Ascendancy: Marmosians

31 08 2009

Marmosians – Creadores de odio

Tu especie y tu planeta necesitan un descanso de las discusiones territoriales sin fin que han mantenido a tu mundo de origen en un estado de caos total desde que se tiene constancia en los archivos históricos marmosianos.

Debes realizar la intimidante tarea de unir a los Marmosians por primera vez en su vida. La alternativa es el estancamiento y el declive gradual hasta la extinción. Debes suministrarles un motivo común y un nuevo comienzo. La única respuesta es encontrar nuevos hogares en otros planetas, dejar atrás el legado de vuestro planeta de origen.

Los Marmosians son criaturas territoriales parecidas a los insectos que provienen del mundo interior de un sistema con una ardiente estrella. Sus feromonas evolucionaron hacia una cadena de complejas moléculas capaces de alterar el estado de ánimo. Esto les permitió desde sus comienzos manipular la base de las emociones de otras criaturas.

Aprendieron a usar a los depredadores de su mundo para proteger sus territorios, y tienden a repeler los ataques provocando que sus enemigos luchen entre sí. Intelectualmente son activos, pero físicamente son perezosos, prefiriendo confiar en los esfuerzos de aquellos a los que controlan.

Habilidad especial: Los Marmosians pueden generar odio. Pueden hacer que otras especies odien a aquéllas en guerra con los Marmosians. (Activa) Necesita 100 días para tener suficiente energía para usarla.

Naves:

Pequeña

Mediana

Grande

Enorme

Opinión personal:

Los Marmosians podrían haberse convertido en un pueblo guerrero que defiende con orgullo sus territorios, pero han decidido darle una vuelta de tuerca. Y esa vuelta de tuerca está en sus feromonas. Los Marmosians no contratan esclavos ni mercenarios para defender sus tierras, sino que utilizan sus propios fenoles para conseguir guardianes para sus tierras. Esto los hace más interesantes, insectos maquiavélicos que traman en la comodidad de sus hogares mientras otros, alterados por sus feromonas, se parten la cara para defender unos territorios que en un principio ni les vienen ni les van. Pero así de puñeteros y vagos son los Marmosians.

Jugar como los Marmosians supone una ventaja si estamos en un ambiente neutral u hostil. Esto se debe a que en ambos ambientes la posiblidad de acabar enfrentado con otras especies son mayores que en un ambiente pacífico. El hecho de enfrentar otras especies contra las que vayan contra ti supone, sobre todo, un alivio para el jugador de los Marmosians. ¿Por qué? Sencillo: cuantos más enemigos tengan tus rivales, más tardarán en acercarse a ti, porque tendrán hasta 5 especies más en su contra.

Como especie contra la que jugar, siguen la pauta de muchas especies: negociaciones muy complicadas. Los Marmosians, aun así, son de las especies más cabezotas con las que formar alianzas. Pero mientras no te enfrentes a ellos, mejor, puesto que si les da por usar su habilidad especial no te extrañe ver a tus aliados atacando tus planetas y naves…

Puntuación: 6,5 / 10

Cuando eres un Marmosian, lo menos que te preocupa es salir de tu hogar a defender con fiereza tus territorios. ¿Para qué, si siempre habrá algún que otro bicho por ahí al que “convencer”? Si en algo eran expertos los Marmosians, aparte de en ser unos vagos de cuidado, eso sería la manipulación a través de sus feromonas. Era casi imposible para cualquiera que estuviese bajo su influencia negarse a lo que estos enormes insectos les proponían.

Pero los territorios se iban quedando pequeños. Los clanes crecían, los jóvenes se iban independizando para reclamar sus propias tierras… Pero cada vez quedaba menos terreno para cada uno… y también quedaban menos depredadores que convencer para que guarden sus territorios, tanto por el alarmante aumento de Marmosians como por las más que evidentes bajas en combates territoriales. Y recordemos que todavía no hay bajas marmosianas en dichos enfrentamientos.

Era normal, pues, que las nuevas generaciones comenzaran a pensar en los viajes espaciales.

Los Marmosians no eran precisamente un pueblo que siguieran a un líder excepto ellos mismos, pero pronto los visionarios de estos viajes siderales empezaron a hacerse notar más y reunían a otros Marmosians a su alrededor. Escuchaban sus palabras, sueños y anhelos con atención. ¿De verdad el cosmos podía estar lleno de otros mundos como éste o incluso mejores? ¿Lugares donde los Marmosians podían seguir adquiriendo nuevos territorios? ¿Y las especies oriundas de aquellos planetas serían tan fáciles de convencer como las de su mundo natal?

Aquellos deseos de llegar más allá de lo que su planeta podía ofrecerles eran lo que por una vez movía a los Marmosians a ocuparse de sus asuntos en persona. A fin de cuentas, no podían enviar a un monstruo sin seso a investigar sobre la aplicación del tirón gravitacional sobre las futuras naves o la adaptación a nuevos entornos. No, aquello era tarea para las mentes más destacadas de los Marmosians. Sólo para ellos. Y es que, a fin de cuenta, los Marmosians eran muy posesivos.

Pronto sus primeras naves estarían listas para realizar sus primeros viajes. Pronto conocerían nuevos mundos, nuevos territorios de los que adueñarse y nuevos seres a los que convencer para que los protejan. Porque lo que había funcionado sin problemas durante siglos no lo pensaban cambiar por nada de éste ni de otro mundo. El estilo de vida marmosiano se expandiría por el cosmos… y triunfaría.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: