Bajo el bramido del Trueno

13 12 2014

Hay demonios de los que uno debe librarse. Hay horrores de los que es mejor desprenderse. Ya lo hice hace años con “El cielo se nos cae encima”, ya lo hice hace relativamente poco con “Metroid: Other M”. Hoy le toca el turno a un horror que mencioné la semana pasada cuando hablé de “Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo”.

Sí, llegó el momento: hablaré de “Bajo el bramido del Trueno”.

portada

El principio de la hecatombe

Mucha gente ya ha hablado de este horror cósmico que Ibáñez intentó llamar homenaje a uno de los héroes clásicos del cómic español, obra de Víctor Mora y Miguel Ambrosio “Ambrós”. El resultado está a la altura de cuando Uderzo se quejó fuertemente con una pataleta dibujada de cómo eran de clónicos los cómics de superhéroes y cómo el manga era un invasor iletrado.

Lo peor es que lo de Ibáñez es bienintencionado: no es una pataleta, es un sincero homenaje. Un homenaje que salió rana, dio la vuelta y se convirtió en una ofensa no solamente para los fans de “El Capitán Trueno”, o de “Mortadelo y Filemón”, sino también para cualquier persona con más de dos neuronas funcionales.

Pero tanto hablar no sirve de nada si no nos adentramos en… en fin… en eso…

Como ya es tradición, tenemos introducción más o menos graciosa antes de la historia en sí. Esta vez va sobre las Cruzadas (con un chiste sobre cruzados – sostenes -, y lo gorda y tetona que es Ofelia, que se convertirá en un “chiste” recurrente en este álbum), haciendo los consabidos paralelismos con nuestra época, aunque la relación Cruzadas-guerras de Afganistán e Irak de Bush Jr es demasiado obvia y predecible. De todos modos, aun con lo predecible y los innecesarios chistes sobre las berzas de Ofelia, es mucho mejor esta introducción que el resto del tebeo.

Que sí, que la Ofelia está gorda y que Aznar es un tiranillo oportunista, sabemos que usted sabe hacer más y mejor, Sr. Ibáñez.

Que sí, que Ofelia está gorda y Aznar es un tiranillo oportunista que apoyó a Bush Jr., sabemos que usted sabe hacer más y mejor, Sr. Ibáñez.

Tras dicha introducción, la historia es la siguiente: el Capitán Trueno, Sigrid, Crispín y Goliath (si no os suenan, Google sirve para algo más que para encontrar porno) persiguen a una serie de personajuchos villanescos que, casualidades de la vida, se parecen a cierta panda de mamelucos por todos conocidos… pero con cierto problema en las proporciones de sus cuerpos, más incluso de lo habitual…

trueno_002

“El capitán (…) además de aguerrido, era agarrado, el tío” EL HUMOR. Y esos collages… ¡AY, que me duele la glándula de dibujante!

Estos tipejos usan una poción mágica para viajar en el tiempo y así huir de los héroes. Trueno y compañía los pillan justo cuando la beben y se teletransportan. Así que no hay más remedio que beber el brebaje y tratar de seguirlos por el espacio y el tiempo. Total, ¿qué puede salir mal?

trueno_003

¿Qué? ¿Cómo os habéis quedado con estas primeras imágenes? Ahí tenemos el primer gran problema del cómic: el dibujo.

Ibáñez trata de combinar su estilo con el dibujo de Ambrós y otros autores clásicos de “El Capitán Trueno”. La cuestión está en que pilla imágenes clásicas de “El Capitán Trueno” y las copia y pega de mala manera, añadiendo partes que falten con su estilo, creando un conjunto muy, muy, pero que muy desagradable a la vista, así en general.

¿No podría haber hecho una imitación del estilo de Ambrós o, directamente, adaptar a los personajes a su estilo? Quiero decir, aquí tenemos una viñeta que muestra a Trueno de la forma en que debería ser, una mezcla entre el estilo de Ibáñez y el de Ambrós, más tirando al primero:

Dejémoslo claro: así el Capitán Trueno luce GENIAL.

Dejémoslo claro, sin sarcasmo ni ironía: así el Capitán Trueno luce GENIAL.

Pero la mayor parte del tiempo se ve así:

Las manazas son otra constante, mejor será que vayáis llorando ya.

Las manazas son otra constante, mejor será que vayáis llorando ya.

Este collage infernal es un insulto a cualquiera que ose posar sus ojos sobre estas viñetas. Ibáñez no parecía darse cuenta de que con esto no solo degradaba su propio dibujo, sino también el de Ambrós y el de cualquiera que se haya roto los cuernos para dibujar las historias de Trueno.

Pero sigamos con la historia. En nuestra época, a la que han llegado los héroes, Mortadelo y Filemón son confundidos por Trueno con los villanos que persigue, solo que los dos batracios ni se enteran y fastidian a Trueno y a Goliath, que decide acompañar al capitán, sin saberlo. Mortadelo y Filemón reciben el encargo del Súper de vigilar a unos tipos con pintas anticuadas que han aparecido de sopetón (Trueno y los suyos) y tener cuidado porque alguien va a “barrer la TIA hasta el último rincón”.

Ah, el clásico equívoco mortadelesco nunca muere: que si olvidé mandar la carta para que volvieran de Gatolandia; que si el maletín de “La perra de las galaxias” nunca salió de la TIA; que si no iba al estudio de televisión un experto en sabotaje, sino uno en cabotaje… El problema es que aquí se hace una forma tan descarada que desde el minuto 1 ya sabes cómo acabará todo ese lío.

El Capi OS ORDENA que sigáis leyendo. Sé que es duro, pero...

Trueno OS ORDENA que sigáis leyendo. Sé que es duro, pero deberíais seguir leyendo… ¿por favor?

Trueno y Goliath se infiltran en la TIA mientras sus proporciones y manos cambian de tamaño de forma horripilante (de momento sin tener nada que ver con algún experimento de Bacterio), y sufren todo tipo de percances por culpa del personal de los Técnicos en Investigación Aeroterráquea.

Hay tanto MAL en esta viñeta que no sé qué destacar...

Hay tanto MAL en esta viñeta que no sé qué destacar. Y esto es un homenaje, si llega a ser una parodia a mala leche…

Al mismo tiempo, Crispín descubre a Sigrid flirteando con unos obreros, y aquí llega el otro “chiste”: Sigrid poniendo los cuernos a Trueno con todo quisque.

trueno_008

Y especialmente con Mortadelo.

trueno_009

Muy especialmente.

trueno_010

Hasta llegar a LA escena:

trueno_011a

trueno_011b

Pensad en ello. Fijaos bien en Mortadelo, en Sigrid, en cómo están… Si Ofelia dándole tetazos a Goliath ya da que pensar, esta viñeta… Bueno, recreaos en ella, recreaos en lo que se cuece. Y luego llorad, llorad muy fuerte. Hacedme caso: la imagen no se irá, pero os desahogaréis cosa mala.

El grupo de Trueno ya ha sufrido lo suyo con toda clase de encontronazos con Mortadelo, Filemón, el Súper, Bacterio y Ofelia (menos Sigrid, claro, que sufrir, como que no ha sufrido, más bien gozado): Trueno, Crispín y Goliath trataban de evitarlos, mientras que la gente de la TIA trataba de detenerlos, convencidos de que eran unos criminales disfrazados. Bueno, es lo típico de los crossovers, ¿no? Empezamos primero a tortas entre los héroes, y ya luego haremos las cosas según dicten la lógica y el sentido común…

… Quienes, por supuesto, no están presentes. La lógica y el sentido común, digo.

Por fin consiguen convencerse de que Trueno y los suyos no son mala gente, y les ayudarán a encontrar a los villanos huidos. Bacterio proporciona a Mortadelo y Filemón un aparato para buscar objetos y personas de tiempos pasados, con tal de encontrar a los villanos. Y claro, pasa lo que pasa: que si entran en una asociación de cupletistas veteranas, que si van a una charla de cómic de Víctor Mora y Fco. Ibáñez…

ES GRASIOSO PORQUE SON VIEJOS

ES GRASIOSO PORQUE SON VIEJOS

Como el invento de Bacterio falla (OBVIAMENTE), recurren a Federico, un perro que se pone a olisquear en busca de gente que haya tenido contacto con los chicos de Trueno (ponerle a oler a Sigrid y que vaya a buscar a Mortadelo es… no, no es gracioso). Y como busca cosas viejunas, huele una capa antigua que le están colocando a… a…

trueno_013

¿Os acordáis de cuando a Zapatero le mordió un perro en la pierna?

La lían parda de nuevo, van a la cárcel, repiten el mismo chiste de buscar a la persona equivocada (esta vez huele a Goliath y busca a Ofelia), repiten el chiste de morder (esta vez una corona antiquísima, con extra de meados), repiten el chiste de la cárcel… Demos gracias que no repiten más esto.

Visto que nada de esto ayuda, deciden usar la máquina del cambiazo de Bacterio, ese clásico invento que no funciona ni a la de tres, pero ya vamos a la desesperada. Ahora puede dar el cambiazo no solamente en el espacio, sino también el tiempo.

(Voy a volver a dar gracias, y esta vez a que Chiflágoras, el primo científico loco de Filemón, no sea canon en los tebeos, porque no tiene que pasar por estas cosas vergonzosas con su Armario del Tiempo.)

Y esto acaba con “hilarantes” consecuencias, trayendo dinosaurios al presente, partiendo al Capitán Trueno por la mitad… Vamos, metiendo la pata hasta el fondo, pero con unos resultados tan previsibles que gracia, lo que es gracia, no hacen.

trueno_014Al final desisten de seguir buscando, y Trueno y compañía deciden volver a su época con lo que quedaba de la poción mágica mientras un equipo de limpieza llega para barrer la TIA (¿lo veis, LO VEIS? ¡predecible hasta decir basta!). El Capitán Trueno, Crispín y Goliath acaban en la Guerra Civil, y Sigrid se queda en nuestra época, que Mortadelo la sigue poniendo brutota y ya de paso le da a la cirugía estética y esas cosas.

Vale, Sigrid: sabemos que eres una nórdica potentorra, pero eso no puede ser tuyo.

Vale, Sigrid: sabemos que eres una nórdica potentorra, pero eso no puede ser tuyo.

Y fin. Sí: FIN.

… ¿Tenemos que volver a mirar las viñetas? ¿Esos personajes de Ambrós y demás autores clásicos de Trueno mancillados de esta forma tan vil? ¿Esas posturas pilladas de forma que nos queda algo de lo más antinatural? ¿Esas manos y esos pies mortadelescos que quedan absolutamente fatal combinados con un estilo más proporcionado y realista?

Y esos chistes… Uno acaba llorando más que riendo, hay algún pequeño encontronazo que te hace sonreír, pero el resto va de la total indiferencia a la más absoluta de las indignaciones.

Un crossover que sirve más como insulto que como homenaje, una historia sin sentido, unos chistes despreciables, un collage nefasto… Y una de las apariciones de Mortadelo más fuera de personaje que uno haya podido ver. Y del dúo de agentes, Mortadelo es mi favorito. Así que doble insulto.

Nada que haya hecho después Ibáñez es peor que esto, y eso que hablamos de dos personajes en decadencia absoluta. Pero vamos: nada, NADA de lo que haga Ibáñez hasta el día que deje de dibujar Mortadelos será peor que esta desgracia en viñetas.

NADA.

Anuncios

Acciones

Información

2 responses

13 12 2014
G. Muñoz

Yo comencé a leer en casa de un compañero este curioso álbum. No llegué a terminarlo porque debía encargarme de algunos asuntos, pero mi primera impresión fue prácticamente calcada a la tuya. Un seco “Pues vaya…” que solté al cerrarlo, oye…

Por lo que leo, creo que me libré de perder mi tiempo al volver a dejarlo en su sitio.

14 12 2014
John Wheel

Tengo muy buenos recuerdos de cuando me leía El sulfato atómico, Los kilociclos asesinos y otras historietas viejas que me llevaron a coleccionar algunas decenas de tebeos de Mortadelo y Filemón. Suficientes para con el paso del tiempo ver chistes repetidos, patrones constantes y que ya cuando llegas a los títulos “modernos” son como un capítulo de Inspector Gadget: imposible distinguir una reposición de uno nuevo.

¿La perra de las Galaxias? La perra sigue un rastro, se llevan guantazos a medida que la perra les arrastra y se equivoca de lugar, así siete veces. ¿Expediente J? Van a recoger un meteorito, uno se contagia, se llevan guantazos hasta que con el último guarrazo se curan, así siete veces. ¿Las tacillas volantes? Es el tema de Los kilociclos asesinos o Las embajadas chifladas de gente que se vuelve hijaputa con el McGuffin que luego repite en Expediente J. ¿El cocherito leré? Es uno de los de Chicha, Tato y Clodoveo cambiando un ciclomotor con cajón por coches. Al final a uno se le quitan las ganas de volver a leer nada de Mortadelo y Filemón.

Que en parte lo entiendo, lleva ya 199 álbumes en el que cada uno tiene que hacer siete versiones de la misma broma usando de base una y otra vez que se llevan una hostia o hay un malentendido por en medio. Al final todo tiene un límite e Ibañez tiene que estar quemadísimo, si no lo estaba ya cuando las editoriales le explotaban de mala manera. ¿Pero acaso los jefes le van a pagar algo que no sea otro Mortadelo y Filemón? ¿Quién tiene cojones a levantar un nuevo título en un mercado que ya era horrible de por sí hace años, con múltiples autores establecidos y sin una crisis de por medio?

Lo veo un poco como los mangakas que se pasan décadas dibujando el mismo título alargándolo hasta el infinito tras lograr que uno de los proyectos funcione, porque terminarlo puede significar quedarse sin trabajo. Así que lo que digo, yo lo entiendo, pero no deja de dar pena y no me apetece leer nada de ese dúo que no tenga al menos más de diez años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.




A %d blogueros les gusta esto: