Memorias más allá del juego 7 a 12

19 07 2014

Hoy toca seguir con los otros seis episodios de la “saga” de Víctor Somoza en Joynet TV: “Memorias más allá del juego”. La serie de 12 episodios llega a su fin, y hay que decirlo, hay muchas y muy interesantes experiencias en los siguientes seis capítulos, igual que los hubo en los seis primeros de los que ya hablé.

Antes de proseguir, me gustaría soltar algo que, seguramente, vaya a tocarle la moral a más de uno…

En los vídeos en YouTube, la gente también aportaba en los comentarios con sus anécdotas (algunas muy interesantes), mientras otros se deshacían en halagos hacia la serie… y una buena parte bramaba porque casi nadie se quejara de los cabreos en “League of Legends” o la enésima muerte en “Dark Souls”, o por ver que personajes como Sora y Kefka no habían sido siquiera mentados. Lo típico, vamos, cuando tomas un grupo reducido de gente, no esperes que todos vayan a decir lo que esperes. Y más si no conoces a la mayoría. Cosas que pasan.

Ya cuando llegan a las descalificaciones e insultos a los entrevistados es cuando piensas que más de uno debería relajarse antes de comentar vídeos, que están con el ansia viva y el creerse que todos deberían conocer lo que ellos conocen. Pues para los que sois de cabreo fácil, haceos a la idea: no todo el mundo conocerá lo que conocéis vosotros. Que hay clásicos básicos, pero igual esos clásicos no causan tanto impacto en algunos aspectos. Es difícil pensar en ello, pero es así.

Vale, ya me he sacado la espinita…

Los siguientes vídeos y explicaciones contienen por mi parte un muchísimos-por-ciento más de Mass Effect. Avisados quedáis. Especialmente en los comentarios que complementan a los vídeos.

Así que… ¡vamos allá!

Episodio 7: La frase

“I’m Commander Shepard, and this is my favorite store on the Citadel” (“Soy el comandante Shepard, y esta es mi tienda favorita de la Ciudadela”) – Comandante Shepard en “Mass Effect 2”

¿Por qué esa frase? Ya que soy el único que no lo explica en el vídeo, os debo esa explicación…

Es, sobre todo, porque es una frase que queda tan fuera de lugar que te llega hasta lo más hondo. Hay que ponerlo en perspectiva: eres el salvador de la galaxia, te has enfrentado a los geth, has acabado con la amenaza de Saren, te has cargado al Soberano, te estás pegando con los Recolectores, vas a hacer lo posible para que los Segadores no se salgan con la suya… y en esto que llegas a la Ciudadela, y para conseguir descuentos en una tienda, tienes que decir que eres el Comandante Shepard y que esa es tu tienda favorita de la Ciudadela.

Y lo haces en varias tiendas distintas. Y en todas suena el mismo mensaje con tu voz. Que no te hayan corrido a gorrazos por mentiroso es un milagro.

También quiero añadir aquí, aprovechando mi egocéntrico rincón de Internet, esta otra frase, esta vez de “Street Fighter Alpha 3”:

dan-king-of-fighters

Alguien dirá que “Odio el arte de la lucha, pero quiero ser el rey de los luchadores” es una absurdez. Digna de Dan Hibiki, sí, que es quien la suelta. Pero es el significado, en inglés, para los que nos empapamos con juegos de lucha lo que hace que su gracia sea más grande.

“Art of Fighting” es el juego de lucha de SNK que más copió el estilo de “Street Fighter II”, hasta el punto de que sus protagonistas utilizaban el Kyokugen, un estilo de kárate sospechosamente parecido al Ansatsuken de Ryu y Ken, y además uno de los protas es Ryo Sakazaki, de aspecto mezcla de Ryu y Ken…

… Y “King of Fighters” es… ya sabéis… la GRAN saga de lucha de SNK con permiso de “Fatal Fury” y “Samurai Showdown”… hasta le dediqué un artículo a ese juego lleno de amor y guantazos que es KOF  XIII.

Bueno, ahí está la coña: es una colleja de la vieja Capcom a la vieja SNK. Una colleja con cariño, claro. Algún día puede que haga como con “World Heroes” y rescate y amplíe aquel artículo sobre Dan que hice para Lost Levels… Y así igual entendéis mejor a este personaje.

Episodio 8: La tristeza

La escena del fósforo blanco de “Spec Ops: The Line”

Ya os hablé en su momento de este juego. Es un juego que bajo su apariencia y mecánica de juego de tiros en tercera persona, las cuales no destacan mucho, esconde una historia que te muestra la cruda realidad de un conflicto bélico (o equivalente), de cómo las cosas pueden torcerse tanto, de cómo hasta el Delta Force más agerrido puede sucumbir a sus remordimientos y locura…

La escena en la que el juego muestra su verdadero rostro y directamente te da LA HOSTIA (así, con todo en mayúsculas) es esta: disparar fósforo blanco contra los que tú consideras tus enemigos. Creo que más de uno sabe lo que hace el fósforo blanco, ¿no? Esa lluvia de fuego letal. Imaginad los estragos que puede causar y cómo el juego no se corta en mostrar lo que pasa realmente.

4-morality

Aquí no hay cadáveres que desaparecen como si nada hubiese pasado. Aquí ves lo que has hecho, y el juego se regodea en ello. Muestra que todo tiene sus consecuencias, los personajes acaban esa escena cabreados entre sí y consigo mismos ante lo que acaban de hacer, y tú… estás sin fuerzas…

Ese fue el momento en que me detuve. Aquello me había afectado tremendamente. Había pasado por toda clase de experiencias en videojuegos, casi lloro con LA escena de Mordin Solus en “Mass Effect 3″… Pero aquella escena de “Spec Ops: The Line” me dejó tocadísimo, sin saber cómo seguir, si podía siquiera afrontar el juego tras lo que acababa no solamente de ver, sino de hacer. Porque yo hice eso. Y es algo que todo aquel que juegue lo vivirá.

Y el juego sigue con más bofetadas dialécticas, metafóricas y casi literales, pero ese, ESE momento… es el que lo marca todo.

Episodio 9: La risa

En este no salgo, pero da igual, os explico…

La comida y otros enseres en los beat’em up.

“Final Fight”, “Knights of the Round”, “Shadow over Mystara”… Todos estos beat’em up se han tragado nuestras monedas sin compasión. También nos enseñaron que las gentes de grandes urbes como Metro City son capaces de tirar comida recién hecha, joyas y dinero al cubo de basura más próximo. Y luego piensas que igual se merecen una visita de los chorizos de Mad Gear, por idiotas.

Pensadlo bien: lleváis a un luchador aguerrido (sea un chaval de la calle, un ninja con deportivas, un alcalde con bigote que va a pecho descubierto…) por las calles de la ciudad, eliminando a los matones a base de puñetazos, patadas y golpes de tubería. Hay que recuperar vida, porque los golpes de los enemigos y el cansancio se notan, así que aporreas un cubo de basura y aparece un sabroso pollo recién asado.

Final-Fight-Roasted-Chicken

Un. Pollo. Asado. En. Perfecto. Estado. En. Un. Cubo. De. Basura.

Quiero que penséis en ello, porque es TREMENDO. Es un clásico de los videojuegos, y yo cada vez que pienso en ello muestro una sonrisa cómplice, porque yo he manejado a Haggar, a Blaze, al mismísmo Rey Arturo, y he ido encontrando comida y joyas de los lugares más insospechados. Porque nunca sabes dónde han puesto la comida los ciudadanos o a saber qué otras mentes enfermas que no saben para qué sirve la comida han decidido que el tonel enfrente de casa es un buen lugar para dejar el pollo que acaban de cocinar, que nadie lo va a pillar ahí, oculto entre la mugre que habrá en el barril de marras.

Y es una tradición videojueguil que sobrepasa fronteras y géneros. Si no, que se lo digan a Booker en Columbia. He aquí la “versión Markoa”:

136829355665

Y ya que estoy con el tema de risas y he dicho que en este artículo sale más “Mass Effect” del que os podáis permitir…

Episodio 10: El personaje

Precisamente de personajes favoritos no ando corto. Me chifla (¿se sigue diciendo?) el estilo de perdedor carismático de Dan Hibiki; me fascina la maldad de Kefka Palazzo; me encanta el estilo villanesco y sarcástico de GLaDOS; me río lo mío con Guybrush Threepwood; puedo apreciar a la luchadora debajo de la fría mercenaria Leona Heidern; me impresiona lo retorcida que puede ser Yukari Yakumo; me divierte la sádica Patricia “Peacock” Watson en su deambular por las calles de New Meridian; es increíble lo buen amigo que puede resultar un turiano como es Garrus Vakarian…

… Pero al final he caído rendido ante ella…

Tali’Zorah nar Rayya/vas Neema/vas Normandía, de la saga “Mass Effect”

Tali_ME_Core

En la saga “Mass Effect” tenemos, a todas luces, un plantel de personajes amplio. Dichos personajes cumplen funciones sencillas como vender cosas, soltar improperios, ofrecer misiones, darte un par de charlas, hacerte reír un poco, y ligarte a la persona adecuada (o no). Claro, los personajes son un poco más complejos que eso, pero a pesar de lo mucho que me gusta la saga, no te puedes quitar el tema de que es una aventura conversacional (y casi un eroge) intercalado con disparos y salvar la galaxia.

Y en un juego en el que los personajes humanos interesantes se pueden contar con los dedos de una mano (o con alguno de la otra mano, a lo sumo), ya que la mayoría son anodinos o representan lo peor de nuestra especie de una forma u otra…

… Donde sigue habiendo una visión un tanto antropocéntrica, a pesar de que las especies en general y personajes en particular (Garrus Vakarian, Urdnot Wrex, Mordin Solus e incluso Legión el geth) son muchísmo más interesantes que nuestro ombliguismo humano…

… Donde varios personajes femeninos, especialmente los que te acompañan en el pelotón, parecen más centrados en entrarte por los ojos que en ser interesantes de por sí…

… Tali la quariana resulta ser una grata sorpresa.

Tal vez sea por el hecho de que con Tali hay un reto: no pueden jugar con el atractivo físico como sí pueden hacer con el resto de mujeres… lo cual, en fin, es cuestionable, ya que un personaje es un personaje, independientemente de su sexo, orientación sexual y especie. Pero vamos, que Tali, al ser quariana, tiene un sistema inmunitario tan débil que un resfriado puede matarla. Va totalmente cubierta con su traje protector y apenas tiene curvas (aunque han intentado enfatizar sus caderas a partir del segundo juego), así que la gente de Bioware se tuvo que currar la personalidad del personaje para que interesase.

Así, Tali es esa chica inteligente, orgullosa de ser quien es pero sin que se le suba la cabeza, que trata de explicar cómo es su gente pero no es tan cabezota como pueda parecer visto lo que idolatra a su propio pueblo (ya depende de tus decisiones, puede cambiar su punto de vista sobre el tema quarianos-geth… gracias también a Legión…), y que incluso tiene su lado tierno en el que se corta un poco más, pero con la que conectas. Es una chica sin malicia (aun cuando veas cosas de la sociedad quariana que ella defiende y que son muy cuestionables), es una buena persona con la que congenié casi al instante, con la que me divertía, sufría, padecía… y casi lloraba. Además, junto a Garrus es de los mejores personajes que ofrece la saga, ambos son como esos colegas de los que nunca quieres separarte, jamás de los jamases, de hecho estaban siempre en mi equipo…

… Luego ya está el tema de cómo de acertados son los juegos en sí, pero en personajes, Tali y Garrus, un 10.

Episodio 11: El juego abandonado

“XIII”

Este juego es lo que se podría decir “un juego infravalorado”. ¿Lo está? Probablemente, pero el problema de este juego es que… no aporta nada. Es más, voy a decir que “XIII” es “el Goldeneye del todo a 100”. Y no me bajo del burro.

“XIII” está basado en un cómic francobelga del mismo nombre. El protagonista sufre de amnesia y debe luchar no solamente para recuperar su identidad, sino también para destapar una serie de conspiraciones. Lo cual, vamos a decirlo claramente, no es un argumento muy original, pero sí atractivo.

El juego tenía, por lo que la publicidad decía, tres atractivos: el estilo cell-shading, que lo acerca al cómic original, y lo digo como algo bueno; el doblaje español, con Ramón Langa poniendo voz al protagonista, de bastante calidad y profesionalidad; y el multijugador, del que se dice que recuerda a lo mejor del “Goldenye”… no sé, en la época tener una conexión decente o que en la intranet alguien tuviera también el juego eran de díficil a imposible, así que ni idea sobre el multi…

XIII_game

Hay que reconocerle que sí, tiene unos toques curiosos… como esas viñetas para que te quede claro que le acabas de dejar al enemigo un recuerdo en su cabeza.

… Sin embargo, como digo, el juego no aporta nada. Ni siquiera mejoras. Vamos, que no es como lo que es “Skullgirls” a los juegos de lucha, que aunque no innove ofrece mejoras muy sustanciosas sobre una base más vista que el TBO…

No: “XIII” es un juego realmente anodino, un juego que aunque va únicamente con la intención de entretener y contar una historia en primera persona, no consigue la inmersión del jugador en este mundo, y como digo el argumento es atractivo, pero no te hace sentir parte del mismo. Y jugablemente, es como cualquier FPS genérico, sin siquiera molestarse en ofrecer algo que realmente te diga que está bien, que destaca.

Igual es la sombra de “Goldeneye” la que planea encima de este juego. Tal vez sea eso. O igual es el hecho de que con “Half-Life”, tanto 1 como 2, el listón se había vuelto a poner muy alto.

Os hablaría también del “L.A. Noire”, pero todavía no sé qué hay exactamente en ese juego que me hiciera dejarlo criando telarañas sin soltar un categórico “falla en todo menos en la ambientación”…

Episodio 12: El final

“Batman: Arkham City”… y aquí llegamos a lo que podría ser una polémica… Tras hablar de sagas reconocidas, de juegos desconocidos u olvidados… ¿Resulta que mi final favorito es el final de un juego basado en una franquicia de cómics? ¿Aunque sea en algo como Batman? ¿En serio?

Pues sí, en serio. El final de “Arkham City” te muestra, con pocos minutos y palabras, una relación de décadas entre El Mejor Detective del Mundo y El Príncipe Payaso del Crimen. Batman y El Joker. Cara y cruz de la misma moneda. Dos personajes tan distintos y, sin embargo, tan complementarios.

El final, por supuesto, no es solamente esos pocos minutos, sino desde que Batman entra en el teatro para la batalla final, desde ese momento vemos la tensión entre ambos, y vemos también cómo esa relación entre héroe y villano se mantiene hasta el final… hasta el trágico final…

Esos minutos finales son la manera en que el guionista Paul Dini ve esa relación entre héroe y villano. Confiaba en su buen hacer, y no me defraudó.

Y aviso, el siguiente vídeo es un señor destripe…

… ¿Listos? Vale…

¡Ahí va!

Ya os he avisado…

Batman cargando con el cuerpo sin vida de El Joker, que ha sucumbido a la enfermedad del suero Titán de “Arkham Asylum”, después de condenarse a sí mismo. Batman estaba dispuesto a salvar a su némesis, pero el propio payaso acabó cavando su propia tumba al no controlar su obsesión con el murciélago (y eso que Batman también tiene su obsesión con El Joker). Y aun así, muere con una sonrisa, como debe ser. Porque El Joker no merece menos.

La escena, además, se completa con Harley Quinn destrozada y con el comisario Jim Gordon exigiendo respuestas y encontrándose solamente con el silencio del justiciero. Esta escena final es breve, pero muy grande para una relación de años y años entre héroe y villano. Y viene de un videojuego.

… Aunque claro, guionizado por Paul Dini y magistralmente interpretado por el dúo Kevin Conroy/Mark Hamill, ¿cómo no iba a ser un finalazo? (Olvida la batalla decepcionante del final del “Arkham Asylum”, olvida la batalla decepcionante del final del “Arkham Asylum”, olvida la batalla decepcionante del final del “Arkham Asylum”…)

BONUS: EL videojuego

“Megaman 2”

Cualquiera que me conozca sabe que tengo varias pasiones en los videojuegos: la lucha, las plataformas, las quarianas… y Rockman. El robot azul de Capcom, el cual ha sido relegado al ostracismo por su propia compañía y parece que Nintendo quiere darle mucho más amor con su sola aparición en el nuevo “Super Smash Bros.”.

Uno de mis plataformas favoritos (con permiso de los juegos de Rayman… sin Rabbids, obviamente), también la saga clásica de Megaman ha sido la que me hizo aprender a base de golpes que los juegos más difíciles deben ser estudiados, para mejorar tu forma de jugar y acabártelo cuando antes te frustraba morir y morir y morir… Donde ahora tenemos un “Dark Souls” o un “UnEpic”, antes teníamos un “Ghouls n Goblins” o un “Megaman”.

“Megaman 2” mantuvo todo lo bueno y corrigió todo lo malo del primer juego: una banda sonora mejorada, un juego más atractivo gráficamente para los tiempos de la NES, una dificultad mejor ajustada (además, la versión occidental tenía una dificultad normal, más asequible, y la difícil del original japonés), retos más gratificantes, nuevas armas… Asentó todo lo que sería un buen juego del Bombardero Azul para el futuro, incluso para otras sagas como X y Zero. Y eso que aún quedaban por llegar Protoman y Rush, pero se ve claramente en este juego qué es lo que quería hacer Capcom, y concretamente Keiji Inafune.

Diversión, robots, armas interesantes y con más usos que el de únicamente destruir (aunque bueno, en el primer juego ya tenían alguna utilidad más allá de aniquilar robots), una de las mejores fases del castillo del Dr. Wily (con su MUSICAZA), Robot Masters carismáticos (admitámoslo: solamente Gutsman molaba entre los seis originales)…

Es una lástima, sin embargo, ver que la saga de Rockman no haya llegado con buena salud a nuestros días, que más de uno viva únicamente de la nostalgia (especialmente los fans de la saga Legends), que los fans del robot azul seamos en realidad tan pocos, que Capcom parezca reírse en cara de todos los que realmente disfrutan de este personaje…

Ahora lo más que queda y que le dé dignidad a Megaman es “Super Smash Bros.”, mientras que Inafune quiere crear un sucesor espiritual, “Mighty No. 9” que, por desgracia, me causa cada vez peor impresión a medida que pasa el tiempo, porque parece que, más que evolucionar, quiera estancarse. Y ese no debería ser el legado que deja la mejor creación del Dr. Light.

Y así termina “Memorias más allá del juego”. Y sí, hay juegos que bien podría haber mencionado por aquí: que si “Ascendancy”, que si “Final Fantasy VI”, que si “Skullgirls”, que si “Beyond Good & Evil”…

… Bueno, si hay una segunda temporada (por así decirlo) y yo estoy en ella, puede que mencione a alguno de estos… y puede que mi intervención sea menos sosa.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

21 07 2014
John Wheel

Si se trata de momentos intensos y emotivos la elección está clara: Astro Boy Omega Factor. A ese juego sólo le falta hacerte mejor persona. Pero el momento concreto que todavía me da una punzada es cuando en el Wind Waker, caída la noche y con una preciosa melodía de arpa, Medli, quien es tan sólo una niña,
descubre su destino y que debe decirle adiós al mundo para convertirse en sacerdotisa y pasar el resto de sus días en uno de los templos. Y pasa por el cielo su amigo que le trae una flor y ella decide irse antes de que aterrice para no tener que despedirse y hacerle daño. Fabuloso.

He tenido mis risas con aventuras gráficas, Metal Slug, Wario y otros juegos que añaden comedia y chorradillas para acentuar su personalidad y su diversión. Pero sin duda con lo que más me he reído es jugando a Pottermore, Soleil, algún jRPG, alguna VN o un roguelike al mismo tiempo que lo comentaba con otras personas soltando cascarrillos y contando las chorradas que hacía.

Todavía me acuerdo de cuando en el brogue estaba hasta las narices de que me robasen los monos, encontré un cetro de fuego en las primeras plantas y lo usé para disparar al primer mono que vi. Y le pegué fuego a la hierba. Y luego a mi ropa. Salí corriendo pero el incendio me rodeaba impidiendo que me apagase y no había agua cerca. Decidí beber pociones al azar para ver si había una de curación o de inmunidad al fuego y me tocó una de descenso. Abrió una sima bajo mis pies, me precipité contra el piso de abajo de la cueva y me partí el cuello. O la vez que un mono me robó, le perseguí, se metió en un callejón sin salida y cuando me iba acercando bloqueando el paso el cabrón abrió una puerta secreta y se piró con mis cosas. O cuando gané de mascota una salamandra de fuego y se metió a pasear en un pantano lleno de gases inflamables.

Para mí estos juegos procedurales que fabrican sus propias historias me parecen los mejores para reírse, sobre todo si puedes contarlo. Un día aprenderé a jugar al Dwarf Fortress y probaré el verdadero Losing is !!!FUN!!! Igual que los que te dejan hacer el gamba y tirar por donde te de al gana, me dejas un Princess Maker 2 y un colega y yo soy feliz.

Un personaje genial en los videojuegos para mí es Iji
. Es una chavala en medio de una invasión alienígena que sólo quiere que todo acabe y que tiene que aprender a asesinar para sobrevivir. Su personalidad se va desarrollando de formas diferentes según lo que hagas y es un gustazo verla evolucionar o descubrir ciertos problemas mentales. En general ese juego tiene personajes muy interesantes. También me quedo con Count Bleck, el villano de Super Paper Mario, porque resulta que al final no es un villano. La emotividad del personaje y el finalazo que tiene son geniales y muy a tono con el rollo de cuento infantil que tiene el juego haciendo que llegue a la patata. Por último menciono Violet, la narradora y novia de el/la jugador/a de una aventura conversacional del mismo nombre. La jodía describe lo que haces y lo que te rodea muy a su manera radiando carisma y personalidad soltando chistecitos y llamándote monerías. Acabas adorándola.

Juegos a medias de un tiempo a esta parte tengo muchos, sobre todo a medida que me meto en más y más webcómics. El que se ha convertido en una broma recurrente de mi biografía es Chrono Trigger
, que llevo años con él y todavía no he pasado de la mitad. Si no es porque me pongo con otros juegos es porque pierdo partidas o simplemente soy escoria y me olvido de seguir jugando. Pero me lo pasaré, me gusta demasiado y es una broma demasiado larga ya. Con A Link to the Past me pasa parecido, pero es menos exagerado.

Xenoblade
es una maravilla. Le metí veinte horas e hice varias misiones secundarias y ni salí del pueblo del inicio a visitar la primera ciudad a que me dieran la primera misión principal. Así de grande es. Puedes encontrarte hasta a un jefe de nivel 30 escondido a base de indagar a unos cuantos metros del lugar en el que empieza el prota. Y encima con ciclos de horas y con decenas de NPCs en las ciudades cada uno con sus rutinas que les llevan a un lado o a otro. Tuve que dejarlo parado porque ahora simplemente no puedo darle la atención que merece. El que dejé parado voluntariamente es Final Fantasy 8 porque todas las mujeres son subnormales y el prota tiene la profundidad de un charco. Y los hombres que quedan tampoco son mucho mejores. Me lo prestaron, lo devolví sin acabar y nunca he tenido la intención de ver el resto.

Finales hay muchos, y cualquier juego con una historia mínimamente buena que te haya enganchado te va a emocionar con el final. Así que yo tengo que elegir unos que no son los más bonitos o emocionales pero son diferentes a lo que uno espera. Out of this World/Another World es una aventura de ciencia-ficción en la que un científico alfeñique se teletransporta por accidente a otra dimensión, le meten de esclavo en unas minas y escapa. Y eso es todo. No salvas al mundo. No derrocas el sistema de castas. No vuelves a casa, porque para empezar es imposible. La historia del juego es la historia de cómo corres por tu vida huyendo por recovecos o escondiéndote de guardias o aprovechándote de tal máquina o de tal animal para poder cruzar tal sitio sin que te maten. Cuando te metes en el pellejo del protagonista lo vives y sientes esa otra forma de narrar de los videojuegos en los que se trata de lo que haces, no de lo que descubres.

El final cargado de adrenalina tras correr, correr, correr, con soldados pisando los talones, sin saber nunca a dónde vas, sólo actuando por instinto hasta que consigues escapar de la ciudad y eres libre es único. No eres un héroe ni ganas nada, de hecho el final es agridulce por cierto detalle que no quiero joder, y eso creo que lo desmarca mucho dentro de los videojuegos. No es el más grandioso, pero no carece de cierta épica.

Los finales de los No More Heroes y Killer7 me gustan porque te dejan con cara de idiota y estás varios días pensando en qué significan. El que más te deja con el culo torcido es Killer7, porque te llenan el juego de cosas que parece que no tienen que ver con la trama principal o que estás seguro de que son otra cosa. Te pasas todos los niveles recibiendo informes sobre un personaje que al más puro estilo Godot ni siquiera hace acto de presencia. Hasta que te enteras de qué pasaba de verdad, que todo este tiempo estabas descubriendo una trama que no sabías que estaba ahí y comienzan a encajar todos los detalles y simbolismo que apuntaban a las revelaciones finales y dejabas pasar como meras peculiaridades. Pero qué voy a decir yo, que soy fan horrible de Evangelion o Paranoia Agent.

Y me temo que yo no puedo elegir un juego. Si digo Doom me acuerdo de Megaman 2, y entonces me acuerdo de Oboro Muramasa, lo que hace que me acuerde de FTL, ¿y cómo puedo olvidarme de Super Metroid? ¿Y no dices Baten Kaitos? Qué poca vergüenza.

Ha estado chulo el documental este, muy curiosillo con la forma en la que se ha hecho mostrando la parte artística del medio por cómo pasa formar parte de nuestro bagaje. El final ese del Arkham imagina si está bien hecho que ni he tocado el juego y me ha encantado.

21 07 2014
John Wheel

Joder, qué raro sale el texto si lo copias y pegas desde un procesador de textos.

21 07 2014
Chuck Draug

Yo te pongo un monumento por el tocho-comentario. No, en serio, me ha encantado tu disertación (la del post anterior también, pero esta mucho más).

Lo de abandonar juegos por no tener tiempo también ocurre, de hecho el KOTOR se me quedó por ahí porque no le dedicaba bastante tiempo… luego ya fue que se me olvidó retomarlo. xD También el Amnesia podría ponerlo de abandonado aposta para luego retomarlo, pero no sé… es que el XIII se me atragantó cosa mala.

Y las culpas del final del Arkham City al señor Paul Dini, por supuesto. 🙂

26 07 2014
“Behold the glory of Saikyo!” | El muro de Charlie Draug

[…] os dije en el artículo de “Memorias más allá del juego 7 a 12″, quería rescatar y ampliar un artículo de Lost Levels sobre este personaje, que se encuentra […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: