Metroid: Other M – La película

4 10 2014

¿Os acordáis de que cuando hablé de “Guacamelee!” dije que me pondría a rejugar “Super Metroid”, para comprobar si este clásico seguía siendo la joya que recordaba? Bueno, pues sí: pese al AMOR que destila la odisea de Juan Aguacate, la que para mí sigue siendo la mejor aventura de Samus Aran continúa ostentando el título de “el mejor Metroidvania que he jugado” (y ojo: que “Guacamelee!” sigue siendo una maravilla). La atmósfera, la exploración, la dificultad (especialmente la batalla contra el siempre puñetero Ridley)…

Puta. Obra. Maestra. De. La. Super. NES.

Puta. Obra. Maestra. De. La. Super. NES.

Lo peor de rejugar a algo de la saga “Metroid”, por muy bueno que sea, es el doloroso recuerdo de otro asunto. Un tema que, desde hace años, me ha estado tocando la moral: la objetificación de Samus.

Samus es considerada una de las primeras heroínas de los videojuegos. Esta circunstancia nació fruto de un “a que no hay huevos”: hasta bien entrado el desarrollo del primer “Metroid” hace más de 25 años, Samus no tenía ni siquiera sexo, por eso de que el jugador se identificara con el personaje, pero resulta que alguien dijo “¿y si al final resulta que Samus es una mujer?”, y de ahí que al acabarte el juego en un tiempo determinado, Samus reveleba que… bueno, es una mujer.

metronosu-2Pero ¿qué pasó? Que a partir de aquí se convirtió en costumbre eso de que Samus apareciera con cada vez menos armadura si te pasabas el juego en ciertas condiciones de objetos recogidos y de tiempo empleado. Básicamente, Samus te “felicita” con la menor cantidad de ropa posible, incluyendo el infame Zero Suit, traje ajustado de color azul que no deja nada a la imaginación, ha sido “mejorado” con tacones, y lo he acabado aborreciendo.

Porque para algunos parece que lo importante no es el dejarse la piel en derrotar a toda clase de enemigos, no. Daba igual que el personaje, en lo poco que se vislumbrara, fuese independiente, solitaria, de buen corazón y movida por la venganza hacia los piratas espaciales (y especialmente Ridley); no: importaba pasarse el juego cuanto antes para ver el metro noventa y poco de rubiaca curvilínea.

No hay ningún problema con el hecho de que una mujer sea fuerte, atlética, inteligente y guapa, porque hay toda clase de arquetipos (aunque más de una vez he pensado que igual no se le prestaría tanta atención si no tuviese esa combinación de factores); ni tampoco con el vestuario que elija, pues cada persona, y personaje, es libre de vestir lo que quiera. El problema se da cuando conscientemente se quiere convertir al personaje en un objeto, en un cacho de carne para alegrar la vista. Y para más de uno, eso era Samus; para el resto, era aquella huérfana que vio morir a sus padres a manos de los piratas espaciales, fue entrenada por los Chozo y se convirtió en la única persona que podía barrer el suelo con Ridley, Kraid, los metroides, Mother Brain, su propia versión oscura y lo que se le pusiera por delante. Me pregunto qué grupo era más mayoritario entonces…

Peligrosamente bordeando la temible postura del "tetas y culo en el mismo plano".

Peligrosamente bordeando la temible postura del “tetas y culo en el mismo plano”.

Vamos, que a pesar de esos intentos de convertir a Samus en un caramelo para los ojos del jugador (lo que es un problema), era una protagonista bastante sólida a pesar de tener un desarrollo de personaje muy poco profundo…

… Entonces apareció “Metroid: Other M” en 2010, desarrollado por Team Ninja y bajo la tutela de uno de los creadores de “Metroid”, Yoshio Sakamoto, todo bajo el seudónimo de “Project M”.

¿Y quiénes son los chicos de Team Ninja? Pues son los responsables de que “Dead or Alive” sea considerado más como un simulador de tetas bamboleantes que como lo que debe ser, un juego de lucha bastante más táctico de lo que parece.

Así que es normal que uno estuviese asustado. Muy asustado. Peor lo ponían cuando resulta que iban a explorar más sobre Samus Aran y su pasado, porque con los pocos detalles vistos en “Super Metroid”, “Fusion” y “Zero Mission” ya uno podía formarse una imagen de la cazarrecompensas que, si bien no dejaba de ser vaga, seguramente entraría en conflicto con “Other M”.

El resultado fue… un tanto desconcertante.

Metroid_Other_M_BoxartComo juego, “Other M” deja a un lado el componente de exploración y aunque conserva parte de la atmósfera opresiva de juegos anteriores, se nota que está mucho más centrado en la acción, con una Samus más dinámica atreviéndose al cuerpo a cuerpo. Entretiene en ese aspecto, no consigue marcarte como lo hace “Super Metroid” ni es una propuesta curiosa como es la sub-saga “Prime” (de la que toma partes en primera persona), pero el fundamento de ser un juego entretenido, lo cumple.

La historia que se narra es otro cantar… Lo que está claro es que el equipo tras el juego, especialmente el señor Sakamoto, quería que viésemos la historia en todo su esplendor, si es que se puede decir “esplendor” para esto. Y es por ello que una de las opciones a desbloquear en “Other M” es disfrutar (o sufrir) las escenas cinemáticas, intercaladas con escenas de juego pregrabadas, que componen una suerte de película de casi dos horas y cuarto. “Other M – The movie” es su nombre. Y es de lo que voy a hablar.

Ya avanzo que la historia en sí es una historia muy simplona, diálogos poco inspirados y momentos que causan una gran vergüenza ajena. Y Samus es en buena parte protagonista de esa vergüenza ajena.

Bien, ahora vayamos al turrón… Y aviso: hay spoilers, ya no solamente de “Other M”, sino también del resto de la saga.

La película, por así decirlo, empieza con una suerte de homenaje/plagio a “2001: Odisea en el espacio”, donde vemos a un bebé en el espacio, bebé que acaba convirtiéndose en una niña rubia de ojos verdes… y de pronto cambiamos a la heroína de la función, Samus.

Ojo cuidado: estamos reviviendo el final de “Super Metroid”, en una nueva versión renderizada, con el bebé metroide de “Metroid II” sacrificándose para restaurar la energía de la armadura de Samus y así esta acabe definitivamente con Mother Brain. No deja de ser un ataque directo a la nostalgia del jugador.

other_m_001Pero resulta que, en estos primeros compases, el monólogo interno de Samus nos revela que ha convertido en una obsesión la muerte del bebé metroide. Es lógico que Samus, que al final se acabó encariñando con el metroide que la consideraba su madre, piense en ello, es algo que le afecta emocionalmente, es un trauma a fin de cuentas, pero “Other M” consigue convertirlo en una obsesión, en algo enfermizo y en un obstáculo para el desarrollo del personaje. Samsu se queda estancada, no evoluciona en ese aspecto.

Tras informar a la Federación Galáctica (mucha cazarrecompensas, pero Samus sigue respondiendo a esta gente) del resultado de su misión, Samus decide buscar recompensas, que para algo su profesión es la que es, pero se topa con una señal de socorro. Aquí volvemos con el tema de la obsesión con el asunto del bebé metroide: el tipo de llamada que capta se conoce como “el llanto del bebé”. Se explica que el nombre se debe a que es un tpo de señal que busca llamar directamente tu atención, pero el nombre, está claro, no ha sido elegido al azar por los guionistas, más bien todo lo contrario: es meter con calzador toda la experiencia de Samus y el bebé metroide.

Samus llega a una estación espacial aparentemente abandonada, pero descubre que los soldados de la Federación Galáctica están allí. Entonces Samus se encuentra con dos caras conocidas… para ella, porque uno de estos personajes es nuevo y el otro fue mencionado en un juego pero nunca le vimos la cara.

other_m_002El primero es Anthony Higgs, personaje nuevo; para los que recuerden los anuncios del juego, es el famoso tipo del “Remember me?” (“¿Me recuerdas?”), que hizo arquear tantas cejas. ¿Quién era este tipo? Pues resulta que es un compañero de pelotón de cuando Samus servía al 100% en la Federación Galáctica. Y nada más.

De los personajes “carne de cañón” del juego, es el único con el que te puedes quedar con el nombre, porque es el único soldado raso que intercambia más de dos frases con Samus. El resto de personajes del escuadrón son poco más que un nombre que no recuerdas. También es porque parece el único tipo al no querrías partirle la boca de una patada; vamos, que no es desagradable, aunque su manía de llamar “princesa” a Samus es incómoda.

Esta captura está sacada de contexto, pero resume bien lo que voy opinando sobre lo que veo.

Esta captura está sacada de contexto, pero resume bien lo que opino sobre lo que he visto.

El otro es Adam Malkovich, mencionado en “Metroid Fusion” como el jefe de Samus cuando esta servía en la Federación, y que solía referirse a Samus con un sarcástico “¿Alguna objeción, señorita?”.

Precisamente en “Metroid Fusion” Samus habla de Adam como un hombre al que admiraba, y que entre ellos había un respeto mutuo. De hecho, cuando en “Metroid Fusion” se descubre que la inteligencia artificial que ayuda a Samus en esa aventura es una copia exacta de Adam, más de uno se emocionó, a pesar de que no conocían a ese tal Adam. Eso era porque Samus lo tenía en muy alta estima y, claro, ¿quién desconfiaría de ella?

Esa es la imagen que, en principio, nos quieren ofrecer, incluso se da a entender que Adam se convirtió en una figura paternal para Samus, aunque el hecho de que las cinemáticas para apoyar esto se centren en la adolescencia de Aran, en la que era una niñata malencarada, no augura nada bueno. Menos aún cuando insisten en sus dificultades por ser tratada distina al ser una mujer, siendo víctima de las bromas de sus compañeros, bromas que le molestaban… pero cuando lo hacía Adam, en cambio, era incluso con ternura… según ella…

Esto no es, al menos en mi opinión, lo que uno espera de Samus Aran, un personaje cuyo sexo es lo menos importante. Y esto huele a chamusquina…

Samus ofrece su ayuda pese a las reticencias de Adam, aunque tendrá que seguir órdenes y no usar armas de gran potencia para evitar destruir el complejo y matar a los civiles que aún queden. Todo lógico, ¿no? Pero más tarde veremos decisiones de todo menos lógica que nos llevarán a comprobar lo que más de uno se teme: que Adam es un gilipollas de cuidado.

Y es que a lo largo de la historia, se ve claramente que Adam trata a Samus con un desprecio bastante irritante, unas veces en forma de indiferencia, en bastantes más con un desdén y una superioridad asquerosos. Uno puede pensar que es el resentimiento por ser Aran una desertora, por dedicarse a cazar recompensas y abandonar la Federación, pese a que ha hecho unos cuantos trabajos para la misma siendo autónoma. Pero se observa claramente que esto es algo más grave: Adam es así, incluso desde los tiempos de la Federación, y Samus está ciega ante semejante nivel de abuso. De hecho, se observa en Samus que empieza a lamentar haber abandonado el nido.

Adam es, sin tapujos, una persona tóxica. Incluso la propia Samus se da cuenta de que, de pronto, sus monólogos internos se centran en Adam, se encuentra muy preocupada por su opinión, por su visión.

Samus habla de que ningúns ser vivo debería ser usado como arma... "esa era la filosofía de Adam" lo chafa por completo.

En un momento tópico pero bien llevado, Samus reflexiona sobre por qué ningún ser vivo debería ser usado como arma… al rematarlo con “esa era la filosofía de Adam” lo chafa por completo.

Y aun así, en vez de dejar de obsesionarse con él (porque lo del bebé metroide no es suficiente y cada dos por tres vuelve a acosarla), sigue en sus trece. Aquí es donde el personaje de Samus tal y como lo imaginábamos más de uno se diluye en una niñata que busca la aprobación de un abusón, aunque eso signifique empezar a lamentarse de lo que ha sido durante todos estos años. Es un poco una bofetada al jugador de “Metroid”, diciéndonos que la verdadera Samus es esta y no la que ha explorado Zebes o SR388.

Porque ¿qué se puede decir de una relación en la que una de las personas le dice a otra que no use armas y equipamiento hasta que se lo ordene cuando ese equipo puede salvarle la vida? Se entiende el tema de las armas en el sentido de evitar bajas civiles (de haber civiles), pero ¿el equipo no ofensivo? ¿La protección que dan las opciones Varia y Gravity de su traje? ¿El salto espacial? ¡¿Cualquier cosa que le ayude y no sea letal?!

Para demostrar esto, hay una escena en la que Samus se adentra en una zona que recrea el interior de un volcán, con su lava y todo, lo que lleva a una temperatura altísima incluso para la armadura de Samus. En la saga “Metroid”, la opción Varia o Climática del traje le permite aguantar condiciones extremas (la opción Gravitatoria es más tocha en ese sentido), pero Adam no le autoriza su uso hasta que Samus está en el límite, en una zona rodeada de lava y siendo atacada por un monstruo gigante. Lo peor no es esa orden: lo peor es que a Samus no le importa su propia seguridad con tal de complacer a Adam, no toma la inciativa de desobedecer por salvar su propia vida.

other_m_005

Oye, Adam, igual esto se lo tendrías que haber dicho, no sé… ¡¿CUANDO IBA A ENTRAR EN ESTA ZONA?! Y tú, Samus, ¡¿QUÉ HA SIDO DE TU INICIATIVA?!

Esto, igualmente, es también una pobre decisión de guion y de diseño de juego en general para compatibilizar el hecho de que, como en todo “Metroid”, las actualizaciones del traje se adquieren poco a poco. Pero teniendo todas las actualizaciones desde el principio, nada tiene sentido cuando hablamos de las no letales.

Señores, como digo: Adam es un gilipollas integral y un abusón, mientras Samus es una niñata sumisa que le seguirá sin rechistar.

Y es increíble como Adam es tan tóxico que incluso el hecho de que haya un traidor en el escuadrón de Malkovich o que una superviviente, Madelaine Bergman, sea la clave de unas investigaciones ilegales que estaba realizando la Federación Galáctica se convierten en algo secundario. Estoy hablando de dos puntos importantes en la historia, que más tarde se resuelven con giros chapuceros, cuya presencia queda sepultada bajo la presencia casi omnipresente de Adam y cómo afecta a Samus dicha presencia. El peligro que supone este hombre es un lastre no solamente para Samus, sino también para toda la historia del juego.

Pero ya no es solamente Adam quien va cada vez más arruinando la historia: es la propia Samus, incluso sin la influencia de Malkovich, la que va acabando con lo poco que queda de dicha historia. Y de sí misma.

El momento más representativo, aparte del tema de Adam, que muestra el deterioro de Samus es la reaparición de Ridley; o, más concretamente, de su clon. En ese momento, Samus, que antes de este juego había derrotado, reventado y calcinado al enorme dragón casi media docena de veces (Ridley es conocido por volver a la vida, sea gracias a la tecnología o a poderes de otra dimensión como el Phazon), se acobarda ante la presencia de Ridley. Este miedo está simbolizado con una niña pequeña y miedosa, supuestamente la Samus que vio morir a sus padres.

other_m_006

La metáfora de la niña es tan real como se ve en esta captura.

Vamos a aclarar algo aquí: Samus sufrió un trauma porque Ridley acabó con la colonia en la que vivía y mató a sus padres. Eso traumatiza a cualquiera. Y tras muchos años, es algo que no se llega a curar, y aunque los juegos no lo muestren, está claro que la primera vez que Samus vio a Ridley tras tanto tiempo, aunque lo derrotara, le habría causado un impacto impresionante y le habría obligado a revivir un momento tan traumático de su vida.

Eso sería lógico la primera vez. A la quinta o sexta vez, el simbolismo de la niña ya no sirve. Un flashback rápido a la tragedia habría sido perfecto, algo que, mezclando el miedo y la ira, hiciera que Samus luchara contra su archienemigo, alimentada por la venganza. Pero, en vez de eso, se acobarda y tiene que esperar a que alguien, Anthony, la salve para reaccionar.

… Sí: hasta que viene un “caballero de brillante armadura” no hace nada…

¿Veis a dónde quiero llegar con todo esto?

Otro ejemplo: cuando Samus se encuentra sola, cuando no tiene comunicación con Adam, decide activar todos los componentes de su armadura e incluso se ríe de Adam con un “¿Alguna objeción, Adam?”. Lo triste de todo esto es que debe esperar a que se quede sin comunicación con el abusón para recuperar su confianza. Eso es lamentable.

other_m_007Y como curiosidad: cuando Samus descubre que en la estación espacial estaban recreando metroides, ¡Adam reaparece y le dispara por la espalda, haciendo que la armadura de Samus desaparezca (es una armadura que Samus ‘invoca’ con su voluntad, a fin de cuentas) y dejándola a merced de un metroide, totalmente desprotegida! Luego Adam acaba con el metroide y le explica a Samus que le disparó para que no se lanzara a una zona infestada de metroides que han sido modificados genéticamente para ser resistentes al frío, su única debilidad. En vez de avisar a Samus a grito pelado, pensó que lo mejor era pegarle un tiro.

Vamos a ver, “Other M”: ¡¿me estás diciendo que la mejor forma de evitar que alguien se lance de cabeza a una muerte segura es disparándole por la espalda?! Y si no llega a ser porque son Samus y su armadura, estaría más que muerta.

Es una buena pregunta, pero igualmente nos confirma que Samus sabía desde el mismo momento en que recibió el tiro que fue ÉL quien le disparó.

Es una buena pregunta, e igualmente nos confirma que Samus sabía desde el mismo momento en que recibió el tiro que fue ÉL quien le disparó.

Para colmo, Adam decide sacrificarse para acabar con la zona infestada de metroides, y Samus recupera la confianza en sí misma…

… gracias a la muerte de Adam.

… Me estáis siguiendo, ¿verdad? ¿Podéis imaginaros a dónde quiero llegar? Bueno, sigamos…

Samus al final descubre que el traidor ha muerto por causas desconocidas, que una Reina Metroide ha conseguido librarse y que la tal Madelaine Bergman es en realidad una androide, MB, que contiene una copia del cerebro de… agarraos… Mother Brain. Y la verdadera Madelaine Bergman trata de salvarla, y acaba siendo la que mata a MB.

El problema de todo esto es que la historia del juego no da la suficiente visibilidad ni al tema de Mother Brain ni al traidor. Son porciones de la historia que, como digo, quedan eclipsadas con la desagradable relación Adam-Samus, y son explicadas a trompicones, sin una resolución siquiera satisfactoria. No consigues entender las motivaciones de MB, ni las de la verdadera Madelaine, y tampoco sabes cuál era la motivación real del traidor, si hacía esto por cuenta propia o si alguien lo había contratado o qué. Todo se reduce a conjeturas, la mayoría salidas de la boca de Samus mientras piensa que Adam “el infalible” ya se habría olido la traición, los asuntos sucios de la estación espacial…

… Básicamente, si Adam no se hubiese sacrificado, él solito habría resuelto todo. ¿Es eso lo que quieres decir, “Other M”? ¡¿Es eso?!

Ah, y para terminar: Samus vuelve a la estación espacial para recoger el casco de Adam, el último recuerdo que le queda de él.

"Muy bien... Por cierto, Samus, la típica huida de un complejo a punto de autodestruirse la vas a hacer con el Zero Suit. Because FANSERVICE."

“Muy bien, ya tienes el casco… Por cierto, Samus, la típica huida de un complejo a punto de autodestruirse la vas a hacer con el Zero Suit. Because FANSERVICE.”

Y fin.

*respira hondo*

Como habéis estado viendo, más que una crítica a la historia que se plantea, que de por sí es bastante básica e incluso predecible, con giros tontos y poco desarrollados, es una crítica a cómo se ha planteado un personaje con tanta historia pero tan poco desarrollo, y su relación con alguien importante en su vida.

Y todo esto lleva no solamente a la decepción, sino también a la frustración. No es el tema de “esta no es la Samus que me imaginaba”, sino el tipo de Samus que es: sumisa y en busca de la aprobación de un oficial que muestra unas veces indiferencia y en otras abuso, que no duda en pegarle un tiro por la espalda para detenerla, que no se inmuta cuando la que fuera su protegida esté al borde de la muerte en una zona de lava porque no le sale de los cojones que active la opción Varia (y que encima Samus no tenga la iniciativa de saltarse las órdenes de Adam y salvar su vida).

Samus es la perrita faldera de Adam, Samus hace todo por Adam, incluso su valor recuperado se lo debe al sacrificio de Adam. Todo es por Adam, nada es por ella. Ella hará todo lo que su amo le diga.

Comparada con Mario, Link, Kirby o incluso los Pokémon, Samus Aran siempre ha sido una secundaria, tal vez esté únicamente por encima de los corredores de F-Zero, pero Nintendo parece no saber qué hacer con ella y, al final , ha pasado lo que ha pasado: “Other M” constituye el fin de un personaje, por mucho que cronológicamente le siga “Metroid Fusion”…

… Que por cierto, ¿recordáis que dije que el final de “Metroid Fusion” llegaba a la patata? Pues con lo que sabemos ahora de Adam se convierte en algo atroz, en algo terrible.

Puede que alguno piense que igual esté exagerando, pero un personaje con tanto potencial, que para muchos podía ser un ejemplo a seguir en personajes femeninos, que acabe convertido en esto… no, definitivamente no era lo que me esperaba.

… Pero mejor no me obsesiono más con esto. Quería sacarlo, desahogarme y lo he hecho.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

4 10 2014
Kalitro

Algo me habían comentado de lo de Adam, pero no sabía que llegase a tanto. Que le hagan bromas por ser mujer me parece absurdo en una sociedad supuestamente tan futurista.
Y lo peor es que ¿realmente hacía falta desarrollar tanto el personaje de Samus? Los Metroid nunca han tenido una historia muy profunda, sólo lo suficiente para dar un objetivo y una motivación. Y pese a ello son grandes juegos.

4 10 2014
John Wheel

Cuando empecé a jugarlo lo de que Samus le diera a la sin lengua y diera por saco cada cinco minutos con el bebé de Metroid me sudaba un poco la polla. Ya ha mil franquicias con ocho líneas temporales/universos/canones separados, así que no me costaba nada ignorar que fuera un poco idiota.

La jugabilidad mola y me lo pasé muy bien jugando, y el rollo ese de los soldados sin cara ni nombre muriéndose uno a uno en una estación abandonada en plan peli de acción de los noventa le daba ambiente. Era lo único que me importaba para disfrutar y es lo único que me sigue importando del juego. Por su parte, cada vez que Adam hacía el imbécil me lo tomaba como que no paraban de intentar meterme con calzador que era el verdadero traidor y no me di cuenta de lo bestia que era. Ahora visto todo junto y en perspectiva tiene tela. Eso sí, con lo del tiro por la espalda, los ataques de pánico de Samus y alguna mierda así flipé muchísimo.

Pero la segunda mitad de la historia. Ay, la historia. Que no has dicho nada de eso. La escena final con Mother Brain usando sus superpoderes telepáticos sacados de la nada y Higgs que se había muerto pero no entrando con una patrulla para tirotearla y se quita el casco y dice “Que soy yo :D”. Qué cosa más de telefilme de Antena 3. Lo peor es que lo predije, me lo veía venir, pero me repetía que era imposible. Que a estos guionistas les habían pagado. Que no eran críos ni adolescentes como en Axe Cop. Que la tía esa no iba a ser en realidad Mother Brain. Que no iba a desatar toda su furia y tristeza controlando la estación gracias a su conexión bluetooth. Que no iba a aparecer El Negro (c) que en realidad no estaba muerto con la caballería. Que no iban a abrazarse. Que no iban a intentar que empatizases con Mother Brain y te diera pena. E iba pasando. Y cada vez me lo creía menos.

El juego en la parte que es juego, de darle a botoncitos y subir puntos me gustó mucho y lo disfruté, quizás como juego de acción y no como Metroid, pero lo disfruté. Me gustó y lo volvería a jugar. Pero. Pero, pero. Eso. Telita marinera.

Ah, quizás te agrade saber que al final del primer Metroid Prime si te lo haces al 100% la recompensa es que Samus tras derrotar al monstruo final se quita el casco para respirar y observar la destrucción, final y descanso de Tallon IV y tiene cara de mujer normal con pelo de mujer normal. Y si te lo pasas en modo Nintendo Hard se desbloquea una galería con renders de la cabeza y ya.

28 11 2014
Adam Malkovich

Para mi es muy buen juego y me gusto que metieran a mas personajes y que pareciera pelicula porque en si eso era lo que le faltaba a metroid talvez no tantas escenas pero si le falta algo de platicas como en otros juegos y a mi si me gusta toda
Tal vez algunos no esten de acuerdo conmigo pero otros si lo estaran en fin tampoco es para exagerar no te gusto bueno no te gusto y ya pero tampoco es para exagerar y hacer un libro lleno de eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: