría bien leerse este par de artículos que puse en el blog en su momento, “El paradigma sigue cambiando” (a pesar de ser de 2015, aún resiste al paso del tiempo) y “No te ofendas, es un […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: