Shingeki no Kyojin

20 07 2013

Hay series de éxito cuyo éxito, valga la redundancia, no alcanzo a entender por completo. Hay cosas que están ahí y hasta cierto punto entiendo como parte de una fórmula para el éxito, pero otras…

Eso es lo que me pasa con Shingeki no Kyojin, o como lo conocen por su nombre internacional, Attack on Titan o, como se conoce en España, Ataque a los titanes (publicado por Norma). Cabe decir que “Shingeki no Kyojin” es más bien “El avance de los titanes”, pero en fin, supongo que es mejor que ataquemos nosotros antes de que lo hagan los gigantes.

shingeki-no-kyojin-poster

Creado por Hajime Isayama a finales de 2009, el manga tiene actualmente 11 álbumes en su haber, y ha alcanzado la suficiente fama como para tener un anime, estrenado en abril de 2013, y una película que se estranará en 2014. Uno no puede evitar quedarse pensando ante tanto éxito, y más tras leer lo que hay del manga y ver lo que lleva del anime. De un tiempo a esta parte, un cómic que estaba teniendo su éxito en Japón se ha convertido en ¿cuánto?, ¿meses?, en un bombazo para el resto del mundo.

La premisa, al menos, no resulta típica: unos gigantes de aspecto humanoide han llevado a la Humanidad a su práctica extinción, ya que devoran humanos con voracidad y crueldad. Unos pocos millones de humanos viven tras unos gigantescos muros que les protegen, en teoría, de los titanes. Y si bien la mayoría de humanos viven en una mezcla de miedo y falsas seguridad y comodidad tras los muros, algunos grupos militares, concretamente los miembros del equipo de exploración, quieren saber qué hay realmente tras estos monstruos, y si hay alguna forma de erradicarlos antes que ellos acaben completamente con la Humanidad.

En este contexto tenemos algo más típico. Eren Jeager es un chico que vio a su madre morir a manos de un titán, y ha jurado acabar con todos los gigantes, sea como sea. Para ello, junto a sus amigos Mikasa Ackerman (enésima chica asocial muy dotada para cualquier cosa) y Armin Arlert (típico llorica cobarde extremadamente inteligente), se alista en el ejército y decide unirse a los exploradores. Porque no solo le mueve la venganza: en su antigua casa, en el sótano, su padre tenía guardado un gran secreto que puede ser de utilidad en la lucha contra los titanes, solo que hace años que están demasiado lejos de su antiguo hogar. Cino años después de la muerte de la madre de Eren, tienen su oportunidad.

snk_salute

¿Sois capaces de identificar a los protagonistas? Creo que son demasiado obvios…

Desde luego, es una historia que no invita mucho al optimismo, al menos no con los primeros compases, que nos demuestran que, a pesar de sus esfuerzos, la Humanidad parece condenada al fracaso. Y eso a pesar de que Eren parezca el típico protagonista de shonen rancio.

Uno de los puntos más llamativos es el dibujo. Normalmente “llamativo” se utiliza de forma positiva, pero no en este caso. El dibujo del manga es, a todas luces, un dibujo de novato. Y es que su autor no pasa de ser eso, un novato que publica en una editorial, y esta obra es su primer gran éxito (tiene otra obra, “orz”, de la que nadie sabe nada… de hecho, tuve que informarme por si tenía algo más que SnK).

Aunque la evolución del dibujo es muy notable desde sus comienzos hasta la actualidad (os hablo tras leer el episodio 47 del manga), es un dibujo que no pasa del aprobado raspado, no pocas veces cayendo en el suspenso, y que a veces parece un boceto hecho con prisas. Curiosamente, cuando hay fondos, son estos los que salen ganando, así que sí, el problema está en los personajes.

Las proporciones de los personajes humanos se hacen extrañas, sobre todo en los primeros capítulos, pero no es nada comparado con las caras de los mismos. Aparte de que casi parece que cada personaje tenga dos o tres expresiones faciales en todo su repertorio (algún día sabré si una de las protagonistas, Mikasa, tiene expresividad alguna), siempre tienen un detalle que se hace extraño, que no desagradable, ya sean unos ojos demasiado caídos o una nariz exageradamente aguileña.

shingeki-no-kyojin-2560071

Ejemplo del dibujo de Isayama en sus comienzos. No hay demasiada mejora en la actualidad, pero la hay al menos.

Pero hay personajes, especialmente adultos, y cuanto más viejos peor, que que dan bastante grima ya que el autor, por alguna extraña razón, pasa de la simpleza de su estilo general a un pseudo-realismo que puede llegar a rozar incluso el ridículo.

Pero el autor también aprovecha que su manejo de la anatomía en general es cuestionable para justificar la apariencia de los titanes. Estos no dejan de ser caricaturas humanas, con cuerpos deformes y cara horrorosas. Intenta hacerlos lo menos humanos posibles, lo cual permite que no empaticemos con ellos, pero cuando tu dibujo tiene ya un problema con la anatomía humana normal, no parece un reto. Aun así, la variedad en los titanes es muy de agradecer, no hay dos titanes iguales, siempre tienen algo que los distinga del resto.

shingeki-no-kyojin-2275027

Sumo aquí que la acción no se hace difícil de seguir, no está mal y es uno de los pilares de un cómic donde hay que saber defenderse de un enemigo gigantesco, pero no os hagáis ilusiones: no son espectaculares, nunca llegan a serlo.

El anime, en cambio, consigue solventar estos problemas: aunque un tanto genéricos, los personajes tienen mayor expresividad, están más proporcionados… se nota que detrás hay profesionales que se han encargado de que, excepto los titanes (por eso de su aspecto caricaturesco), todo mejore. A eso añadir una animación que se mueve entre el ahorro típico japonés, basado en poco movimiento o directamente imágenes estáticas, y una fluidez envidiable. Aparte, los efectos por ordenador quedan bien integrados, aunque se note que estén ahí.

13690-p2dtmzt1fo

Una mejora sustancial.

Eso sí, se pierde algo en esta transición al anime: la crudeza de las imágenes. Y es que ya he dicho que el dibuo de Isayama no me agrada, pero no se corta en mostrar los efectos (más o menos) reales de enfrentarse a unas criaturas gigantescas que a te aplastan o te devoran, y no precisamente engulléndote entero. El caso es que en el anime solamente se suaviza, que no se pierde, pero aunque en mi opinión no es de lo más importante, solo quiero mencionarlo para que lo sepáis.

Pero lo que importa, la historia, los personajes… ¿Pasan con nota? Bueno…

Hay que darle un punto positivo muy grande a esta historia: su pesimismo. Es extraño que un manga, al menos uno que parezca centrarse en el shonen, resulte tan oscuro en su planteamiento. Básicamente, la Humanidad está condenada, y aunque los personajes traten de averiguar qué hay detrás de los titanes y si hay alguna forma de destruirlos, los que intentan saber más son una minoría, no acaban muy bien y una gran parte de los humanos los desprecian. En general, los humanos de SnK prefieren vivir en la falsa seguridad de sus muros antes que atreverse a salir fuera, saber más de los titanes y acabar con su amenaza.

Es una distopía en toda la regla, y de las más crueles, porque la naturaleza humana puede ser así.

20

Hasta con un titán de 3 metros es mejor andarse con cuidado.

Y el planteamiento en general es bueno. ¿Qué digo bueno? Muy bueno. Gigantes que arrasan con todo, humanos que usan unas maniobras de desplazamiento tridimensional para desplazarse por el aire e intentar alcanzar a los titanes en su punto débil (la base de la nuca), arriesgando sus vidas casi todo el tiempo, el misterio que hay alrededor de estos seres gargantuescos que da igual cuántos maten, nunca parecen escasear… Son ingredientes que, bien combinados, pueden dar un producto muy interesante.

El problema es que, a pesar de todo ello, Shingeki no Kyojin cae en un error de bulto: el secretismo porque sí.

Poco se sabe de los titanes: suelen medir entre 3 y 15 metros, salvo excepciones, son vagamente humanos en aspecto, hay varios tipos aunque poco conocidos, no parecen muy inteligentes más allá de que algunos sean selectivos con sus víctimas, son más activos de día que de noche… y devoran humanos por placer, porque en realidad no necesitan comer en absoluto.

shingeki-no-kyojin-3285281

Oh, y también hay titánides, aunque escasísimas… una o dos…

Y eso es, básicamente, lo que se sabe de los titanes. Tras once tomos, apenas sí hay información nueva sobre ellos, y esto, queráis o no, acaba cansando. Sobre todo cuando más de un capítulo es poco más que relleno, pero del malo, de ese que ni siquiera se molesta en desarrollar a los personajes.

Y ya que estoy, ¿qué hay de los personajes? Mi consejo: no os encariñéis de ellos. Por dos razones: porque aquí cualquiera puede morir (creo que Isayama es fan de George R.R. Martin) y porque no resultan ser interesantes en general. De hecho, son arquetipos que rozan el estereotipo hecho con plantilla:

  • Eren es el típico protagonista que actúa antes que piensa. Aunque tiene algún que otro momento de lucidez, su actitud es la de actuar sin pensar, o pensar mientras actúa.
  • Del pensamiento se encarga su amiga de la infancia Mikasa, asiática y encima el único personaje medianamente interesante, aunque sea la “chica de mirada fría número he-perdido-la-cuenta”, tal vez por ser de los personajes más competentes y comprometidos.
  • Armin, amigo de Eren y Mikasa, es tu clásico llorón quejumbroso que, sin embargo, resulta ser el más inteligente de todos. Es capaz de improvisar un plan en poco tiempo, pero en ese mismo tiempo puede derrumbarse en su cobardía y baja autoestima.

Todo esto que es pongo es muy simplificado, pero es que los personajes no ofrecen mucho cuando piensas en ello. Suenan a ya vistos, no aportan nada nuevo. Cumplen dentro de la trama, pero poco más. Y lo mismo pasa con el resto del reparto, que es mejor que, si queréis, lo descubráis por vuestra cuenta, pero lo mismo que he dicho para Eren, Mikasa y Armin (arquetipos que rozan lo estereotipado) se les aplica.

Otro tema a tocar aquí es la narración. Aunque por norma general no pasa de lo básico, sí que tiene un problema grave en el manga: los flashbacks. Flashbacks que podrían haberse metido como parte de la cronología de los eventos en su orden adecuado, y que ayudan a entender la historia y motivaciones de algunos personajes, pero no existe nada que deje claro cuándo estamos en un flashback y, además, algunos de estos llegan tarde y sin sentido. No puedo decir nada por miedo a spoilers.

Aun así, por fortuna, el anime acierta en este aspecto, haciendo que, con el orden adecuado, mejore mucho la narración de la historia.

Ah, y otra cosa: muchos hablan de este manga como uno de aventuras, terror, distópico… pero se olvidan de un detalle: el género de mechas. Yo dejo caer esto porque prefiero que si leéis el manga o veis el anime, entendáis lo que quiero decir, simplemente voy a jugar con la confusión con quienes no han leído ni visto esto.

shingeki no Kyojin

En definitiva, aunque sigo sin comprender el éxito tremendo de Shingeki no Kyojin, no desprecio en absoluto sus logros. Me parece al menos una serie interesante, que puedes ver y no sentirte insultado, si bien un mejor dibujo en el manga y que se andaran con menos secretismo haría que mejorase. Diría “mejor que el enésimo anime moe es”, pero aunque sea lo que realmente piense, tampoco es que necesite compararlo con esas… cosas para dejarlo bien o, al menos, no tan mal.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

20 07 2013
John Wheel

Así que es de los que nunca explica nada para poder vivir 30 años del cómic porque si no tendría que pensar una historia nueva y jugársela. Jo, qué raro.

21 07 2013
Encon (@3ncon)

Es tan de mechas como Evangelion, sí.
Y además sale Freddie Mercury, joder.

21 07 2013
Chuck Draug

@John Wheel: Sí, es un poco ese tema, el querer alargarlo innecesariamente (de hecho, lleva como tres o cuatro episodios del manga de puro relleno).

@Encon: No pude evitar pensarlo porque, a fin de cuentas, el concepto se me antojaba así. Claro que también es verdad que Evangelion decía ir de mechas y luego vimos lo que era de verdad… Y aun así, no puedo dejar evitar pensar en mechas cuando Eren usa su habilidad.
Y añade al titán moe. xD

30 07 2013
red bat

Ayer lo andé leyendo muy por encima por el pitorreo de Aitor. Y joder, la niña daba puta risa. No le ví nada de especial. Muchos primeros planos, mucha narración manga de esa tan asquerosamente lenta y rellena-páginas, mucho diálogo introspectivo queriendo ser grandilocuente, diseño de personajes genérico, un estilo que satura y cansa visualmente (y yo no sé hasta que punto el tipo usa el estilo que tiene para tapar sus carencias) y blao blao blao.
Lo que veo por ahí es que la gente dice que la obra es original de la hostia. Si, ya. Bueno.
Si el público otakito cerrado que viene de leer One Piece y similares donde no gastas ni media neurona para entender la trama lo considera original comparado con el shonen de a kilo, es normal que digan OOOOOOOOH ante cualquier cosa que se salga un poco del molde. Animalicos.
Por otra parte, por lo que dices aquí, la base tiene el punto de querer ser algo diferente pero es eso, la base. Pero el desarrollo, pfuah, relleno, lento, con tintes que no van a ninguna parte. No debe innovar un carajo en el planteamiento.
Y por rizar el rizo diré que esa puta plantilla de la historia se puede aplicar, con matices, a la saga de Gears of War. Si, los Gears: Unos monstruos desconocidos atacan a una patética humanidad al borde de la extinción que se maldefiende como puede. La madre del prota murió a manos de los monstruos y el padre tiene algo oculto que puede acabar con ellos. Con un par. Acabo de comparar al manga de la temporada con un juego con una historia patética. Y es que lo es. La mierda post-apocalíptica no es nada nuevo. Lo cambias por marcianos y el planteamiento envejece cosa mala.
Siiii, sale del molde de shonen prefabricado, pero vamos, ni que fuese la hostia. Hay un nivel de exigencia mínimo en mangoso-ville. Espérate a los deux ex machina que habrá por delante, esperarse otra cosa visto lo visto parece inguenuo.
Por otra aprte, si el anime se ha estrenado hace ná, ahí tienes la razón del creciente éxito nene.

30 07 2013
Chuck Draug

No es una obra original ni de lejos, y sí, es plantilla post-apocalíptica, pero sí que al menos supone un poco de respiro ante la avalancha de niñatas moe y de shonens de tres al cuarto que van a rebufo de One Piece. Pero claro, cuando el manga está lleno de cliffhangers tramposos, de pistas que no son tales y de misterios que solo se alargan… ahí ves la trampa. Que sea un respiro ante la mierda habitual no justifica que podría haber dado más de sí.

Lo peor es que me temo qué va a pasar al final: van a soltar todo de golpe. De hecho, cuando dije por Twitter que estaban alargándolo en exceso, me saltaron con “¿quieres que te lo den todo de golpe?”. De hecho, eso es lo que no quiero: ni que estén todo misterioso y sin resolver, ni que de repente me vomiten toda la información. Hay pistas vagas, hay trampas, hay giros sin sentido, hay vueltas en círculo y relleno. No me estás resolviendo nada de los titanes, me sigues metiendo personajes, hay gente con habilidades especiales pero ni te molestas en dar pistas sobre por qué es así… Y luego dicen que yo quiero todo de golpe cuando lo que quiero es que vayan, poco a poco, revelando cosas, no alargando las que hay y añadiendo más.

Porque eso: al fina del manga soltarán todo de golpe. Y mal.

El diseño de personajes no solo es genérico, sino malo. Es feo con ganas. Ni ROB! Liefeld firmaría algo así. Y ya digo que los titanes son lo que destacan, pero cuando tu estilo es deforme de por sí no es tan meritorio.

Y sí, lo del anime, ahora que lo pienso, lo explicaría todo. xD

30 07 2013
red bat

“Otro estúpido podcast sobre mangas. Malpu ¿qué nos has traído hoy?”
Todo sea dicho, One Piece, después de haber pasado Dragon Ball, me parece el shonen por excelencia, Oda se ha marcado un mundo muy curioso y unos diseños de personajes imaginativos (a excepción de tías, que no tiene ni puta idea de hacerlas distintas).
Pero al margen de eso, de la idea, esto de los titanes, cumple con casi todos los esterotipos de shonen en cadena y con mondongos grandes como el arte del buen señor este. Falta el insti, nada más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: