Vengadores peliculeros

2 05 2012

Hace casi una semana que vi la película y creo que, por muchas vueltas que le dé, todavía no le he encontrado errores gordos a la misma, aparte de historia sencilla que se puede escribir en una servilleta y otras cosas que comentaré. Pero la idea general es que me ha gustado. Y mucho.

Tras una película de Hulk (una, he dicho una, la de Ang Lee no cuenta), dos de Iron Man, una de Thor (la más floja del pack) y una del Capitán América, nos encontramos por fin a dónde ha ido a parar toda la preparación de estas cinco películas. Cinco películas que han servido para presentarnos a los héroes que formarán parte del grupo de los Héroes Más Poderosos de la Tierra. Y el resultado de Los Vengadores es más que satisfactorio.

La premisa es sencilla: Loki, el hermanastro de Thor, aliado con los Chitauri (los Skrulls del Universo Ultimate, pero aquí son enemigos genéricos), trata de vengarse de la humillación sufrida con la conquista de nuestro planeta, ayudado de un cetro manipulador de mentes, en busca del Cubo Cósmico/Teseracto, un artefacto visto ya en las películas de Thor y el Capi que ayudará a los Chitauri a invadirnos. Le roba el Cubo Cósmico a Nick Furia, este reúne al grupo menos adecuado y con más roces que al final consigue salvar el mundo en una batalla final donde el trabajo en equipo prima sobre sus rencillas y hay un cameo de Stan Lee.

Que sí: cabe en una servilleta.

Lo bueno es cómo Joss Whedon, director y guionista de la cinta, lo desarrolla, cómo la paja que mete no es paja, sino que ayuda a que pasemos casi dos horas y media entretenidas para que una historia sencillota se desarrolle. Y tiene sus peros; aun así, se disfruta.

Para empezar a hablar de sus más y sus menos, nada mejor que el primer acto. Este se encuentra lleno de altibajos. La introducción de los Chitauri, con Loki ayudándoles, es bastante pausada, igual que cuando nos presentan a Furia y Clint “Ojo de Halcón” Barton junto a los científicos que trabajan con el Cubo Cósmico… y de repente PIM PAM PUM explosiones y acción porque sí cuando aparece Loki a robar el Cubo. Loki podría haber conseguido todo esto con algo más de sutileza, de discreción, pero ya que comparte pantalla con Samuel L. Jackson (que recordemos que hace nuevamente de Nick Furia), si a Sam no lo pones diciendo tacos debe estar cargándose algo. Supongo que funciona así.

La re-introducción de los personajes ya vistos en las anteriores películas no están mal, dentro de lo que cabe. Natasha Romanov, la Viuda Negra, tiene algo más de chicha aquí, aunque Scarlett Johansson no haga ningún papelón, y Bruce Banner se presenta de una forma un tanto peculiar y a la que no pongo ningún pero, sobre todo gracias a un Mark Ruffalo que consigue un Banner muy creíble, con sus dudas y preocupaciones (lo cual es lógico sabiendo que con un cabreo cualquiera te conviertes en Hulk y APLASTAS). El Capi y Iron Man tienen presentaciones muy dispares: la escena de Steve Rogers es básicamente la del final de su película, y queda sosa por mucho que Chris Evans haga que el personaje sea más creíble y carismático que el original, mientras que Tony Stark… bueno, Tony Stark es Robert Downey Jr., a veces me pregunto si realmente actúa o le dicen “Robert, tío, sé tú mismo”, pero cuando aparece, se nota su presencia. Y aun así, sorprende que sea una película coral.

Porque ese es el mayor acierto de esta película, y algo que parecía imposible para algunos (de hecho, yo temía que Tony Stark eclipsara a todos): sigue siendo una película sobre un grupo. Aunque sí es cierto que hay una trinidad Rogers-Stark-Romanov alrededor de la cual giran los demás… menos Hulk, pero ya hablaré del gigante esmeralda cuando llegue.

Estas re-introducciones son entonces normalitas (Viuda, Banner), sosas (Capi) o buenas (Iron Man), otro fallo en el ritmo de la película a estas alturas, pero no aburre. Luego tenemos el Helitransporte (los ojos me brillaban en el cine al verlo) y la primera actuación de estos superhéroes contra Loki.

Volviendo a “Loki es el villano” alguno se puede preguntar si la razón para reunir semejante grupo es la idónea o no, es decir, Loki ha robado un artefacto poderoso y necesitamos supertipos para detenerlo en contra de lo que el Consejo (suponemos de EE.UU.) quiere, es decir, hacer cosas a lo bruto y mal. Pero teniendo en cuenta cómo se han ido orquestando las “películas precuelas”, uno se pregunta qué amenaza, qué enemigo iban a tener realmente. Y qué haría.

Pensadlo… ¿Volvería Cráneo Rojo, cuya supervivencia tras la película del Capitán América está puesta en duda? ¿O vamos a sacar a un enemigo nuevo? ¿Un Dr Muerte que nada tenga que ver con el esperpento de las películas de los 4F pero sin justificación para salir? ¿Un Líder, que se dejó ver un poco en la película de Hulk con el señor Norton, pero no está desarrolloado ni tendría motivación alguna en esta película? ¿Un MODOK que no pintaría nada, teniendo en cuenta que ni siquiera se sabe si existe IMA? (En serio, había gente que me preguntaba si MODOK podría haber sido un buen villano para esta película) Se podría recurrir a la galería de villanos de Marvel, sí, pero la elección de Loki me parece adecuada, siendo un villano ya establecido en el universo peliculero.

Y aquí hay otro acierto en la película: este Loki es una versión con más experiencia del visto en la película de Thor. Y sin esforzarse demasiado, Tom Hiddleston consigue un villano convincente, que antes ya apuntaba maneras y ahora es un poco más físico, pero sigue siendo una amenaza, un mentiroso manipulador que usa la lengua como su poder más temible. De hecho, de forma muy sutil, trata de manipular a Banner cuando Loki es capturado por SHIELD en el final del primer acto.

Esa cara de “sí, vale, capturado… todo según mi plan, OCBIAMENTE” lo dice todo.

Pero no todo es bueno en Loki y ahí está su punto débil: Thor, quien aparece de sopetón en los momentos finales del primer acto y principios del segundo. Y que en el resto de la película es poco más que el tipo cachas guaperas que no se entera de nada.

Ya dije que de las películas de Marvel anteriores a esta, la de Thor es la más floja. No es mala película, sus 30 primeros minutos con esa Asgard alienígena que recuerda a lo mejor de Jack Kirby me parecen geniales, pero la inexistente atmósfera shakespeariana que intentaba meter por la fuerza Kenneth Brannagh, aparte de unas escenas muy anodinas en la Tierra (creía que Natalie Portman no lo podía hacer peor que en las precuelas de Star Wars), le quitan toda su gracia. Y en parte es culpa del mismísimo Thor, que es retratado como básicamente la fuerza bruta del grupo y un tanto fuera de lugar, y poco puede hacer Chris Hemsworth para salvar un personaje condenado desde su propia película, que va arrastrando esos defectos en Los Vengadores sin visos a mejorar.

Sobre la relación entre los personajes en la película, es verdad que podría estar mejor resuelta, pero eso alargaría aún más la película y es mejor ser un tanto más directos unas veces, más vagos otras. Pero dentro de lo que cabe, esta relación entre personajes, esos intercambios entre ellos no me parecen malos. Unos mejores que otros, especialmente los que tienen que ver con Tony Stark y Bruce Banner, pero todo funciona.

Mientras no se pongan a discutir sobre quién es el líder, vamos bien, ¿no? ¡¿NO?!

Recordemos que son personajes traídos casi por obligación, que no pegan ni con cola hasta el final de la película porque en ningún momento se sienten como un supergrupo: tenemos a Iron Man yendo de chulito, al Capi dándose de bruces con la realidad, a Banner tratando de pasar desapercibido, a Viuda Negra haciendo lo que le sale de los ovarios y a Thor… en fin, siendo Thor, no podemos hacer nada por él.

Luego tenemos a Nick Furia, director de SHIELD. Samuel L. Jackson sabe imponer su figura, independientemente de la calidad de la película en la que esté (como que es lo mejor de ese insulto/comedia que es The Spirit con su sobreactuación), y es un Furia más que correcto, un tipo que tiene que recurrir a ciertas técnicas para conseguir su propósito, aunque sea con buen fondo.

También vuelve el agente Phil Coulson (Clark Gregg), ese personaje introducido en la primera película de Iron Man y que sirve, en cierta maneara, de nexo para los héroes y para nosotros los espectadores. Y está también rodando Maria Hill (Cobie Smulders, alias “tía Robin de Cómo conocí a vuestra madre”), aunque parezca que está para que Furia no hable solo, pero también da algo de cordura a SHIELD que no le puedan aportar ni Furia ni Coulson.

Y todos sabemos que Cobie Smulders luce y actúa mejor que la Johansson.

Hay alguien de quien no he hablado hasta ahora y solo he mencionado una vez. Sí:  Ojo de Halcón. Thor no es un personaje que brille, pero al menos tiene algo de presencia. Clint Barton es, de calle, el peor personaje de la película, un tipo que no pinta nada, que desde el comienzo ya está manipulado por Loki y que solo al final, cuando ya está de vuelta con los buenos, hace algo. Quiero decir, que hasta que no hace lo que mejor sabe hacer, disparar flechas con chulería marca Barton, por mí como si Los Vengadores son solo Iron Man, el Capi, Thor, Viuda Negra y Hulk. Claro que también es cierto que el Ojo de Halcón peliculero bebe más del capullo del Universo Ultimate que del fanfarrón de Tierra 616.

Algo que también se ha comentado mucho sobre esta película es el humor. Es un humor natural, que nace de las distintas situaciones en las que están los personajes, de sus diálogos, de lo que pasa a su alrededor. Cierto, los Vengadores son más de acción y drama, ojalá en una futura película exploren más lo segundo porque es uno de los temas que hacía que este grupo destacara en los cómics, pero lo dicho, es un humor que surge de las situaciones, no es como si lo hubiesen metido con calzador. Y encima es de ese que te hace reír a carcajadas.

El primer acto tiene altibajos, el segundo acto es básicamente “atacan el Helitransporte, el grupo tiene sus diferencias, consiguen salvar la situación, Ojo de Halcón vuelve”… sí, lo sé, el segundo acto lo he comentado a cachitos mientras hablaba de los personajes, mal por mi parte, así que seré directo con el tercer acto…

El tercer acto es una orgía de acción y humor, esa gran batalla contra los Chitauri invadiendo la Tierra. Cada Vengador se desarrolla mejor, tanto que, como digo, es el único momento en que Ojo de Halcón me parece aceptable. Además, es una acción bien rodada, que sigue a los personajes haciendo lo que mejor saben hacer, y con sobradas pero también con momentos más “mundanos”, desde Hulk destrozando enormes naves-dragón hasta Viuda Negra dando palos.

“¡Y AHORA HABLEMOS DE LO QUE IMPORTA! ¡HABLEMOS DE HULK!”

Y aquí llegamos al punto de Hulk. Sí, Hulk aparece brevemente en el segundo acto, cuando Banner queda inconsciente en el ataque al Helitransporte, pero es aquí, en el tercer punto, donde se luce. No solo porque Ruffalo le haya aportado también carácter al personaje con la captura de su rostro para el grandullón, sino también porque, de una vez por todas, consiguen captar la esencia de Hulk, un mastodonte verde que aplasta a todo aquel que le ponga de mal humor, y aunque no busque “estar solo”, se muestra la faceta del Hulk enfurecido que parte y reparte, además de protagonizar un momentazo con Loki.

Este tercer acto se cierra con un Deus Ex Machina de libro, pero que encaja, y la escena en medio de los créditos nos revela… oh, bueno, vedla, por favor, me haréis un gran favor.

Ahora bien: ¿mejor película de superhéroes de la Historia? Ni lo sé ni me importa. ¿De lo mejor que he visto en este año? Aunque no he visto mucho, Extraterrestre y esta película están entre lo mejor que he visto, sí. Veamos qué más habrá este año, pero se agradecer por una vez salir de la sala tras ver una película de acción y quedarme más que satisfecho, e incluso eufórico.

Y un último apunte: por favor, dejad de comparar Los Vengadores con El Caballero Oscuro, dejad de comprar a Whedon con Nolan. Son dos formas distintas de película de superhéroes: las de Batman son más oscuras porque presentan al Batman más de los 80-90, más tenebroso, menos alegre; y Los Vengadores es el típico colorido Marvel de todos estos años. Ambas franquicias lo hacen bien en su estilo, no veo la razón por la que haya que enfrentarlas.

Anuncios

Acciones

Information

One response

27 06 2012
Mortaz

Sí creo que junto a La Liga de Los Imperfectos son las dos mejores películas de Super Héroes de la Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: