La juventud del tío Gilito

21 09 2013

Cuando uno piensa en Disney, normalmente le vienen a la cabeza Mickey Mouse, el pato Donald o princesas varias (aunque algunas como Bella o Mulán, princesas, lo que es princesas…). También piensa en mojigatería, pero bueno, eso ya a juicio de cada cual.

A mí me dicen “Disney” y aparte de Mickey, Donald, Goofy y las princesas, me viene a la mente un pato que conocí a través del Club Disney y de los pocos “Don Miki” que leí de crío. Por supuesto, hablo del pato más rico, avaricioso y tacaño del mundo. Hablo de Gilito McPato.

Uncah Scrooge

Fue creado por Carl Barks para el cómic “Navidades en la Montaña del Oso”, en el que Donald y sus sobrinos (Juanito, Jorgito y Jaimito) pasan la Nochebuena en una cabaña propiedad de Gilito, aunque no se reunirían con él hasta la cena de Navidad. En esta historia, McPato no es más que un homenaje a Ebenezer Scrooge (de hecho, su nombre original es Scrooge McDuck), y como el personaje de Charles Dickens, es un rico avaricioso y misántropo.

De este cómic es famosa la viñeta en la que sentencia con un “Yo… ¡soy diferente! ¡Todos me odian, y yo odio a todos!”.

En sus comienzos, Gilito era el Odiatóder Primigenio.

En sus comienzos, Gilito era el Odiatóder Primigenio.

Con los años, y viendo la acogida de Gilito, Barks haría al personaje un poco menos antipático, pero no mucho, llevándolo de aventuras por el mundo con sus sobrinos, en busca de riquezas… pero siempre asegurándose de que no vieran ni un centavo de sus descubrimientos. Y como él, otros autores también darían una oportunidad a este pato.

Alrededor de Gilito McPato surgió un microverso, centrado en la ciudad de Patoburgo, con la enorme bóveda del almacén de dinero de Gilito presidiéndola, tres acres cúbicos llenos de dinero conseguido a lo largo de su vida. Un microverso donde Donald y familia estaban incluidos, y donde conoceríamos también a antagonistas como los Golfos Apandadores, la bruja Mágica de Spell, e Isidoro Dorado, el segundo pato más rico del mundo.

Y quizás muchas de estas cosas os suenen, porque las historias de Barks y otros autores conocieron una versión animada, aunque un tanto más suave, del tío Gilito y sus sobrinos: “Patoaventuras”.

Pero no voy a hablar de “Patoaventuras”, la serie. Ni de “Patoaventuras”, el videojuego de NES que tiene una versión remasterizada que es canela fina (aunque algo más fácil que el original, en mi opinión es más divertido)… No, hoy vengo a hablaros del cómic que nos muestra los orígenes de las riquezas y la malsana actitud de Gilito McPato. Una pequeña gran obra maestra creada por Don Rosa, más que digno heredero de Carl Barks.

Hablo, por supuesto, de “La juventud del tío Gilito”. Doce relatos en viñetas, más varias historias que se intercalan entre esos números, para hablarnos de quién fue antes este multimillonario emplumado.

The life and times of Scrooge McDuck

¿Qué llevó a Gilito, primogénito de los McPato, un clan escocés en decadencia, a buscar fortuna? ¿Hasta qué punto siguió su lema de “ser más duro que los duros y más listo que los listos”? ¿A quién conoció en su periplo? ¿Y cómo se volvió tan antipático y tacaño? Lo mismo nadie quería saber las respuestas a estas preguntas, lo mismo sí querían, pero da igual. Don Rosa, basándose en apuntes y pequeños flashbacks que Carl Barks había dejado a lo largo de sus historias, responde. ¡Y madre mía, qué bien responde!

Lo curioso es que todo empieza con un “número 0”, en el que Mágica de Spell viaja al pasado para tratar de conseguir la Primera Moneda de Gilito, que McPato ganó cuando tenía 10 años en su Glasgow natal. Para quienes no lo sepan, Mágica cree que la Primera Moneda del hombre más rico del mundo le otorgará el poder del toque dorado de Midas. Este viaje (obviamente infructuoso para Mágica) al pasado sirve como introducción a lo que veremos a continuación.

La saga, porque es justo llamarla así, tiene tres partes bien diferenciadas: la búsqueda de fortuna, el asentamiento del multimillonario tacaño y el comienzo de su redención. Todas ellas tienen un toque de aventura, de acción y de humor, aparte de suponer un buen repaso a la historia de uno de los personajes más carismáticos (aunque no sea de los más agradables) de la factoría Disney.

La odisea de Gilito comienza en Glasgow, donde a los 10 años se dedicaba a limpiar botas y a vender turba para sacar a su familia de la miseria y defender el único legado de los McPato: el castillo del clan McPato en Dismal Downs. Durante su primer trabajo como limpiabotas, Gilito recibe como pago una moneda de 10 centavos estadounidenses, una moneda que en Escocia no tenía valor. Todo era un plan de su padre para enseñarle el valor del esfuerzo y Gilito bien que lo aprendió:

“Más duro que los duros y más listo que los listos”

"Más duro que los duros y más listo que los listos"

Con esa moneda estadounidense como su Primera Moneda y el símbolo de su vida futura de esfuerzo y riquezas, Gilito se hizo a las Américas siendo poco más que un adolescente para seguir los pasos de su tío Angus “Pothole” McPato en el Mississippi, junto al cual tendría su primer enfrentamiento con los Golfos Apandadores, liderados por Blackheart Beagle.

A partir de aquí, veremos las hazañas de “El último del clan McPato” por todo el mundo con toda clase de empleos. Ya sea como vaquero (conociendo a un joven Theodore Roosevelt), como vendedor de bueyes, como buscador de oro en Sudáfrica (donde se encontraría por primera vez con Isidoro Dorado) y en Australia… Gilito se pateó el mundo, enviando el poco dinero que ganaba a su familia, quedándose con lo justo y siendo de lo más austero y tacaño para sobrevivir.

Durante veinte años, y esto sí que es curioso, Gilito no fue un triunfador. La experiencia estaba de su parte, pero no la suerte. Hasta que finalmente se topó con grandes cantidades de oro en Alaska…

… Y acabaría convirtiéndose en un magnate avaricioso y tacaño, que quería apreciar cada moneda, cada centavo ganado con su esfuerzo, estableciendo su base de operaciones en Patoburgo, y sus oficinas con esos famosos tres acres cúbicos de dinero. Esta obsesión le llevó… bueno, a quedarse solo. Muy solo.

Reconozcámoslo: la sutileza y la discreción no son puntos fuertes de Gilito.

Reconozcámoslo: la sutileza y la discreción no son puntos fuertes de Gilito.

La historia de “La juventud del tío Gilito” acaba con el viejo McPato de “Navidades en la Montaña del Oso”, solitario y antipático, que se redimiría al conocer a Donald y sus sobrinos, gracias a los cuales recuperaría las ganas de vivir y de salir de aventuras en el relato final, que tiene sus reminiscencias a “Ciudadano Kane”, y no las oculta en absoluto. Bola de cristal de nieve incluida.

Creo que no se os debe haber escapado que uno de los puntos fuertes del cómic es la evolución de Gilito a lo largo de los años, una evolución muy bien llevada al centrarse en los puntos más importantes del pasado de McPato, los que dan lugar al personaje actual. Intenta no pararse en detalles superfluos ni tampoco ver cómo ganó exactamente cada moneda que consiguió. Con los pocos pero nada desdeñables sucesos que muestra el cómic, tenemos más que suficiente para entender al personaje y su evolución.

Podemos ir viendo claramente los cambios del joven que busca ganar dinero para su familia a base de esfuerzo, que acaba convirtiéndose en un ambicioso aventurero al que los reveses de la vida han endurecido el carácter, para finalmente dejar que la codicia le superase ampliamente.

Estos cambios también afectan a la historia en sí. Los primeros números tardan un poco en arrancar, sobre todo al querer mostrar bien los principios del joven McPato. En cuanto empiezan sus aventuras como vaquero en Montana la historia va in crescendo, siendo un cómic de aventuras puro y duro, hasta el descubrimiento de oro que le valdría a Gilito el apodo de “El Rey del Klondike”. Es a partir de aquí cuando las aventuras se relajan un poco para enfatizar el nuevo y desagradable carácter de Gilito McPato hasta su redención gracias a sus sobrinos.

El momento en que descubrió oro en el Yukón fue todo un acontecimiento... para bien y para mal.

El momento en que descubrió oro en el Yukón fue todo un acontecimiento… para bien y para mal.

La galería de secundarios, hay que decirlo, es excelente. Gilito sigue siendo el pilar sobre el que se sostiene, pero su familia, amigos y enemigos consiguen completar el elenco de forma magistral. Son las interacciones con estos personajes las que mejor reflejan el cambio del carácter de Gilito, sobre todo con su familia. Ver cómo sus hermanas Matilda y Hortensia pasan de adorar (al menos Matilda) a su hermano mayor a abandonarlo cuando este se vuelve un tacaño insoportable es un ejemplo de las consecuencias de las acciones de Gilito en su vida.

Mención especial tiene también la relación de Gilito con Goldie, jefa del saloon Blackjack de la ciudad de Dawson, en Alaska, y el único amor que ha tenido Gilito en su vida… aunque él nunca llegó a confesárselo, y es algo que también acabaría marcándole. Las últimas páginas dedicadas a ambos en “Corazones del Yukón” acaban siendo mucho más agrias que dulces. Y es que la vida de Gilito McPato acaba llena de dinero y experiencias, pero siempre habrá un hueco.

The Life and Times of Scrooge McDuck - 08.5 - 20No me he parado aún a comentar el dibujo de Don Rosa. Y hay que decirlo: que no os engañe el “estilo Disney”, porque al igual que en su momento Carl Barks, Rosa es capaz de un dibujo muy dinámico y expresivo con sus personajes, y también es capaz de marcarse unas viñetas, e incluso páginas enteras, muy interesantes. Especialmente a destacar son los fondos, la maquinaria y, por qué no, los momentos épicos que tiene la odisea de Gilito.

Rosa sabe manejar muy bien el tiempo en su historia, y crea la ambientación perfecta para cada momento. Desde los momentos más cálidos hasta los parajes menos acogedores y los momentos más trágicos, el dibujo, por muy “Disney” que sea, se adapta a estas situaciones, sin sacarnos de la historia en absoluto. Y es que el entintado y los colores ayudan muchísimo en el ambiente.

Esta historia es, en definitiva, la ascensión, caída y redención de un multimillonario aventurero. Que sea un pato escocés, en este caso, sería lo de menos, pero siendo el carismático Gilito McPato, es difícil no pensar en quién es este tacaño antipático que acaba convirtiéndose, fruto de su incansable esfuerzo, en la persona más rica del mundo.

worlds_richest_duck

Muy muy recomendable, desde luego, y también una forma de perderle el miedo a los “cómics de Disney”, especialmente a los de los patos.

Por cierto, si alguno está interesado en encontrarlo… La versión española creo que ya es imposible, y si queréis el original en inglés, “The life and times of Scrooge McDuck”, más os vale tener los bolsillos listos para dejaros casi 200 dólares (o más), al menos por Amazon, aunque alguna oferta debe haber por ahí. Será cuestión de seguir buscando. Yo he tenido que tirar de páginas escaneadas, lo admito, pero cuando haya una forma asequible de agenciárselo, cae.

Y a modo de curiosidad: algunos de estos hechos vuelven a verse en un cómic de 2002, “The dream of a lifetime”, donde los Golfos Apandadores se meten en la mente de Gilito mientras duerme para sacarle la combinación de su caja fuerte. Algo me dice que Christopher Nolan leyó este cómic… y esta compilación de Cracked con cinco cosas de los cómics del pato Donald y demás piensa igual.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

21 09 2013
Lograi el Luciérnago

¿Qué te ha pasado, Disney? Tú antes molabas…

21 09 2013
by Atx

Pues aquí en España salió mediante la colección Olé (que también sacaba cómics de Disney), así que puedo sentirme afortunada de tenerlos xD

Y qué comentar que no se haya dicho ya. Esta historia es de lo mejor que Disney haya sacado en cómic, aunque fuese para contar el pasado de Gilito McPato 🙂

21 09 2013
Kalitro

Un cómic que nunca hay que dejar de recomendar.

21 09 2013
John Wheel

Este lo tengo por ahí en la lista de los mejores cómics que hay para leerlo algún día. A ver si acabo con Cerebus o algo para darle un vistazo.

21 09 2013
elrataunderground

Yo tengo la compilación que sacaron a modo de “super humor” ( como mortadelo, zipy zape y tal )

Mi opinión es que es uno de los mejores comics jamás escritos y dibujados, es el mejor homenaje posible al personaje, completamente fiel a su espiritu y realmente, me sorprende decir que la lectura de este comic de patos puede hacerte un mejor ser humano. No digo que sea un comic profundo, es un comic de aventuras, por supuesto, pero está tan bien realizado que es inevitable querer a Gilito, sufrir con el, y aprender de su vida.

24 09 2013
Fadri

Comicazo.

28 09 2013
mariods86

A eso le llamo yo un buen análisis de la obra. Es para mí sin lugar a dudas uno de los mejores cómics Disney de todos los tiempos, no solo en cuanto a historia, sino en narrativa y dibujo. Todo se ajusta a la perfección para ofrecer al lector una historia entretenida, vibrante, emocionante y que es capaz de conmover a cualquiera. Mi visión de Gilito cambió drásticamente tras leerlo, y eso que el cómic no se inventa (casi) nada, todo lo contó ya Barks en sus cómics. Rosa únicamente lo “revisiona” década a década, pero de una forma tan magistral que todo nos resulta nuevo y genial. Es por decirlo de algún modo una historia que se gestó durante todo un siglo hasta que Don Rosa tuvo la genial idea de recopilarlo todo. Una tarea de titanes que no solo dió un gran resultado, si no que dignificó de forma significante al personaje. Diez sobre diez, vamos. Y me encanta que también hayas incluído las dos historias que son el perfecto prólogo y epílogo a la saga (Magica y la “versión original” de Origen).

De la obra de Don Rosa (y de todos los cómics Disney en general), es sin duda lo mejor. Después de esa mis favoritas son las aventuras ultimate de Los Tres Caballeros y otras muchas historietas con Gilito (porque está claro que Don Rosa siempre fue y será dibujante heredero de Patolandia).

A esto he de añadir también el gran cuidado de Don Rosa en cuanto a la continuidad, pues todas las demás historias que realizó para Disney están perfectamente coordinadas entre sí temporalmente, dando a la familia de Donald una época específica (Gilito llega a Patolandia allá por los años cincuenta, si mal no recuerdo, y así se queda establecido en la continuidad Disney) y actuando en consecuencia, como así atestigua este cojonudo dibujo: http://deathandtaxesmag.wpengine.netdna-cdn.com/wp-content/uploads/2012/10/hd1991_a-e1349303778207.gif

8 08 2016
La Casa de Té de Lamastelle-san: Venom, de Sorayama. - Es la hora de las tortas!!!

[…] suena tan bien en mis oidos como las palabras “oro gratis” en los del Tio Gilito […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: