El viaje artístico de “Apolo”

5 04 2014

Muchos se habrán preguntado (si alguno se lo ha preguntado) “¿dónde se ha metido este fantoche todo este tiempo?”; otros no se lo habrán preguntado, bien porque ya lo sabían o porque no les interesaba saber qué estaba haciendo todo este tiempo…

Pero sí, he vuelto, y la razón por la que este blog ha estado abandonado es la misma que propicia mi retorno.

Y es que el “NaNoWriMo de tebeos”, ese desafío en Subcultura de crear 30 páginas de un cómic en 30 días basado en el National Novel Writing Month (NaNoWriMo), ha terminado.

Pues bien, resulta que me lié la manta a la cabeza para meterme en este berenjenal, aun a pesar de que mi actividad laboral estaba sufriendo uno de esos picos de productividad gigantescos, de esos que hacen que vuelvas a casa hecho polvo… Pero no me eché atrás.

No estuve solo. Yo solamente puse los dibujos, quien puso los personajes, la historia, las ideas… en definitiva, el guion fue el señor Nubis, al que algunos conoceréis por el webcómic “Irregular Elis” que realiza junto a MarioDS.

Digamos que yo soy uno de los responsables de que Nubis se metiera en esto de los webcómics y, oye, me pareció interesante la idea de que colaborásemos en este reto. Y así fue, con una historia que él califica de más costumbrista de lo que suele hacer, más realista, aunque tiene su punto de surrealismo.

apolo_miniatura

Nuestra criaturita se llama “Apolo”, empezó su andadura el sábado 1 de marzo… y terminó hoy mismo, 5 de abril.

Un momento… las cuentas salen 36 días, no 30. ¿Quiere decir esto que no hemos superado el reto? Pues sí, el reto de “30 páginas en 30 días” no se ha superado… pero realmente desde la parte del dibujante, el guion ya estaba más que hecho.

Aun así, entremos en detalle…

Un reto que rece “tienes que hacer 30 páginas en 30 días” lleva directamente a pensar en páginas en las que uno tiene que escatimar los recursos, prescindir de colores, de sombreados e incluso dejarlo como si fuese un boceto. Todo para poder llegar a tiempo.

Pero yo, siendo yo, pensé que el reto sería aún más reto si lo hacía a todo color. ¿Por qué? Porque, como digo, quería darle más chicha al reto que, de por sí, ya tenía su miga. O porque soy un masoca, eso lo dejo a vuestra elección.

Por supuesto, los primeros días la cosa aguantaba bastante bien, lo que tiene el que el reto empezase un fin de semana. Tenía tiempo para dibujar, para entintar y para colorear las dos primeras páginas, e incluso avanzar los lápices de las siguientes páginas…

… Sin embargo, las cosas empezaron a torcerse con el primer lunes de marzo. Y es que, como digo, en el trabajo llevamos mes y pico de locura, por así decirlo, y uno llegaba a casa agotado, tanto física como mentalmente, de todo el esfuerzo realizado.

Y aun así, con excepción de unos momentos de relax (como acabar mi revisionado de “South Park”) y de comer y dormir, me ponía con la página que tocaba. Escanear la página que toca, entintar digitalmente, aplicar el color, las sombras, maquetar la página… y no solo eso, sino que si no había página a lápices para el día siguiente o estaba a medias, la terminaba.

Eso añadía más al agotamiento… y, por supuesto, afectaba al hecho de que algunas páginas tuviera que dejarlas al día siguiente. El reto es un reto, pero es en mi trabajo donde me gano las habichuelas, y si un día te duele la cabeza un montón o estás que te arrastras del cansancio, no es por nada, pero las prioridades son las prioridades. No vas a destrozarte para que a la mañana siguiente vayas a la oficina que da pena verte y tu rendimiento sea tan bajo que necesiten espeleólogos para encontrarlo. Uno tiene que mantenerse en activo en el curro.

Eso y la vida social, claro, que una cosa es rascar tiempo libre para acabar una página y otra convertirte en un ermitaño que no pisa la calle.

Por eso el reto no llegó a los 30 días, por eso esa parte no se ha superado.

Pero ¿sabéis qué? Visto lo visto, y con todo el esfuerzo empleado, no importa no haber llegado a hacerlo en 30 días. Hay mucho que he aprendido con esto…

… En primer lugar, que dibujando primero a lápiz y luego escanear y entintar vía tableta gráfica voy mucho más rápido que si hago todo el proceso en digital. Tener la página ya abocetada y con el dibujo a lápiz, quieras o no, te motiva, porque no te gusta verlo inacabado y quieres ponerle todo lo que falta. Si haces todo en digital, sobre todo con el tema del tamaño y la resolución de pantalla, con algo tan grande como las páginas del cómic que toca uno puede llegar incluso a perderse, distraerse… Y cuando tienes poco tiempo libre entre semana, no conviene en absoluto.

Lo segundo es el ver cómo con un guion ajeno he podido jugar más con el tema de planos, perspectivas y composición de página. Aprovechar un medio como el webcómic, con ese “lienzo infinito” ayuda a crear algunas composiciones curiosas, ayuda también a intentar alargar un poco una página cuando la narración parece brusca… aunque claro, todo eso conlleva más trabajo.

Y el usar planos y perspectivas que no suelo utilizar (los que me conocen saben que soy demasiado conservador en este aspecto) debido al tipo de historia, me ayuda tanto a ver mis fortalezas como mis debilidades. Y de las segundas hay bastantes más que de las primeras, pero también que este “NaNoWriMo de tebeos” ha servido para ver una evolución de principio a fin, con todo el esfuerzo dibujístico volcado en “Apolo”.

Porque, y ya vamos por el tercer punto, “Apolo” me ha ayudado como dibujante a mejorar, ya que el esfuerzo constante, el no parar, el estar revisando tus dibujos, el ir anotando tus propios fallos, el ver qué virtudes y defectos ven otros (los lectores, obviamente9 suponen una parte muy importante de este webcómic. Ha habido experimentación por mi parte, y ver que hay cosas que salen bien y otras que salen mal dan una mejor imagen de qué puedo hacer y qué no puedo hacer pero que podré hacer si le pongo más empeño.

Y, finalmente, este “NaNoWriMo de tebeos” ha conseguido quitarme el miedo que he arrastrado durante mucho tiempo: el “no tengo suficiente tiempo libre y, el poco que tengo, no sé organizarlo”. Tal vez sea por la presión de “una página al día”, tal vez por el hecho de que prometí a Nubis que esta historia suya la iba a dibujar de principio a fin costase lo que costase… por las razones que sean, me he puesto serio con este tema y, pese al agotamiento, pese a esos días en los que uno no estaba para dibujar y necesitaba descansar, saqué el tiempo para dibujar en estos 36 días más páginas de las que yo podía imaginar en el pasado.

Y me alegro por ello. Me alegro porque con la lista de virtudes y defectos, con la sensación de que pese a no haber llegado a los 30 días me he superado a mí mismo, tengo confianza en que el próximo proyecto webcomiquero lo afrontaré con más fuerza…

… Pero no va a ser en abril cuando vea finalmente la luz. Digamos que necesito un poco de descanso, y esta experiencia me ha hecho ver cosas nuevas sobre narrativa, guion, estructuras, planos… y habrá que irlas poniendo en práctica. Mayo no es mal mes, la verdad, otra cosa es qué día exactamente… eso habrá que irlo viendo…

En resumen: ha sido una experiencia agotadora, pero francamente gratificante, en la que he aprendido bastante más de lo que imaginaba.

Y muchas gracias a todos, empezando por Nubis al haber aceptado acompañarme en esta locura, y acabando, por supuesto, con los lectores, para lo bueno, lo malo y lo regulero.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

5 04 2014
Lograi el Luciérnago

=)
Lo importante es llegar y lo que se aprende por el camino. Lo que se tarde, bueno, tú mismo lo dices, aquí todos tenemos una vida aparte…

5 04 2014
Carlos

Enhorabuena 🙂

7 04 2014
Nubis

La experiencia me ha encantado con mayúsculas. También he aprendido por mi parte, sobretodo a condensar una de mis cargadas historias (no lo puedo evitar xD), pero el que más ha aprendido eres tú. Me encantó la química que había entre ambos desde la primera línea, como si ya hubiesemos trabajado de antemano. Por eso te digo que si quieres volver a repetir conmigo, muy encantado estaré, ya sea larga, corta, bocabajo o un dibujo/tira específico.

Esta historia fue una de mis tantas ideas, pero al final la has hecho tuya, tron. Te lo mereces. Enhorabuena por el pedazo curro y salir victorioso. Te aseguro que con ese ritmo de trabajar y después dibujar agotado ni la mitad prodíamos. Tienes más valor y ganas de las que piensas, deberías valorarte mucho más porque poco a poco mira lo que has mejorado y de lo que has sido capaz. Ahora imagina dentro de un tiempo… ten por seguro que ahí me tendrás para verlo. ¡Un abrazo!

21 05 2016
A bordo del Zodiac | El muro de Charlie Draug

[…] como dije cuando hablé de “Apolo” también en este blog, un guion ajeno hace que te salgas de tu zona de confort, y con “Zodiac” el cambio ha […]

6 04 2019
El pesar del viejo webcomiquero | El muro de Charlie Draug

[…] De este webcómic-desafío ya también hablé en su momento. Fue esa primera experiencia de dibujar guiones ajenos, junto al hecho de tener que enfrentarme a algo serio. No es precisamente una experiencia agradable. Era más el desafío, el tratar de hacer un cómic en menos de un mes… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.




A %d blogueros les gusta esto: