Jupiter Ascending

4 07 2015

Yo quería hablar de “Mad Max: Fury Road”. Pero luego pensé que me vendría mejor revisionar las anteriores películas para tenerlas todas frescas y, por ejemplo, comprobar si la primera de la saga era tan peñazo como la recuerdo. Vamos, para hablar de las cuatro así en general. Así que entenderéis que necesite refrescar mi memoria antes de hablar de la obra de George Miller con coches en desiertos australianos.

En su lugar, toca un poco de tortura psicológica. Esa tortura psicológica fue creada por los hermanos Wachowski y responde al nombre de “Jupiter Ascending” (o como se llamó en España “El destino de Júpiter”). Es una cinta de acción y ciencia-ficción que intentas tomarte como una parodia del género, pero te das cuenta de que la película va en serio y entonces pasas de sonreír pensando que igual es un chiste a llevarte las manos a la cabeza.

jupiter_ascending_ver3_xlg

Tal vez exagere con lo de “llevarte las manos a la cabeza”, pero sí que es verdad que de cada buena idea que pudieran tener los Wachowski, salen varias que dan vergüenza ajena.

Esa es, en resumidas cuentas, mi opinión sobre la película. Y la dejaría aquí si no tuviera una reputación de Tochomaker que mantener, así que vamos al lío.

“Jupiter Ascending” es la historia de Jupiter Jones, una chica nacida con más mala suerte que otra cosa, y que se dedica a limpiar casas junto a su familia para salir adelante. Un buen día, descubre que sus genes coinciden con los de una reina espacial y así los herederos de la casa Abrasax la buscan para matarla, o casarse con ella, pero en general van a secuestrarla cual damisela en apuros. Entre medias, tenemos a un mercenario que es una suerte de licántropo (que de licántropo tiene unas orejas algo picudas) con una pistola cuyos disparos suenan a ladridos (EN SERIO) que debe proteger a Jupiter… o capturarla… no sé, lo único que tengo claro es que su colega es Sean Bean y que todo esto sería mejor si Sean Bean fuera el co-protagonista y no el lobito.

Porque hay algo que vamos a dejar claro desde el primer momento: los personajes importan una mierda.

No, miento: una mierda importa porque puede servir de abono.

Los personajes de esta película importan nada, cero. Intentan que nos preocupemos por Jupiter Jones, viendo cómo ha cambiado de pronto su vida, o que comprendamos los intereses de los herederos a esta suerte de trono espacial, incluso de los más abyectos. Pero los personajes evolucionan poco, y en el caso de Jupiter, que pasa de damisela en apuros a intentar salvarse ella sola, que cualquiera con dos dedos de frente vería bien, porque supone el que deje de ser tratada como una cosa, si no fuese porque es tan repentino que no consigues creértelo. Es decir, en la película con viajes por el espacio, mercenarios-lobo y dragones humanoides lo menos creíble es que una mujer pase de ser un objeto a una persona. Ejemplo de cómo no construir personajes, especialmente femeninos.

A eso no ayudan unas interpretaciones de lo más anodinas. Ni Mila Kunis consigue crear esa empatía con Jupiter, sin poder siquiera transmitir el sarcasmo que en algunas escenas se le presupone ni la preocupación que debería mostrar en otras; ni Channing Tatum resulta creíble como hombre-lobo mercenario del espacio, no consigue transmitir que sea un tipo capaz, más bien es un torpe con demasiada suerte.

Y la química entre sus personajes, además, es inexistente y queda una relación forzada. Yo al menos no veo que entre ellos pueda surgir un romance, a lo sumo el comienzo de una amistad, pero se fuerza el que tengan que acabar enrollados. Hay muchas cosas malas, y una de ellas es forzar el romance entre los protagonistas, así porque sí.

De los demás actores, parece que el único interesado en ganarse su cheque es Sean Bean, pese a ir en piloto automático. De hecho, ya lo digo: sería más creíble ver al personaje de Bean como el co-protagonista y no al lobito de Tatum. Tiene más y mejor presencia pese a salir menos, y aparte podría servir como mentor para Jupiter, visto también que su personaje está muy enterado de todo el follón sin ser un Abrasax, y no se forzaría ningún romance.

En serio, miradlo: ¿quién os creéis más de co-protagonista con este fotograma?

En serio, miradlos: ¿quién os creéis más de co-protagonista con este fotograma?

Pero voy a hacer una mención especial para Eddie Redmayne como Balem Abrasax, uno de los herederos, con una voz baja y rasposa enervante, con ramalazos de gritos sobreactuados cuando menos te lo esperas. Uno puede pensar que con esto deberíamos tener un personaje neurótico, desesperado por hacerse con el poder y de ahí esa dualidad, pero acaba siendo un payaso desesperante y, encima, sin gracia. Y lo digo habiendo visto la película tanto en versión original como doblada al español (sí, la he visto dos veces, sí, me odio demasiado), apenas hay cambio en este desastre interpretativo del que seguro que Redmayne no está precisamente orgulloso… o eso supongo.

JUPITER ASCENDING

Aparte tenemos sus modelitos. Aquí un ejemplo.

Claro, ahora más de uno preguntará “pero es una película de los Wachowski… al menos la parte CiFi y la acción estarán interesantes como poco, ¿no?”. Ay, vamos allá…

A “Jupiter Ascending” le pasa lo mismo que a “Chappie”: tiene buenos conceptos, como el posible ‘origen real’ de la especie humana que explica por qué hay tanto alienígena parecido a nosotros o el tema tipo “Soylent Green” sobre los planetas que usan para sus recolecciones. Cosas que no son nuevas, pero que podrían darle enjundia.

Pero todo ello es muy superficial, planteado a medias, como una simple excusa para lo que realmente trata la película: disputas entre hermanos por hacerse con una chica que genéticamente es como su madre (¿aguien ha dicho ‘incesto de tapadillo’?). Esto hace que mi interés en la película se diluya a cada momento que podría haberse aprovechado para dar chicha a la película, pero no. Una película que podría jactarse de unos ‘paisajes’ espaciales que uno pueda disfrutar, aunque sean breves, se encuentra con una telenovela aburrida, tan aburrida que ni los ‘paisajes’ te atraen.

jupiter-ascending-screen-grab

Estas escenas ‘bonicas’ duran un suspiro, no os ilusionéis.

En su lugar veréis más bien cosas como Mila Kunis muriéndose de vergüenza por dentro y disimulándolo muy bien (o no expresando emociones así en general en toda la película).

En su lugar veréis más bien cosas como Mila Kunis muriéndose de vergüenza por dentro y disimulándolo muy bien (o no expresando emociones así en general en toda la película).

Aparte está, claro, cómo intenta meter otros conceptos que son los que te hacen creer que esta película, realmente, es una parodia del género, como la relación genética entre las abejas y la realeza (admito que esta escena me hizo reír de ESTÚPIDA que es), o que los humanos siderales fueron los que exterminaron a los dinosaurios. Intentan vendérnoslo lo primero como algo muy revelador y lo segundo como una suerte de chiste, pero ninguno funciona en su cometido.

Y la parte de acción… No lo negaré: la parte de acción está bastante bien a nivel técnico. Y aun con todo, siendo algo que debería captar tu atención, resulta todo tan poco emocionante que es un milagro que alguien aprobara esta película. Es una película con alienígenas, disparos, naves espaciales, robots gigantes, buenos efectos especiales… ¡y aun así no consigue ni que me quede mirando la pantalla lo bastante para fijarme bien en dicha acción! Todo es anodino, ¡no!, frío, carente de algo que pudiera llamarse alma, es todo demasiado mecánico.

Cuando ni siquiera la acción de tu película consigue mantener el interés, cuando estás mirando el reloj y te preguntas cómo puede que aún quede mínimo una hora de película… algo haces mal.

Porque esta película tiene encima un problema de ritmo, para lo que quiere contar, que es poco, es muy lenta. Se entendería si hubiese un desarrollo de personajes o si la historia fuese buena o si las escenas de acción aportaran o interesaran como mínimo. Pero es que no consigue nada de eso, y la película, junto a todo lo dicho anteriormente, se hace lenta. Dos horas que parecen cuatro. O seis. Una eternidad, incluso.

Pero no todo es malo en la película: aparte de los momentos de Sean Bean, hay una sección que es breve y que recuerda a la gloriosa escena de la Casa que Enloquece de “Las doce pruebas de Astérix”, solo que menos inspirada, y que termina con un cameo de Terry Gilliam como encargado de la Oficina de Timbres y Sellos. Que lo mejor sea una escena que te recuerde a otra mejor de una película muy superior combinada con el cameo de un antigo Monty Python no es suficiente, de todas formas.

827d55fba9520f54513261603cbb6124fb3cc47a

“Yo antes tenía dignidad… creo”, debía estar pensando.

Así que, en conclusión, “Jupiter Ascending” es una película lenta, interpretada sin ganas, con ideas potenciales que se diluyen ante una damisela en apuros y un montón de alienígenas incestuosos. Es una película estúpida que ni tan siquiera resulta entretenida exceptuando algunos detalles (Sean Bean y toda la escena burocrática, concretamente). La filmografía de los Wachowski tiene más cosas, así que echad un vistazo al resto de sus películas (incluso a “Matrix Reloaded”) y olvidad que esta existe. Os haréis un favor.

Anuncios

Acciones

Information

One response

4 07 2015
John Wheel

Lo que me ha quedado claro es que son alienígenas que colonizan el cosmos y registran el ADN de todos los seres vivos pero no tienen ingeniería genética desarrollada para fabricar a una persona en una probeta en plan eugenesia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: