Referencias y cameos

17 05 2014

La semana pasada estaba hablando de la “Generación Fanhunter”, de cómo los narizones de Cels Piñol se podían considerar uno de los referentes principales a la hora de hacer humor referencial entre los frikis (me duele cada vez que digo la palabra, pero no sé qué sinónimo adecuado usar) españoles. También comenté algo de que podría ser o no que hablase del tema de referencias y cameos.

Al final he decidido que sí, que mejor hablar de ello. También es cierto que me ha ayudado a tomar la decisión el podcast de “Otro Estúpido Podcast Sobre Webcómics”, en concreto el nuevo formato de los Colacaos. Más en concreto, este programa sobre cameos.

Vale… ¿Qué entedemos por humor referencial y por cameo? O, al menos, lo que yo entiendo…

  • El humor referencial es el chiste basado en, como su nombre indica, la referencia a lo ajeno. El hacer un chiste sobre algo que ya existe, ya sea en plan parodia, ya sea en plan ridiculizarlo para expresar tu opinión sobre esa cosa… Es el “es gracioso porque existe”, por resumirlo.
  • El cameo, por su parte, es la aparición en una obra de un personaje ajeno a la misma. Ese personaje puede ser un famoso, un amigo, personajes de otra obra o el propio autor (esto además se denomina autoinserción). Así de sencillo.

Ahora que hemos situado ambos conceptos, ¿está bien emplearlos? ¿Hay una forma de “hacerlo bien”?

No os voy a mentir: no sé cómo hacer bien ni el humor referencial ni los cameos. Tengo mi experiencia sobre el tema, y mis opiniones y conclusiones, pero no puedo decir categóricamente que tengo la solución a vuestras historietas con referencias a videojuegos y cameos de personajes famosos.

¿Qué lleva a hacer humor referencial o un cameo? Se pueden buscar bastantes razones para decantarse por ello: por agradar al público, porque quieres rendir homenaje a algo que te gusta, porque crees que puedes hacer una coña con un personaje o situación conocidos de otra obra, porque no te gusta y quieres cebarte con ello a base de hacer chistes sobre sus fallos, porque simple y llanamente quieres llamar la atención y esto parece lo más fácil y rápido de hacer… Son razones que uno emplea como justificación.

Ahora bien, uno puede pensar que hacer una referencia o sacar a un personaje famoso es sencillo. La teoría es sencilla; la práctica es menos agradable.

Este humor referencial, estos cameos no deberían, a menos que te centres en ello, pasar de ser una pildorita, un pequeño guiño. Si, sin embargo, te centras en esta clase de humor, más te vale hacer referencias a obras que tengan cierta atemporalidad porque te puedes ir preparando para lo que está por caer… y suerte si consigues dar con una referencia universal.

El gran problema tanto del humor referencial como de los cameos está en que el espectador debe conocer la referencia. Necesita un conocimiento previo que no es seguro que tenga. Esto dividirá ya el público en dos: los que saben a qué te refieres y los que no. Pillar la referencia, eso sí, no te garantiza las risas, igual te garantiza las collejas. Ídem con los cameos, y más si abusas de ellos.

Es decir, que ya estamos limitando sobremanera el público al que nos queremos dirigir. Yo soy el primero que dice que tienes que hacer lo que te apetezca, pero también que debe ser consecuente con lo que decidas. Y como digo, con las referencias ya estás corriendo el riesgo con las personas que no la conozcan, se queden extrañadas e incluso se sientan incómodas, como que se están perdiendo algo. Que es, efectivamente, lo que pasa: no hay una transmisión de información completa, presupones algo que no es seguro.

Y si abusas, peor que peor. Y lo sé porque hablo con conocimiento de causa…

Sí, sé lo que estáis pensando: “¡oh, otra vez va a hablar de su viejo webcómic y a echar mierda y bla bla bla!”, pero ya he hablado de eso tantas veces que lo único que quiero añadir al tema es lo siguiente:

Yo no metía referencias ni cameos por “jiji, jaja, queredme” ni tonterías así, sino porque siempre he sido así de meter personajillos que conozco, porque me hacen gracia, porque me gustan (no hay otra explicación para ver a Lobo y Masacre en el webcómic), por influencia de otros autores que también lo hacían… por lo que sea, ya digo, hay muchos intentos de justificarlo.

Como decía, tenemos el problema de que el espectador necesita conocer el origen de la referencia para pillar el chiste o para identificar el cameo, y también está cuando lo conviertes en una práctica habitual. Se resiente muchísimo.

Basar tu humor en referencias todo el rato, esperando a que suene la flauta a algún espectador, o convertir tu cameo, tu guiño de fondo, en un secundario de lujo o incluso en cuasi-protagonista… Entonces es cuando te das cuenta de la mierda en la que estás, si es que te das cuenta de que estás en un buen lodazal.

No todos tenemos epifanías después de tanta mierda, no todos somos conscientes de nuestros fallos. Cosa que está muy fea, la de no ver tus fallos, pero le pasa a bastante gente.

Solamente tenéis que mirar a los que hacen las “movies” para ver un ejemplo de su mal uso y abuso y de cómo sus creadores pasan de ver sus fallos. Las “movies”, esas parodias con chorrocientas referencias a cosas que suceden en la actualidad estadounidense y que a los dos días ya huele a rancio… aunque ya huelan mal de primeras. Su problema está en eso, en el “es gracioso porque existe”, en meter cameos porque sí, porque queda gracioso (o eso dicen) meter a Iron Man o a Miley Cyrus en una película con un humor que hace parecer sofisticados a Terrance y Philip (¡argh, una referencia!). No tienen identidad alguna como obras a secas, y abusan de las referencias con una clara fecha de caducidad.

No es como si parodiaran los tropos de un género, como hacían películas tales como “Aterriza como puedas” o la saga “Atrápalo como puedas” (los “como puedas”, esas maravillas de las traducciones de películas al azar), o cómics como los dos primeros del Supergrupo. Evitan abusar de las referencias, utilizan algo propio, los cameos están ajustados… y esto al final los hace válidos tanto como parodias como siendo obras independientes. Porque en los casos buenos, no hace falta saber de qué películas, novelas, tebeos o clichés se ríen porque toman algo que es, por así decirlo, universal, y no abusan de ello porque también lo combinan con su propio humor absurdo… Hay un cierto equilibrio que ayuda a que se mantengan.

Pero también, y ya lo he comentado, es verdad que saber si una referencia va a ser o no universal es una lotería e igual los buenos casos son más fruto de la suerte que de otra cosa.

Y ya os digo: en teoría, debería ser fácil desprenderse de las referencias y los cameos para ponerse con otras cosas. En la práctica, lo que resulta fácil es caer en la referencia por la referencia, en el cameo por el cameo, en abusar, en “cuando haces pop, ya no hay stop” (¡mierda, he colado otra referencia!), porque no sabes salir de ahí. Estancarse es lo peor que te puede pasar, y más con un recurso tan aparentemente facilón, y más aún si estás tan ciego que o no lo ves o no quieres verlo.

Estas cosas no deben pasar de un guiño o de algo que esté elaborado y con sentido. Sí, sé que suena extraño decir que un cameo o un chiste referencial estén elaborados o tengan sentido, pero lo que vengo a decir es que tenga una razón de ser, que no lo hagas por hacer o porque no sabes hacer más cosas.

Al final, más que una forma de expresarte, si abusas de ellos, son una carga inútil. No digo “barre las referencias y los cameos de tu existencia”, sería hipócrita por mi parte, pero sí que haya un control. Son guiños y no deben cargarse lo que uno esté haciendo. Son un adorno y deberíamos parar ahí…

… antes de que vaya a peor.

Anuncios

Acciones

Information

One response

18 05 2014
Referencias y cameos

[…] Referencias y cameos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: