Zerocómic (o El Horror)

20 01 2013

Cuando hice la reseña de Dioses y otras tonterías, mencioné un webcómic llamado Zerocómic y que también lo tendría que destripar algún día. Bien, digamos que no quiero alargar más la tortura…

Antes de nada, me gustaría iniciar esto diciendo que meses atrás le hice una pequeña reseña al autor sobre su webcómic. Y confieso que fue muy, muy, pero que muy benévola. Lo digo porque quisiera que compararais lo que le dije entonces con lo que voy a soltar en breves instantes.

También me gustaría dejaros con una frase que acuñé hace un tiempo para definir lo poco que me gusta el webcómic Ctrl Alt Del:

“Es más gracioso meterte un clavo ardiendo en el ojo que leer una tira de Ctrl Alt Del”

Quedaos con esa frase porque al final de esta crítica veréis una para el webcómic que voy a tratar hoy. Así que, damas y caballeros: Zerocómic. Aviso: puede que pierda el control en algún momento, pero es que este webcómic es para mí lo que para Doug Walker es la película de La Pandilla Basura.

Este webcómic, Zerocómic, parte de la premisa de ser una tira cómica, usando el humor absurdo para arrancar risas al público. ¿Cuál es el problema? Que absurdo es, pero de humor va muy escaso. Demasiado escaso. Y cuando te vas acercando a las 2000 tiras y vas tan mal de humor, eso es muy grave. Más grave que ser Jim Davis, supongo.

El autor, Zeromanga, basa sus “chistes” en lanzar la primera estupidez que le pase por la cabeza. De esta forma, supongo, pensará que alguno a la fuerza debe hacer gracia, que algún chiste bueno le habrá salido tirando esas paridas contra la pantalla. Creedme si os digo que en sus casi 2000 tiras, ni una centésima parte siquiera te hacen sonreír.

El cómic, además, cuenta con un muy amplio plantel de personajes, prescindibles en su gran mayoría, así que solo destacaré a los dos más acaparadores de espacio:

Zero es el alter-ego del autor, un rubiales que es, simple y llanamente, tonto. Muy tonto. Rematadamente tonto. E impulsivo. No se para a pensar nada, ni siquiera en lo que dice. Cuatro de cada tres palabras que suelta son tonterías que causan los más altos niveles de vergüenza ajena.

Samus (nada que ver con la protagonista de Metroid, por fortuna para la heroína de Nintendo) es la novia del protagonista, aunque se supone que lo odia. Empezó siendo “la chica del cómic”, ese papel estereotipado para evitar tener un campo de nabos, pero acabó convirtiéndose en una Mary Sue tetona. No me invento nada: pasó de apenas tener curvas a poseer unas ubres que si no le han destrozado la espalda todavía es porque, como Mary Sue, es un ser impecablemente perfecto.

Como digo también hay otros personajes, como Cloud el compañero de piso (o algo así) de Zero o una serie de personajes de formas extrañas que no sabes si son demonios, extraterrestres o zurullos que cobraron vida por obra y gracia del Espíritu Santo o de alguna entidad mucho más retorcida. Pero igualmente, se pueden sustituir por toda clase de estereotipos y no notaríais la diferencia.

Y sigamos… esto me está doliendo ya, que lo sepáis…

Dibujo

Es el elemento que más ha cambiado, y para mejor me atrevería a decir… No, eso sería ser demasiado atrevido. Porque donde hay mejora, también hay pasos hacia atrás.

En sus comienzos, el dibujo era, cuanto menos, feo. Muy feo. Y muy simplón. Como el de toda persona que acaba de empezar a dibujar, vaya, nadie nace sabiendo. Al menos los personajes tenían una cierta variedad de poses, lo cual era de agradecer aunque la maquetación y todo lo demás dejase muchísimo que desear:

La primera tira de Zerocómic

La primera tira de Zerocómic

Con el paso del tiempo, este dibujo ha ido mejorando en el sentido de que los personajes ya no son unos horribles monigotes y parecen… seres. Claro que en esta supuesta mejora, Zeromanga había sacrificado la movilidad de sus personajes, convirtiendo las tiras en festivales de copiar y pegar con primerísimos planos. En serio, las viñetas pasan a  ser las caras de los personajes. Menos el momento en que hay que lucir las megatetas de Samus sin ninguna razón aparente. Pero por lo general, primeros planos. Y estuvo así durante demasiado tiempo, estancado, sin visos de mejorar.

Tira 1389 de Zerocómic

Tira 1389

Llega un momento en que Zeromanga parece darse cuenta de que sus personajes son un copiapega descaradísimo y comienza a sacarlos de medio cuerpo. Eso es bueno, les da más posibilidades… O debería, porque sus poses y expresiones siguen siendo puro copiar y pegar. Ya me quejé con Dioses y otras tonterías, pero es que Zerocómic lleva años perfeccionando el arte de tener personajes ya hechos y solo añadir un brazo aquí, cambiar una boca allá… Ganan algo de dinamismo, pero siguen siendo monigotes sin vida.

Tira 1866 de Zerocómic

Tira 1866 (y sí, la hija de Zero y Samus ha salido a la madre… literalmente, es Samus con las mangas largas de Zero)

A eso se le añade el hecho de que los personajes humanos son total y absolutamente intercambiables en el aspecto visual. Apenas sí existe diferencia física entre ellos que no sea el color de su pelo (negro, gris, blanco) o el tamaño de sus tetas. Y esa es otra: todos los personajes parecen chicas. No es que los hombres sean afeminados, es que son directamente chicas de pecho plano.

De hecho, para distinguir a un hombre de una mujer en este webcómic solo hay una forma: si aparecen dos tumores gigantescos por debajo del cuello, es una mujer; si no, es hombre. Desde hace tiempo, parece que Zeromanga no concibe que sus mujeres tengan menos de una talla 200 de pecho. Y entiendo que existe el fetiche de la expansión de pechos, de tetas gigantes, pero en Zerocómic llega al extremo monstruoso y desagradable hasta la náusea. Te da la sensación (y casi seguramente la certeza) de que Zeromanga no ha visto una mujer en su vida.

Guión

Espera… ¿podemos hablar de un guión? Zerocómic es un webcómic de humor, así que no necesita un guión, ni una trama… El autor intenta meterle algo parecido a una historia, pero ¿de qué le sirve, de todos modos? Olvidémonos de que pueda haber o no una trama. Aunque es cierto que Zeromanga controla bastante bien el tiempo en sus tiras y tiene nociones de narrador, nada de esto le es de utilidad para salvar la baza que presuntamente caracteriza este webcómic: el humor absurdo.

Zerocómic, como digo, se basa en ir lanzando estupideces, una tras otra, esperando hacer gracia. Supondré que desde el punto de vista del autor esto sería el humor absurdo. El humor absurdo, sin embargo, niega conocer a Zeromanga.

Me explico: el humor absurdo se basa en situaciones estúpidas y nada normales insertadas en un evento aparentemente normal. Jugar con lo cotidiano y darle un giro retorcido y sin sentido aparente. El problema de Zerocómic es que se olvida de ello, y en su lugar los personajes dicen tonterías acerca de lo que sea. Sin orden ni concierto. Incluso el absurdo tiene su propia lógica interna, por muy contradictorio que parezca. Cuando oyes la énesima vez “gay” como un intento de reírse de un personaje de apariencia afeminada (curioso cuando todos son mujeres de distintas tallas pectorales) o la enésima vez que Samus ha salvado al universo y aun así odia todo lo que no es perfecto como ella, estás agotado mentalmente, aparte de querer darte de cabezazos contra la pared más próxima.

Gordo Mágico Gay

Si encontráis la gracia, por favor dejadme la explicación en los comentarios. Gracias.

Se nota que los chistes, si es que se pueden llamar así, llevan muchísimo tiempo sin siquiera hacerte sonreír, está lleno de ideas desaprovechadas. Uno puede pensar que la culpa es de las actualiaciones diarias y que tanto material se podría aprovechar mejor con una actualización más pausada (dos o, como mucho, tres veces a la semana), para tener más y mejores ideas en vez de estar soltando la primera bobada que ha decidido alojarse en su mente. Actualizar a diario solo le ha servido para vomitar idioteces, no se nota un esfuerzo ni una planificación en las tiras.

Eso es lo que pensé hasta que decidió actualizar menos a menudo porque ha abierto otro cómic, Las absurdas aventuras de la chica pescado… que es como Zerocómic, pero con más viñetas y, al menos, variedad de planos. Y cuando digo “como Zerocómic”, es por su nivel de no-humor absurdo. Está claro que Zeromanga puede mejorar la disposición y variedad de posturas, pero no el ¿humor? Será también por el hecho de que las bobadas que no suelta en Zerocómic las soltará aquí en los días que no actualice Zerocómic.

Y había dicho que en lo visual los personajes eran intercambiables, tetas monstruosas aparte. En términos de personalidad también. Todos son una panda de misántropos, todos se odian a sí mismos y entre sí, son personajes deleznables hasta decir basta. Estereotipos de personajes odiosos, que solo saben soltar tonterías y palabras hirientes hacia sus semejantes. Es imposible empatizar con ninguno de estos planísimos personajes cuando el propósito para el que fueron creados es ser idiotas que odian todo.

Y luego está Samus.

Samus Modo Perfecto Fútbol Satán

Samus es el ejemplo perfecto de Mary Sue. Empezó siendo simplemente “la chica del cómic”, ese papel que se reserva a un personaje femenino para que los chicos no se sientan solos e incluso se peleen por tener una novia. Sin embargo, en cierto punto del webcómic, recibió la visita de su yo del futuro, un ser gargantuesco de pechos inconmensurables con poderes más allá de toda comprensión humana. A partir de aquí, tenemos a una Samus que cada vez tiene más y más delantera, hasta que los enormes globos aerostáticos que tiene pegados al torso ocupan tanto en las tiras que no podemos ver el resto del personaje (excepto cabeza y hombros). Pero no solo eso: he dicho que es una Mary Sue, y esto se nota porque empieza a desarrollar toda clase de poderes extraños para así parecerse más a su yo del futuro. Supuestamente es una parodia, pero tan mal ejecutada que Samus se convierte en una Mary Sue de libro, y nadie hace nada para evitarlo.

Y precisamente Samus es en muy buena parte responsable de la caída de este webcómic en el absurdo más insoportable, ya que Zerocómic pasó de ser un conjunto de tiras mediocres sobre post-adolescentes y sus vivencias, mezcladas con seres extraños que no aportan absolutamente nada, a ser simplemente el absurdo por el absurdo, un caso perdido que jamás volverá a ver la luz de la dignidad. Básicamente porque su autor tiene este rumbo fijado en su mente y no va a cambiarlo para nada. Fin.

Oh, ¿y la frase que define a Zerocómic?

“Es más gracioso meterte un clavo ardiendo en cada ojo mientras te dan multitud de patadas en la entrepierna con una bota de clavos que leer una tira de Zerocómic.”

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

20 01 2013
Sergio Gallardo (@PzikoNauts)

La obra de Zeromanga se puede definir perfectamente en un POR QUÉ. No concibo que alguien lleve tanto tiempo y tantas tiras creando este despropósito, es muy muy creepy. Un webcomic que nunca debió empezar

20 01 2013
rtr

No soy capaz de hilar un argumento sobre lo del gordo gay magico, pero el caso es que yo si lo entiendo. ¿Es muy grave, doctor?

20 01 2013
Lograi el Luciérnago

¡Y 2000 páginas de eso! ¡Pondió!

3 08 2013
Especial Zeromanga, parte 1 | El muro de Charlie Draug

[…] En la encuesta que puse semanas atrás, había dejado la posibilidad de que decidierais algo aparte de lo expuesto. Resulta que apareció un voto, diciendo solamente “zeromanga”. Luego supe que fue cosa de Pziko y que, por supuesto, implicaba ponerse con más cosas del autor del infame webcómic Zerocómic, del que hablé hace tiempo. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: