Guachimen

18 01 2014

“El Parodiante ha muerto. ¿Se suicidó, como dicen esos dos ineptos agentes? ¿O, como dice el tragaldabas de Rochefort, le asesinaron y puede que otros superhéroes le sigan? Mientras tanto, la relación entre Silk Slut y el Dr Manzanares pasa por su peor momento debido a la ninfomanía de ella y al poco aguante de él, Ozvaldo está comportándose de una forma bastante rara (más de lo habitual) y El Cuco está en medio de todo sin saber qué narices está pasando la mayor parte del tiempo.”

Seguramente a alguno esto le suena de otro cómic… sí, ya sabéis… el de los superhéroes retirados… el que tiene al tipo ese con gabardina, sombrero y la máscara blanca y negra… Esto…

¡”WATCHMEN”, LECHES, OS HABLO DE “WATCHMEN”, QUE ANDÁIS ESPESITOS HOY!

Bueno, en realidad más que de “Watchmen”, el cómic de Alan Moore y Dave Gibbons, os hablaré de la parodia del mismo creada por Sergio Ballester/XSer y Ovidio Maestro/Ovi-One, bajo su sello Mar-I-Vel (que tiene entre sus filas las aventuras de Spriterman y la colección de “Juego de Tronados”): “Guachimen”.

Portada Guachimen

La propuesta de “Guachimen” es en principio la de una simple parodia que parte de una obra que ya es atemporal, pero además se permite el placer de convertirse en un recorrido por los cómics y personajes españoles de ficción (e incluso de no tan ficción) de las infancias y juventudes de más de un nacido en los 80.

Pero ¿cómo jugará todo esto a su favor? El que lea esto ya pensará que la obra se volverá tan referencial que vas a perderte, que los cameos se cargarán la historia y que tendrás que empollarte de nuevo “Watchmen” para no perderte las coñas.

Pues XSer y Ovi lo resuelven bastante bien. No de forma perfecta, desde luego. Uno esperaba algo más referencial, pero me he encontrado con que las referencias son poco más que un guiño que puede ignorarse. Y que la parodia también puede disfrutarse aunque no conozcáis “Watchmen” (pero ya la gente la conoce demasiado bien… al menos la película…).

Lo primero que llama la atención es el formato: rústica en DIN-A5 a todo color, con portadas y contraportadas… Muy llamativo, la verdad.

A eso se añade que los autores se turnan para dibujar los doce capítulos de esta aventura: Ovi se encarga de los impares y XSer de los pares. Esto, por supuesto, lleva a las tan temidas y odiadas comparaciones…

Cada uno lleva la obra a su terreno. Así, el dibujo detallado de Ovi convive con el más sencillo de XSer, pero ambos consiguen que sus personajes sean dinámicos y muy expresivos (sobre todo en los momentos cómicos, llegando incluso a ser exagerado), lo que ayuda también a agilizar la lectura…

… En el mayor de los casos. A veces hay varios elementos en la página que pueden distraer, especialmente personajes que destaquen (más adelante hablaré de ellos) y uno se puede saturar, pero por lo general, mantienen el tipo.

71-368-647Al igual que en su serie “Juego de Tronados”, el cambio de autor de un episodio a otro está ahí, pero se hace con suavidad. Incluso diría que se hace la transición de uno a otro mejor aquí que en los Tronados, se nota más la experiencia de ambos a la hora de ir intercalando capítulos, quedando un conjunto que, pese a las diferencias de estilo de dibujo, da sensación de unidad.

Mención aparte es el color y aquí sí tengo que dar un ganador: Ovi. El uso de luces y sombras en su caso está bastante más cuidado, utilizando colores planos que dan mayor contraste. Eso, por supuesto, no quiere decir que el color de XSer sea malo. No lo es en absoluto, pero el uso de sombras difuminadas en algunas partes hace que no queden tan atractivas ni marcadas. De todos modos, aunque ya digo que me gusta más el coloreado de Ovi, ambos se adaptan a los estilos que corresponden y esa nota de color, lo queráis o no, es un plus muy atractivo.

943-668-277Ahora pasemos a lo que os interesa… ¿cómo aguanta la obra de forma independiente? ¿y cómo lo hace como parodia y meta-referencia?

“Guachimen” aguanta como obra independiente. Es una historia de superhéroes retirados y españoles (al menos la mayoría) a finales de los 80, lo que hace que, aunque los personajes tengan nombres y aspectos “sospechosamente” parecidos a ciertos vigilantes de los EE.UU., la obra tenga identidad propia.

Y “Guachimen” como parodia toma una obra atemporal, no un éxito del momento, alejándose de éxitos efímeros que suelen verse en las tiendas para ir a por lo seguro, a un gigante consolidado sobre el que subirse y hacer de las suyas. Esto ayuda a la hora de mantenerse en el tiempo.

Guachimen1

Se toma también la libertad de alejarse en varios puntos de la obra (por fortuna, no a los alarmantes y aburridos niveles de “Dragon Fall Turbo”), y el poder también tener su propio universo en el que desarrollarse (que está claro que es el mismo que el de las aventuras de Spriterman… como mínimo). Aunque tenga como base la historia de “Watchmen”, sabe utilizar la estructura inicial y los momentos más importantes para crear a su alrededor su propio imaginario.

Es decir, que XSer y Ovi no se limitan a “españolizar Watchmen”, sino que consiguen que hasta los personajes parodiados se conviertan en entidades independientes, especialmente el caso de Silk Slut, que solamente comparte con Espectro de Seda el traje de la película y el peinado del cómic y por el resto es otro personaje (me pondré puntilloso: con todos los nombres traducidos, me hubiera gustado que la llamasen Furcia de Seda).

Otros que tienen más agarrado al personaje original, como Rochefort (Rorschach) o el Dr Manzanares (Dr Manhattan), le dan la vuelta de tuerca necesaria para que el personaje no quede como una mera copia, sino como un reflejo distorsionado que se ha escapado del espejo y hace de las suyas. Un reflejo distorsionado divertido, cabe decir, sobre todo cuando uno mira los orígenes de estos personajes en este peculiar Universo.

Otro tema dentro de la parodia con cierta libertad está en los chistes, que no se quedan solamente en reírse de lo que hicieron Moore y Gibbons, sino que la historia saca sus propias situaciones para hacer toda clase de bromas, a todos los niveles posibles. Por lo general, son chistes más de sonrisa que de carcajada, pero son buenas sonrisas.

Lo que sí puede parecer un obstáculo es el marco temporal en el que se desarrolla la historia, la España de finales de 1986. No por las referencias que se pueden hacer a la época (que es una de esas épocas que parece que todos han vivido cuando no es verdad), ya que se puede jugar con ello sin problemas, sobre todo engañando al falso nostálgico, sino por otro asunto: los anacronismos. O, al menos, una parte de los mismos.

Estos anacronismos son intencionados, la mayor parte del tiempo buscando la risa cómplice y se pueden perdonar (no le vamos a decir a April O’Neil que se ha enfundado en su ajustadísimo mono amarillo un año antes de lo esperado). Aunque desde luego, alguno es… extraño: hablar de los Tazos remarcando que esta no es su época, o mezclar ciertas sagas de novelas que en la época ni estaban pensadas con la trama… te pilla desprevenido, y cuesta al principio asumirlos. Cuando son breves, los puedes perdonar, pero hay otros que tienen algo más de peso en la trama. No la estropean, pero sí la empañan un poco… Y mira que son pocos los anacronismos, pero se notan…

… Eso sí, si sois de los que os pasáis por el forro los anacronismos, podéis ignorar el párrafo anterior.

Guachimen2

Y finalmente, comenté al principio algo de rendir homenaje a varios personajes que muchos de los que nacimos en los 80 conocimos, personajes unos que llevaban ya décadas en el imaginario español y otros que se acababan de instalar hace poco. Unos son de ficción, otros son reales (con nombres debidamente cambiados, ese recurso tan nuestro en las parodias).

¿Arruinan la obra?

Respuesta corta: no. Respuesta larga a continuación…

Aunque algunos tengan más presencia (¿quién se resistiría a tener a Mortadelo y Filemón merodeando por su fanzine y que solamente fuesen un cameo de fondo?), el conocerlos o no (esperad… ¡¿que no conocéis a Mortadelo y Filemón, so herejes?!) no es un impedimento para la historia. Que está bien que reconozcas a Montse de “Montse, la amiga de los animales” o que uno de los compañeros de trabajo en el pasado del Dr Manzanares fue Bacterio, pero no saber quiénes son no te impide seguir leyendo la historia de estos locos con mallas. Igual al saber quienes son sonríes como un tonto, pero poco más, están ahí como homenaje.

Claro que, homenaje aparte, si tengo que ponerme picajoso de nuevo como lo hice con los anacronismos, y tratar de sacarle algo negativo, sería que si hay varios cameos en una misma página o incluso en una viñeta, te distrae brevemente. Por fortuna no abusan de ello, y es un tema más gráfico que del guión en sí.

(Para cualquier discrepancia, los comentarios están ahí abajo, que os conozco y alguno discrepará :P)

Así que, ¿”Guachimen” sí o no? Yo digo sí. Tanto si buscas una historia cómica como si buscas una parodia decente de un cómic de Alan Moore como si buscas un homenaje a la nostalgia ochentera de verdad (la que huele a una mezcla de rancio y dulce, no esa idealizada que pregona más de uno por hacerse el guay). Creo que cumple perfectamente como entretenimiento y fábrica de risas.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: