The Becquer’s Guide

26 04 2014

No suelo hablar de webseries. De hecho, ni siquiera he hablado por aquí de los “abridged series”, esas series humorísticas que redoblan “Yu-Gi-Oh!”, “JoJo’s Bizarre Adventure” o “Dragon Ball Z” (con un nivel muy profesional, todo sea dicho). Pero hoy no hablaré de ellas. Ni siquiera creo que lo haga algún día de estos, porque sé perfectamente que es un tema poco interesante, aunque de cosas menos interesantes he hablado, así que ¿quién sabe?

Hoy, sin embargo, me quiero detener a hablar de una webserie española: “The Becquer’s Guide”... sí, tiene título en inglés, lo sé, pero bueno, “La guía de Bécquer” tampoco suena mal… iré saltando de un nombre a otro si eso, que tampoco me cuesta.

La descubrí un poco de casualidad, por una promo en el podcast Rotoscopia , y lo que me sorprendió fue que la promo la locutase el buen Claudio Serrano. Y, más tarde, volvió a mi vida esta webserie (sí, olvidé la promo rápidamente, así de vago puedo llegar a ser) porque Mirian necesitaba que le ayudara a entintar unos fotogramas para los vídeos de antecedentes de la segunda temporada de la serie. Yo no tenía prácticamente idea del tema, ya digo, escuché la promo y me sorprendió más el actor de doblaje que lo que contaba, y temiendo comerme spoilers mientras entintaba fotogramas decidí verla de una vez por todas…

… Y pese a sus limitaciones, hay que decirlo, la primera temporada me resultó interesante. La segunda temporada es mejor en muchos aspectos, eso sí, se nota la experiencia, y está en camino la tercera, con un crowdfunding para sacarla adelante. Ya os daré por saco con esto al final.

Ahora bien, ¿qué es exactamente “La guía de Bécquer”? Pues…

Vale, tú, el que ha hecho el chiste con Gustavo Adolfo, ¡vete al rincón de pensar cinco minutos y luego vuelve! … Bien…

Como ya he mencionado, es una webserie española, del tipo “found footage” (vamos: cámara en mano, a lo “El proyecto de la bruja de Blair”). Obra de Fernando Bermejo y Manu Franco, trata de llevar el tema de los fantasmas a una nueva perspectiva. Esto me resulta interesante, y más habiendo leído el cómic “El Velo”. Me gusta que no se queden en lo típico y que traten de darle un nuevo giro a los fantasmas. Y esta webserie consigue montarse su propia mitología acerca de fantasmas y planos de existencia.

No me equivoco al decir que este es el punto más fuerte que tiene la serie: su mitología. Una mitología que nos va revelando el protagonista, Daniel Bécquer, en las dos temporadas que hay de momento. Sus explicaciones consiguen no solamente intentar explicar estos líos de fantasmas y planos a sus acompañantes, ignorantes de la situación, sino también a nosotros, aún más ignorantes. El punto de vista de la cámara ayuda a que uno se sumerja más.

Pasando por cada una de las temporadas, uno no puede evitar ver una gran diferencia entre la primera y la segunda temporada. Una diferencia, un salto, para bien.

La primera temporada fue rodada utilizando en gran parte la improvisación. Es decir: los actores recibían la información de “en esta escena pasa esto” y ellos tenían que poner de su parte. Improvisar es difícil, y se nota bastante. Y tiene sus cosas buenas y malas. Y esto lo digo desde el punto de vista de antiguo actor de teatro universitario muy, muy amateur.

Buenas porque, al improvisar, la naturalidad la pone el propio actor, sin tener que memorizarse un texto y así evitar sonar mecánico si no se tiene mucha experiencia como actor. Para los actores con poca experiencia, ayuda a quitarse el miedo de actuar, porque uno está más suelto. Y cuando hablamos de terror, cuanto menos forzado se vea, más se puede identificar uno con los personajes.

Y malas porque viene ese gran enemigo llamado la inseguridad al no tener un texto ya fijado. La inseguridad hacia lo que hay que decir, las palabras un tanto inconexas, los diálogos que se pisan… Y se nota. También lleva a la sobreactuación y al histrionismo, que no es que abunden, pero se asoman.

Igual que se nota el ritmo demasiado lento de los primeros compases de la serie, que se hacen bastante cuesta arriba. A la serie le cuesta arrancar, los dos primeros episodios son una introducción que se antoja larga para ponernos en situación… aunque el ‘sacrificio’ merece la pena cuando empieza la parte interesante.

Sí, es cierto que los fantasmas no son el colmo de lo original y lo técnico en el terreno visual. Incluso en los llamados “fantamas negros” uno tiene que hacer cierto esfuerzo. Pero aun con sus limitaciones técnicas, se consigue que los fantasmas asusten o, al menos, creen tensión en el espectador. Mención especial merece el, vamos a llamarlo así, “final boss”, El Grito, o esos seres cuasi-invisibles, en estos casos realmente se consigue una sensación de terror, más que nada por el tipo de amenaza que representan que por cómo se presentan en pantalla.

Y de nuevo volvemos con las virtudes y defectos de la improvisación: virtudes por la naturalidad de las reacciones, y defectos porque hay momentos en que todo parece atropellado. Y no es que los actores sean malos, aunque se notan las diferencias de calidad entre unos y otros, sobre todo en términos de experiencia.

Y yo, lo que soy yo, os recomendaría ver primero los antecedentes y luego la primera temporada así, en plan película. Pero si lo que os he comentado os hace tener dudas sobre si merece la pena, los propios creadores hicieron un resumen de esta primera temporada… pero los antecedentes os los veis igual, ¿eh?

Ahora bien, eso es la primera temporada… ¿qué tiene la segunda temporada? “Edén” es más grande, más o menos igual de larga y sin cortes. Se revela más sobre los fantasmas y los seres casi invisibles, y además aparecen en escena el grupo de “Los Niños Perdidos” y su líder, Jack Chameleon, unos tipos demasiado interesados en Bécquer y sus investigaciones. Es decir, todo aumenta de tamaño, de complejidad y de importancia. ¿Y está la serie a la altura de todo lo que quiere abarcar?

Pues sí. Lo está. Y a eso se añade sobre todo una mayor seguridad en los actores, que cuentan con un guion más afianzado, con menos improvisación, pero manteniendo la naturalidad de la primera temporada sin hacer la historia más lenta y entrecortada. Los nuevos personajes encajan en la historia y las referencias a la primera temporada no se hacen gratuitas, sino que ayudan a mantener la coherencia interna de este mundo.

El ritmo también mejora, lo que hace más llevadero el visionado completo de esta segunda temporada. Desde el comienzo ya estamos bien metidos en el ajo, así es más fácil conseguir la atención del espectador, que se interese por la historia. Por supuesto, aunque se resumen conceptos en las menciones a la primera temporada, habérsela visto supone una gran ventaja a la hora de seguir la acción.

También vemos de nuevo que el nivel técnico de la serie es ajustado. Con sus mejoras, por supuesto, aunque no esperéis que de pronto el cambio en los efectos sea impresionante. Siguen siendo muy modestos, los “fantasmas negros” ganan algo de consistencia pero no es su apariencia lo que los hace amenazantes… y aparece algo más, algo que, ciertamente, resulta más aterrador.

Y sigo pensando que al final de la segunda temporada, en la escena de los créditos (porque tiene escenita en los créditos), debería haber salido Nick Furia ofreciéndole a Bécquer un puesto en Los Vengadores, pero yo soy yo y mis tonterías… Y cuando veáis la serie, entenderéis de qué hablo y que la referencia no es tan gratuita como parece… o quizás sí…

Con esta la segunda temporada, lo mismo que con la primera: antecedentes primero y luego los episodios en plan película. Esta no tiene resumen.

Así que yo, lo que soy yo, os animo al menos a darle un tiento siguiendo lo que os he comentado. Luego ya podéis pensar si os merece la pena o no que esta trilogía se termine.

Porque sí, los creadores quieren que esto sea una trilogía, y la última parte, “Kishar”, será el cierre de la historia de Daniel Bécquer y sus acompañantes forzosos. Para ello, se han montando un crowdfunding, igual que hicieron para la segunda temporada, con el cual pretenden sacar adelante esta última parte y terminar de contar la historia. Si creéis que merece la pena, podéis aportar o correr la voz ¡o ambas cosas!

Anuncios

Acciones

Information

One response

2 06 2014
Bitacoras.com

Información Bitacoras.com

Valora en Bitacoras.com: No suelo hablar de webseries. De hecho, ni siquiera he hablado por aquí de los “abridged series”, esas series humorísticas que redoblan “Yu-Gi-Oh!”, “JoJo’s Bizarre Adventure” o “Dragon Ball Z” (con un niv…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: