Rosetta, la ciencia y la ignorancia

17 11 2014

A veces uno no puede evitar llevarse decepciones en la vida. Una de ellas ha sido la sonda Philae, parte de la misión Rosetta para orbitar un cometa y así estudiarlo. La sonda tenía que posarse en un punto del cometa y, a partir de ahí, comenzar su trabajo. La sonda rebotó un par de veces en la superficie, sus ganchos no consiguieron agarrarse y, para colmo, cayó en una zona del cometa donde la luz solar pasaba de Pascuas a Ramos, así que la batería principal se agotaría sin que hubiese muchas probabilidades de que los paneles solares recogieran la suficiente energía para seguir un poco más.

Pero igualmente, la sonda consiguió completar su misión y habrá que esperar a ver qué se ha sacado en claro al final. Mientras tanto, hay otro ingenio orbitando el cometa, así que al menos esto es algo. El llegar a un cometa, orbitarlo y mandar una sonda a su superficie es un logro de la Humanidad en su carrera espacial, por mucho que Philae se haya encontrado con todas las dificultades que podía encontrarse en la superficie del cometa.

Por supuesto, esta misión, que durante 10-20 años ha pasado de pies puntillas, ha generado la clásica marea de comentarios sobre hasta qué punto es necesaria la investigación espacial, que con el dinero que se invierte se podría paliar el hambre y las enfermedades, y demás frases que suelen estar en boca de personas que o bien no se han informado debidamente o bien lucen una hipocresía de tres pares de narices… o bien es una tercera vía que, por desgracia, no conozco.

El caso es que sobre estos temas, uno no puede sino sentir pena, especialmente cuando muchas de esas opiniones vienen de un país que, en los últimos años, ha estado dejando la ciencia y la tecnología apartadas en un rincón, mientras la gente que se dedica a esto prefería irse a otros países donde ambas fuesen más respetadas. El nuestro es un país que parece tener más que asumido que aquí nos dediquemos al sector servicios casi en exclusiva, en vez de pensar en convertir la investigación y el desarrollo, el famoso I+D, en algo que pueda darnos un impulso.

Vivimos además en un país donde cualquiera se cree experto en cualquier cosa, los infames “cuñaos”, que lo mismo te pueden explicar por qué Vicente del Bosque ha hecho una alineación de mierda para la selección de fútbol como te cuentan todos los detalles que ellos dicen saber sobre misiones espaciales, o sobre cómo hacerte una ñapa en el baño en dos patás. Así cualquiera puede opinar, desde luego, la libertad de expresión está por algo, pero también es conveniente informarse antes de hablar.

Con la sonda Philae en particular y con la misión Rosetta en general ha pasado tres cuartos de lo mismo: quienes hablan de gastos innecesarios, quienes hablan de la inutilidad de mandar una misión a un cometa, sea para orbitarlo y estudiarlo desde esa órbita; perforarlo y sacar materiales para analizarlos; o pedirle que se aparte un poco de la Tierra y así nos evite otra extinción en masa, que no nos viene bien ahora.

Un ejemplo de esta línea de pensamiento que, como digo, me da pena, es esta columna de El Mundo. Hay quien se indigna con esta clase de artículos, pero, como vuelvo a decir, a mí me parece más una lástima.

Sé que para algunas personas les resulta difícil y cansado informarse adecuadamente, lo sé; y también sé que es difícil resistirte a dar una opinión pese a tu ignorancia sobre el tema. Pero al final quedas en ridículo cuando alguien, que al menos se ha molestado en buscar información e invertido su tiempo para ello (largo tiempo), muestra tus puntos débiles. Porque opinar sin saber acaba haciendo daño, más a la persona que opina que a la gente que lo lea y se sienta indignada/apenada.

Uno se pone a buscar y puede encontrar cosas como inventos que la NASA o bien creó o bien ayudó a popularizar. Porque la investigación espacial crea cosas, pero también populariza invenciones que existían que igualmente, si no hubiesen mostrado su utilidad en el espacio, no habría tenido el impacto que tienen actualmente. O tal vez sí, pero nunca lo sabremos, eso se lo dejaremos a otra línea temporal, no la nuestra.

Y puede que muchos de estos inventos no tuvieran más utilidad en principo que servir a misiones espaciales, pero se encontraron usos más allá de los iniciales y se convirtieron en cosas de nuestro día a día.

También es interesante ver cómo, a pesar de las críticas y la ignorancia, se trate de ofrecer un rayo de luz y de sabiduría (por llamarlo de alguna forma) a la gente que puede estar equivocada, para que comparen y vean por su cuenta si lo que han dicho está bien o si estaban en un error.

Es el ejemplo de esta carta de 1970 de Ernst Stuhlinger a una monja sobre el gasto en investigación espacial y por qué no se invierte ese dinero en otras cosas, como el hambre. Este argumento, el de “con el dinero de la investigación espacial podríamos alimentar niños hambrientos en África” surge sobre todo del desconocimiento, de no saber en qué nos beneficia realmente la investigación espacial o qué partida se destina realmente a dicha investigación; aunque también puede tener sus raíces en la hipocresía, en el trata de sentirte bien echando la culpa a otros de un problema para no sentirte tú también culpable. Porque estos problemas son gravísimos, el hambre, la pobreza, la falta de salud en general (no solamente las enfermedades) y de educación… no deben ser ignorados en absoluto; es más, lo ideal es que haya más y más dedicación a estos problemas, que actuemos más como especie que como naciones separadas artificialmente, pero ¡ah!, eso es demasiado idealista, aun con la que está cayendo.

Pero no eches la culpa a quien no la tiene cuando es un tema muy complejo y que no se arregla simplemente dejando de mandar sondas, satélites y cohetes al espacio.

Esta carta que enlazo es un canto a la ciencia, a la tecnología, a la investigación, al desarrollo, a la mejora de la condición humana a través de la curiosidad, de superar los límites y llegar más allá. De cómo esos cambios afectan no solo a unas misiones concretas, sino al conjunto de la Humanidad. El avance científico no debe detenerse y, además, debe ayudarnos, directa o indirectamente.

Así que cada vez que alguien suelte tan manida frase, paraos un momento a pensar, no solamente en la situación actual de nuestro mundo, sino también en lo que la ciencia en general, y no solamente la aeroespacial, ha hecho por la Humanidad. El cómo ha habido personas que han estudiado elementos tanto de la misma Tierra como del vasto Cosmos, y cómo nos ha afectado. Puede que no sean a corto plazo, un problema con una sociedad como la actual, tan exigente, cortoplacista y obsesionada con la inmediatez, pero nos afectarán. Y nos ayudarán, si sabemos utilizar los descubrimientos e ingenios adecuadamente. Al final depende de nosotros, tanto al nivel de individuo como de especie.

Con este artículo en mi blog no pretendo sentar cátedra sobre cómo hay que hablar de la investigación espacial, al menos no es mi intención; solamente quiero mostrar cómo me siento ante las afirmaciones que parecen oponerse a la ciencia y la tecnología, cargando contra un sector que está casi con las manos atadas. Y es una lástima que el espíritu explorador de la Humanidad sea apedreado injustamente.

Simplemente eso.

Y como siempre, los comentarios están a vuestra disposición para decir si estáis de acuerdo, si no lo estáis, si queréis ponerme a caer de un burro… ¡adelante!

Sí, es un regreso un poco raruno a la actividad del blog, el sábado ya tocará volver al ‘horario habitual’: sábados a las 11 de la mañana. Veamos cuánto dura…

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

17 11 2014
maryusama

Podemos llevar una sonda a un cometa en la otra punta del sistema solar y aún no podemos tabular centrado en CSS…

17 11 2014
Chuck Draug

Somos la leche. 8D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: