Blacksad

19 10 2013

Tras una semana casi sin Internet, vuelve este vuestro blog para… en fin, lo de siempre: paridas y opiniones varias. Hoy toca lo que quise poner en su momento antes de que saltara el gamer nostálgico llorón aquel de Meristation.

Efectivamente, me refiero a “Blacksad”, de Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido. Cuatro álbumes de preciosismo gráfico y género negro, que pronto se verán acompañados por el quinto volumen a finales de este año. Creo que no es mal momento entonces para hablar de esta joyita…

La historia se centra, como su título indica, en John Blacksad, un detective privado en los comienzos de la Guerra Fría. El típico detective de finales de los 50, cínico de buen corazón y carismático, Blacksad se las ingenia para sobrevivir en una profesión en la que uno no suele salir bien parado. Y menos cuando hay asesinatos, racismo e incluso conspiraciones de por medio.

John Blacksad

Sí, lo sé, lo primero que os está llamando la atención es el dibujo. A mí en su momento también me llamó la atención la primera vez que oí hablar de Blacksad, pero no solamente por su alta calidad…

… Veréis, no soy muy amigo de los animales antropomorfos en situaciones más… adultas, por así decirlo. Existen excepciones, como pasa con uno de mis cómics de cabecera, “Usagi Yojimbo”, o con las aventuras en viñetas del tío Gilito. Una buena historia hace que te olvides de que los personajes son animales a dos patas parlantes.

Pero supongo que esa pequeña… manía es un poco porque se me hace muy extraño, o porque algunos parecen empeñados en dibujar mujeres esculturales con hocico y orejotas para intentar hacerlas pasar por “animales graciosos”… y hombre, cuando creces viendo dibujos de Looney Tunes y de la Disney, que de repente, por ejemplo, te planten una sexualización tan bestia (o, en su defecto, que te pongan mujeres supuestamente guapas del estilo de las que salen en la serie del Sherlock Holmes perruno o como la esposa de Pete en “La tropa Goofy”), digamos que es muy incómodo.

Sí, lo sé, es una estupidez, pero solamente quería dejarlo claro, aparte de que así sabréis por qué las palabras “porno furry” me producen escalofríos.

Pues curiosamente, nada de esto me pasa con “Blacksad”. Y eso que hay no pocos ejemplos de “mujeres humanas a las que les plantan hocico y orejotas”, pero… es que el dibujo de Guarnido es demasiado bueno como para reprocharle semejante disparate mío…

Porque hay que decirlo: el dibujo de Juanjo Guarnido es espectacular. Desde los fondos hasta los mismos personajes. La línea siempre es clara, aunque sí es verdad que con el paso del tiempo gana mucho en firmeza y en definición de los personajes, los cuales ganan más soltura y expresividad, y eso que, desde el comienzo, ya tienen más que de sobra en ambos apartados.

blacksad

“Guarnido mola más que tú: representación gráfica”

Guarnido juega mucho con las expresiones de los personajes, aprovechando que son animales, permitiéndose momentos de exageración que no quedan para nada extraños. Tanto en sus caras como en sus cuerpos, uno ve el trabajo de un artistazo que ha ido ganando experiencia con los años (no en vano, Guarnido estuvo trabajando en la Disney).

Pero es que además el color, hecho con acuarelas, consigue un toque más cercano al de una obra expuesta en un museo que a lo que estamos acostumbrados a ver en un cómic. El manejo del color para crear ambientación resulta esencial, sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de novela negra.

Y es aquí donde vamos a la otra mitad. Y es que Juan Díaz Canales no se queda atrás a la hora de darnos una historia que enganche. Y los cuatro álbumes que tenemos de “Blacksad” son una buena muestra de que puede que la novela y el cine negros nos hayan contado mucho sobre detectives, policías y criminales antes y durante la Guerra Fría, pero siempre habrá algo nuevo que tratar… o algo que ya conocemos, pero con un nuevo prisma.

Por supuesto, como buenas historias de detectives, hay muchos trozos que están narrados por el propio Blacksad, mezclando seriedad, sarcasmo y cinismo para presentarnos el mundo aparentemente apacible pero realmente decadente de la Guerra Fría.

7f6c46bb1be442f8b2f0a641585c455e

“Blacksad” no busca tanto innovar en el género negro como sí ofrecer buenas historias dentro del mismo. El primer álbum, “Un lugar entre las sombras”, no deja de ser una historia introductoria que nos muestra a John Blacksad, detective privado, un héroe imperfecto. Pero lo hace de una forma que conoces al personaje a las primeras de cambio, sabes de qué pie cojea, sabes cómo se las apaña. Y todo en el marco de la investigación de un asesinato de una actriz y antiguo interés romántico de Blacksad. Una historia bastante típica utilizada como una introducción pormenorizada al personaje.

b26b6d3edf52482eabda5e40e74c7753

“Artic-Nation”, el segundo volumen, toca un tema que en los 50 era todo un problema: el racismo. Con referencias nada veladas al Ku Klux Klan (que lo llamen de otra forma no es impedimento para verlo), nos enfrentamos a un secuestro de menores, posibles escarceos amorosos y la sombra de la pedofilia. Es un álbum que toca temas más escabrosos, pero que también intenta llevar algo de humor con el nuevo compañero de Blacksad: el reportero Weekly. Y es un personaje que no cansa, ya que combina su papel de alivio cómic con una eficiente labor como informador.

a5cbfa722eb84b469b0412bf4d39b3ba

Así llegamos al tercer álbum y, de momento, mi favorito: “Alma roja”. Uno de los principales temas de la Guerra Fría fue la amenaza nuclear comunista, sea desde Moscú o desde La Habana, que tenía a algunos estadounidenses sumidos en la paranoia (como claramente se ve en el personaje de Samuel Gotfield). Díaz Canales juega con estos conceptos del peligro comunista y de la amenaza nuclear en los EE.UU. de la caza de brujas, con varios intelectuales, entre artistas y científicos, claramente de izquierdas viendo sus vidas amenazadas, dando así y el hecho de que uno de los intelectuales, Otto Liebber, fue profesor de Blacksad cuando estuvo en la universidad, para meter al gato detective en el ajo. Eso y un nuevo interés amoroso… Pero este álbum deja claro que en el amor, John Blacksad es de todo menos afortunado.

122738f5eaff4a1db44fa952722889a6

El último álbum de momento nos lleva a Nueva Orleans con su jazz y en pleno Mardi Gras con “El infierno, el silencio“. El caso es que en esta historia, Blacksad comienza a trabajar para un productor musical aquejado de cáncer, investigando la desaparición de un músico de jazz que tiene un brazo más pequeño que el otro (parece un dato curioso, pero acaba teniendo relación con la resolución de la historia), dejando a su mujer embarazada abandonada. Aquí se nos adentra en la Nueva Orleans de finales de los 50 (cameo de Ignatus J. Reilly incluido), colorida por un lado y deprimente por otro, en negocios turbios, supersticiones… y el temido in-media res. Este recurso narrativo (empezar por la mitad, volver al principio y luego seguir hasta el final) puede descolocar bastante en una primera lectura, a pesar de que cumple su propósito.

Es raro ver un in-media res que no te deje sin saber qué pensar, y aunque para muchos puede ser una desventaja, también es una forma de hacernos preguntar “¿cómo hemos llegado hasta aquí? ¿y a dónde vamos?”. Además, así hay algo más de variedad, ya que aunque en este tomo también estén presentes, los flashbacks comenzaban a ser una constante en la serie, y aunque son muy buenos para explicarnos las motivaciones y la resolución (o no) de un caso, pueden cansar. Así que, aunque no sea perfecto, sí que aplaudo el in-media res que Díaz Canales plantea en este cuarto álbum.

¿Qué nos deparará “Amarillo”, el quinto álbum? ¿Conseguirá “Blacksad” mantener su calidad? No lo sé, pero ya os digo que yo espero con ganas la nueva historia de Blacksad.

tumblr_mlebw96RSI1qg8i80o3_1280

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

19 10 2013
Neyebur

Aún me arrepiento de enterarme que los creadores de esta maravilla estuvieron firmando en el Salón de Zaragoza al que fui hace dos años, pero como aún no conocía su obra no me acerqué.
Es curiosa la polémica que se armó cuando intentaron tomar este cómic como ejemplo de la marca España, cuando los autores tuvieron que publicarlo en Francia.

19 10 2013
Chuck Draug

Yo había oído hablar antes del cómic, pero fue no hace mucho cuando me puse al final con él, es uno de esos cómics que siempre he dejado en pendientes y ya iba tocando.

Sobre lo otro, no sé si fue Díaz Canales o Guarnido quien respondió, pero fue una muy buena respuesta a semejante oportunismo de la “marca España”.

27 10 2013
Red bat

A mí “Alma roja” es el que menos me gusta, el giro final de pasarles a los rusos la atómica es demasiado bestia, demasiado exagerado, casi conspiranoico con lo del senador y todo eso. Los otros aún tenían los pies en el suelo algo más.
Mi favorito sin dudas es Artic Nation, aunque la revelación final esté pillada por los pelos pero toca muchos temas más allá del racismo y es desolador. Y en primera lectura engancha muchísimo.
Muchas veces he escuchado críticas negativas sobre el guión, incluso diciendo que Díaz Canales es malo. Supongo que no son perfectos, pero de ahí a ser malos creo que hay un trecho importante.
Y a Weekly se le saca partido en su papel. Me encanta el gag de “El infierno, el silencio” donde liga y lo tiene que tirar todo por la borda. Me encanta el bicho.

27 10 2013
Chuck Draug

Weekly es genial y me gusta mucho ese gag, precisamente porque le pone en la tesitura: hacer su trabajo o ligarse a la única mofeta atractiva del bar. No sé si saldrá en “Amarillo”, pero como alivio cómico y sobre todo como compañero de andadas, funciona perfectamente.

Y claro, no es una serie perfecta, pero de ahí a malo… hay un trecho muy grande.

27 10 2013
Lograi el Luciérnago

Pues le tengo ganas, pero creo que esperaré al recopilatorio… =p

28 10 2013
red bat

@draug: No había caído en que la chica es una mofeta y lo que le pegaría a Weekly XD Pero sí, creo que vuelve en “Amarillo”, me pareció verlo en planchas a las que Guarnido sacó fotos y puso por ahí, aunque sea muy secundario como en “Alma Roja”.
Al menos Blacksad va sacando entregas, pero yo me cago mucho ya en el 4 de Skydoll.
Por cierto, aunque sea por curiosidad dale un vistazo a lo que hizo Guarnido entre el 3 y el 4 de Blacksad, lo de “Brujeando”. Tengo el primer tomo en gabacho y hay un gag de Tamariz, la madre que los parió XD

16 11 2013
semitono

No compreis el 5… es una basura. Ha bajado la calidad en el dibujo y el guion estrepitosamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: