50 años de Astérix: El cielo se nos cae encima

30 10 2009

Si ayer hablé sobre ”Astérix en los Juegos Olímpicos”, uno de mis tomos favoritos, ahora toca hablar de un álbum menos afortunado.

Ya en su momento, allá por 2005, hablé de esta historia que sería mejor olvidar, pero he decidido volver a sufrir la experiencia para relatarla en un artículo más amplio y con más maldad si puede ser. Pero antes, hagamos una pequeña introducción a la caída en picado de Astérix…

Con la muerte de Goscinny, los cómics de Astérix empezaron a sufrir la ausencia de tan genial guionista. Uderzo hacía lo que podía mientras aún quedaban algunas notas que Goscinny había dejado antes de morir sobre nuevas aventuras del galo y sus amigos (y también de descartes… y si Goscinny había descartado algo, sus razones tendría). Aún se notaba cierto regusto a Goscinny en álbumes como ”La Odisea de Astérix”, pero no eran un Goscinny puro. Comenzaba la decadencia…

… Decandencia confirmada con ”El mal trago de Obélix”, ”Astérix y Latraviata” y, finalmente, este ”¡El cielo se nos cae encima!”, historias que desvirtúan a los personajes… ¡gracias a uno de sus creadores! Increíble pero cierto…

Hasta entonces, había sido todo una decepción tras otra e iba a peor. Pero ”¡El cielo se nos cae encima!” remató la faena. Y de forma muy dolorosa.

Astérix y Obélix, superhéroes, robots, alienígenas, homenaje a Disney, crítica a Bush, al cómic americano de superhéroes y al manga, Photoshop cutre… Todo ello en un mismo álbum de Astérix.

En. Un. Mismo. Álbum. De. Astérix.

Así que preparaos para el viaje de vuestras vidas… eso sí, será un mal viaje. Y aviso, hay spoilers, básicamente porque voy a hablar del cómic al completo.

Nuestra historia comienza con Astérix, Obélix e Ideáfix en el bosque, a la caza de jabalíes (que es lo que hacen cuando no vapulean romanos ni se van de viaje). El caso es que, extrañamente, se encuentran con que los animales del bosque se han quedado tiesos, no se mueven.

Obélix se queja cuando Astérix decide volver a la aldea para alertar de ello, dando lugar a Obélix quejándose todo el rato porque no han ido a por jabalíes. La primera vez tiene gracia, a la décima ya no; mientras Goscinny dosificaba los chistes para evitar hartarnos de ellos, Uderzo nos los mete de forma cansina.

Pues bien, vuelven a la aldea y resulta que todos están paralizados, excepto Panorámix, el druida. Al parecer, éste había terminado su marmita de poción del día, la había probado y, de pronto, se quedó traspuesto. Viendo que Astérix e Ideáfix habían tomado poción mágica antes de salir a cazar y que Obélix es Obélix (cayó en la marmita de poción cuando era pequeño, los efectos son permanentes en él y bla bla bla…), deducen que la poción es lo que les ha salvado. Y mientras lo discuten (y Obélix se queja del tema de los jabalíes), algo aparece en el cielo y… oh Dios, ¿de verdad tengo que ponerlo?

Bueno, empezad a sufrir…

¡Cuidado! ¡Es el efecto cutre de Adobe Photoshop, que va a aplastarnos! Nah, en realidad es una nave espacial y… ¿Cómo que me deje de bromas? ¡No bromeo, es una nave espacial!

Y como en toda buena nave espacial, hay alienígenas, en concreto de Dyswaltlandia. Por una parte está Karh Tun, el hijo bastardo de Mickey Mouse y un Astronik (o el Tinky Winky ese, como os apetezca) con traductor universal y todo para entenderse con los galos. Por otra, tenemos a Arnold Schwarzenegger disfrazado de Superman y con el anillo de Linterna Verde, aunque lo llaman Superclón (y hay más como él). Me gustaría decir que esto me lo estoy inventando sobre la marcha, pero no, aquí tenéis a Tun y al clon de marras.

Tras diálogos sin sustancia y un equívoco simplón como que Obélix pida al Superclón jabalíes y éste le traiga romanos porque Obélix no sabe dibujar, Tun sube a su nave para que todo vuelva a moverse (y así les peguen a los romanos que ha traído el clon, ya que estamos, como manda la tradición). Con todos de vuelta a la normalidad, Tun explica a nuestros galos que ha venido a la Tierra para avisarles del ataque de los Namgas, del planeta Namgaka.

A ver… Un Mickey Mouse sideral, Chuaches clónicos superheroicos y Namgas del planeta Namgaka… ¿Veis el paralelismo en todo esto? Bueno, ya volveremos sobre esa cuestión…

Mientras hablan de este tema, a los romanos les llega otra nave espacial, esta vez la de los Namgas, que deja el campamento romano para el arrastre. El Caballero de Oro del Saltamontes… digo, el líder de los Namgas interroga a los romanos acerca del “arma secreta” (alias la poción mágica) y al saber que es cosa de los galos, se va a por ellos.

En la aldea, Tun les habla un poco de su planeta, de su “lumbrera” Vush (¿lo pilláis? BVush, lumbrera… ¡festival del humor de Uderzo!) y de su comida favorita, el perrito caliente que, por supuesto, provoca retortijones a Astérix. Tun ya podría haberle explicado que lo que lleva el pan no es un perro de verdad, sino una salchicha. Supongo que gracias a esto Astérix tendrá pesadillas sobre bocatas de Ideáfix…

… Y hablando de Ideáfix, el perrito está con Obélix, obviamente, y cazando jabalíes, aún más obvio. Al líder Namga le da por aterrizar frente a Obélix y dispararle con un rayo que hace desvanecer los jabalíes y a Ideáfix (tranquilos, sólo lo ha vuelto invisible). El líder Namga, al ver que Obélix no le da el “arma”, se pone a… vamos a llamarlo pelear usando milenarias artes marciales…

Claro que no es rival para Obélix, quien vuelve a la aldea con Ideáfix invisible para que lo “curen”, mientras Tun comenta que los Namgas son envidiosos, vengativos, copiones y retrasados (ante todo, respetar a tus enemigos). Y no me estoy inventando nada. Si queréis pruebas…

Tun vuelve a hacer a Ideáfix visible y el Namga aterriza su nave de nuevo, esta vez quemando la casa del bardo Asurancetúrix.

¡Joder con Ordenalfabétix! ¡Y Esautomátix riéndole la gracia! Que sé que el bardo os cae mal porque canta fatal, ¡pero macho, que casi matan a Asurancetúrix!

Astérix, simplemente, le destroza la armadura al Namga de un guantazo y se revela que éste es el primo nipón de Gollum y que tiene un ejército de robots, los Kara-Ratas, listo para arrasar con todo.

Esto nos lleva a una lucha entre Superclones y Kara-Ratas. Una lucha llena de epicismo, de sentimientos, de acción a raudales, de…

¡De una mierda pinchada en un palo! ¡Y encima Karh Tun y el Namga dicen que están igualados! Tiran unos rayitos y ya han montado una batalla épica. Sigh…

El caso es que al ver que están igualados, Tun y el Namga tratan de negociar con los galos para acabar con el conflicto. Deciden llevarse un poco poción mágica para cada uno, pero cuando la prueban resulta que los efectos no son los mismos que para los terrícolas y no consiguen superfuerza. De hecho, parece que no les ha afectado en nada..

El Namga, que se siente engañado, trata de secuestrar a Panorámix, pero todo acaba bien porque lo detienen, salvan a Panorámix y el Namga se marcha. Sí, una forma muy rápida de resolver el conflicto, pero es lo que hay.

Los romanos, viendo la nave marcharse y que su campamento está destrozado por la primera visita del Namga, se piensan que los galos también están destrozados, pero claro, los galos son los buenos y su aldea está ¿intacta? (que se lo digan a Asurancetúrix, que casi muere chamuscado y no tiene casa), así que reciben una paliza y se van.

Aquí es cuando vemos el efecto que tiene la poción finalmente en Karh Tun, que los efectos iban con un poco de retraso…

Por supuesto, al Namga le pasa lo mismo…

Hemos perdido la oportunidad de ver peleas de monstruos gigantes al estilo nipón, pero viendo el trato al Namga, casi que mejor que nos lo hayamos perdido.

En fin, listemos lo que pasa después…

  • Tun se desespera.
  • Panorámix le da un antídoto que le devuelve su tamaño original y lo vuelve negro (para espanto de Tun).
  • El druida prepara otro antídoto que le devuelve su color original.
  • El alienígena y los clones se marchan en su nave photoshopeada.
  • Tun borra la memoria de todo el mundo…
  • … con lo que gracias a ello Abraracúrcix echa la bronca a Esautomátix y Ordenalfabétix porque la casa de Asurancetúrix ha sido quemada (en parte Tun es un hijoputa de cuidado pasándoles el marrón del Namga a estos dos, pero por otra eso les pasa por cabrones y por reírse de las desgracias ajenas… ¡toma karma!).
  • Se celebra el banquete tradicional del final…

Y eso, que fin.

"Y si te dejas crecer las orejas y te pones unos calzoncillos rojos, ¡los niños te adorarán y ganarás millones y millones!"

Esto que habéis leído es el argumento de ”¡El cielo se nos cae encima!”. No me lo he inventado. Y los que habéis leído este cómic lo sabéis perfectamente… Tan perfectamente como yo que ojalá Tun viniera y nos borrara de la memoria la existencia de esta cosa tan horrible.

Eso sí, no todo es horror. Uderzo demuestra un gran manejo de los lápices, su dibujo sigue pareciéndome excelente. Una lástima que le hayan tratado de implementar efectos por ordenador, haciendo que tan magnífico dibujo tenga que convivir con efectos mal insertados.

Entonces, ¿dónde está lo malo? Es obvio: en el guión.

Uderzo ha tratado de meter en su “homenaje a Disney” (que al final no es tal) un ligero tirón de orejas a George W. Bush en su época de presidente con ese “lumbrera” sarcástico y, sobre todo, hacer una sátira sobre la situación del mercado del tebeo francés actual, donde el manga va ganándole terreno al producto nacional (cuando en la época en la que nació Astérix el “problema” era el cómic estadounidense).

Claro que una cosa es intentarlo y otra, lograrlo. Aquí, los galos forman la BD y son apoyados por el “clónico” cómic americano de supertipos en pijama (¿alguien habló de estereotipos?) en la lucha contra la amenaza dirigida por el Gollum japonés en su armadura del Caballero del Saltamontes, caracterizando a los Namgas como unos envidiosos copiones retrasados y a los dyswaltianos, digámoslo, como unos engreídos.

Uno puede pensar “hombre, la idea no es tan mala…”, pero veámoslo claramente…

¿Extraterrestres? No niego que para los que hayamos visto “La vida de Brian” descolocaba la parte de los extraterrestres (parte breve del metraje, cabe decir), pero eso no dejaba de hacer que nos gustara la película de los Python… bueno, va, a alguno no le gustará, pero no por el cameo de los alienígenas. 😛 Pero es que aquello era humor absurdo y la escena era breve, fácil de olvidar (menos para algunos); Astérix, aunque es un cómic desenfadado y aunque no tuviera una tremenda rigurosidad histórica, al menos mantenía un mínimo de ese rigor y la inclusión de extraterrestres ha roto con la tónica del cómic.

El problema también está en que Uderzo quiere ser Goscinny en lugar de Goscinny (curioso… he empleado una referencia al genial Iznogud, que en su momento fue guionizado por, ¡oh!, Goscinny). Donde René ofrecía sutileza y buenos golpes, Uderzo muestra pataletas. Lo que Uderzo nos ofrece es una visión del tema demasiado radical, parece más la rabieta de un hombre cerrado de mente que no es capaz de adaptarse a los tiempos que corren. Además, este álbum no sólo no ayuda a que la BD gane terreno, sino que encima perjudica en un grado pequeño al cómic francés y en grado superlativo a la imagen de Astérix publicando… esto.

Respeto la opinión de Uderzo acerca de los mangas, pues todos tenemos nuestra opinión. A mí me gusta el cómic en general, venga de donde venga y tengo mis preferencias dentro de los géneros que hay. Conozco bastante gente que no le gusta el manga y no voy por ahí obligándoles a que les guste (a mí todavía no me han obligado a que me guste Tintín y dicen que es una obra maestra del cómic francobelga… a mí donde estén los guiones de Goscinny para Astérix e Iznogud… ;P). Pero si quería hacer algo así, si quería hacer una crítica sobre esta situación del cómic en Francia, Uderzo necesitaba ingenio… ingenio que, por desgracia, se perdió con la muerte de Goscinny.

Y mi conclusión es la misma que hace años… De hecho la copio y la pego:

Una pérdida de tiempo y una forma de hacer que Astérix no ponga un pie en la tumba, sino los dos y con Obélix detrás, menhir e Ideáfix incluidos. Uderzo ha conseguido con este álbum cargarse a dos de mis personajes favoritos de cómic con este intento de sátira que se queda en una historia sin pies ni cabeza. Y es, además, una muestra de que muchas veces no importa que el dibujo sea magnífico si la historia es un petardo.

Ainsh, ¡qué bien me he quedado tras desahogarme!

Anuncios

Acciones

Information

12 responses

30 10 2009
Chache

¡Me has recordado esa bazofia, ahora que había conseguido olvidarla! ¡Arg!

Bueno, es mentira. Una experiencia como esa no se olvida por mucho que quieras.

Y en tebeo francobelga yo añadiría a Spirou. No a todo, por supuesto, que anda que no ha tenido autores.

30 10 2009
Zelgadis1983

No me lo he leido, pero tal y cómo lo pones no lo haré…

30 10 2009
Deka Black

Vaya puta mierda. y eso del saltamontes. japones, peleando con PATADAS. ¡Este tio conoce alos Kamen Rider! en mi vida he visto burla mas patetica. las hay con mucho mas arte, joder. vaya mieeeerdaaa

y perdona que me haya exaltado, peroes que menuda porqueria de historia.

30 10 2009
John Wheel

Resumiré lo que pienso en una frase corta: Uderzo es un badfiquero.

Esta mezcla de elementos al azar está a la altura de fanfics como el del crossover Star Trek – El señor de los anillos en el que Picard y Elrond se enamoran.

31 10 2009
Draug

Pues sí, yo también había pensado después en Kamen Rider, pero se me vino antes Saint Seiya y de ahí el Caballero de Oro del Saltamontes.

Ciertamente, parece que en el mundo del cómic hay unanimidad sobre este álbum.

Ah, y antes de que alguien pregunte: no, no me lo compré. Ya lo leí en la Fnac hace cuatro años y no, para sacar las viñetas para el artículo no me lo iba a comprar y escanearlo (Astérix en los JJOO sí que lo tengo comprado de hace AÑOS :P).

31 10 2009
Chache

¿Pero alguien lo ha comprado? Yo tiré de la mula para leerlo.

22 02 2011
luciferka

yo este comic no lo compré y nuca lo haré. lo vi anunciar en las noticias y lo lei en la biblioteca cerca de mi casa y cerré el libro enseguida porque como bien decis la historia es una patochada sin pies ni cabeza. una estupidez como una casa. la verdad me dieron ganas de prenderle fuego pero estaba en una biblioteca y el libraco no era mio xD

en resumen una puta mierda de comic que encima ha hecho que me entren más ganas de leer a tintín que a asterix y obelix.

6 06 2011
Lolailo

Yo me lo compré, y al leerlo, me llevé una gran desilusión. Pero tengo que reconocer que a mí el mal trago de obélix me gustó. Y algunos cómics de Uderzo no son del todo malos pero no tienen nada que ver con los de Gosciny… y es que gosciny era un genio, y no habrá otro como él. Eso es lo que pasa.

Esta historia es muy mala y es una ******* ******* ******** (no voy a decir tacos) …

8 10 2011
by Atx

Vale…genial…. no me hubiese esperado esto JAMÁS. ¿En qué estaba pensando Uderzo cuando sacó esto, realmente? >_<U

25 07 2012
Isis

Goscinny era el mejor sin lugar a duda. Después de él, Uderzo hizo lo mejor que pudo, pero al llegar aqui realmente nose en que estaba pensando. Ojalá nunca lo hubiera leído…

10 10 2013
Fernando

soy de argentina ultra fanatico de Asterix, apenas salió me lo hizo traer de España, lo leí y ni bien lo terminé lo revendí. es el unico libro de asterix que no tengo en mi colección simplemente porque no siento que sea parte de esta saga maravillosa que me acompaña desde que era un pibito.

19 11 2013
Asterix eta piktoak: Zaharrak berri | Slump doktorearen zaintiratua

[…] marrazkilariak egin ditu Asterix bildumako komiki guztiak, Zerua buru gainera datorkigu tartean –irakurle batzuen zoritxarrerako–. Liburu berriak, ordea, ez darama haren sinadura, Jean-Yves Ferri gidoilariarena eta Didier […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: