Ascendancy: Kambuchka

13 08 2009

Kambuchka – Clarividentes

Tu gente, los Kambuchka, te ven como guía en su intento de explorar el espacio. Eres el Señor de los Sentidos, poseedor de los sentidos más finos de todos los Kambuchka. Eres capaz de reunir información y coordinar acciones a distancias interestelares.

Tu gente espera tu sabiduría. Ayúdales a desarrollar la tecnolog¡a del viaje espacial. Enséñales el camino a las estrellas.

Los Kambuchka evolucionaron en la atmósfera densa de un gran planeta. Ven sintiendo las vibraciones atómicas de lo que les rodea en sus cuerpos membranosos. Los Kambuchka no pueden moverse rápidamente en la atmósfera de su mundo de origen, así que desarrollaron la habilidad de detectar a otros seres vivos desde lejos, tanto para que les ayudara a encontrar comida (se alimentan filtrando plantas microscópicas de la densa atmósfera de su mundo) como para evitar a los depredadores.

Son tan sensibles a las vibraciones de los seres vivos que, en ausencia de la opaca atmósfera de su mundo de origen, son capaces de percibir grandes concentraciones de vida a distancias interestelares.

Habilidad especial: Los Kambuchka pueden sentir formas de vida lejanas. Pueden ver todas las estrellas de origen de otras especies. (Pasiva)

Naves:

Pequeña

Mediana

Grande

Enorme

Opinión personal:

Los Kambuchka suponen un concepto interesante en la forma en que “ven” el mundo (y el Universo, ya que estamos), pero lo que sobre el papel sería una raza interesante, en realidad no quedaría más que como la típica especie secundaria que en cualquier relato de ciencia-ficción sería pasto de temibles invasores (Minions o Shevar, por ejemplo).

Dentro del juego, jugar con los Kambuchka no es una gran ventaja. Conoces las estrellas de los mundos natales de las especies, pero no tienes contactos con éstas. Sólo sabes dónde empieza cada especie. Y ya está. Ni tienes ventajas estratégicas ni de supervivencia. Nada. Absolutamente nada, la suya es una habilidad especial bastante triste.

Como especie contra la que jugar, son los típicos que son cabezotas al principio pero luego no tendrán problemas en ser tus amigos en ambientes pacíficos o neutrales. Y cuando se levantan en pie (es un decir) de guerra, no resultan demasiado peligrosos. Lo dicho: pasto para otras especies más interesantes y poderosas.

Puntuación: 4,5 / 10

Cada día, el Señor de los Sentidos ascendía sobre la atmósfera de su mundo para que sus receptores sensoriales pudieran desplegar todo su potencial. El más sensible de los Kambuchka era capaz de detectar la vida de otros mundos tan alejados del suyo, algo que otros Kambuchka apenas sí podían percibir. Pero mientras cualquier Kambuchka con buenos sentidos y en ausencia de las nubes de su mundo apenas sí habría detectado alguna posible forma de vida en otros planetas de su sistema estelar, el Señor de los Sentidos tenía un radio de acción que abarcaba millones de estrellas en toda la galaxia.

Sus sentidos se veían desbordados cada vez que realizaba esta breve incursión fuera de la atmósfera. Era un viaje peligroso, puesto que demasiado tiempo lejos de su ambiente natural era mortal. Pero el Señor de los Sentidos era más cauto de lo que uno podría esperarse.

Bajo él, protegidos por la atmósfera que cubría su planeta sus congéneres Kambuchka seguían enfrascados en la creación de su primera nave espacial.

Los Kambuchka habían sido durante generaciones una raza nómada y hacía poco que por fin se habían instalado en asentamientos permanentes. Su desarrollo tecnológico, a pesar de su anterior vida de vagabundeo, había sido bastante elevado y era por ello que habían conseguido avanzar rápidamente hasta la tecnología espacial. Sin embargo, la suya, comparada tal vez con la de otras especies en otros mundos, resultaba ser una tecnología cuasi-primitiva. Su primera nave parecía demasiado delicada por el exterior y quién sabe si su interior era aún más débil e inestable.

Pero la especie en conjunto había decidido que era lo mejor para ellos. Podrían encontrar otros mundos donde su atmósfera fuese más ligera y sus sentidos se desarrollaran aún más. Podrían huir de los depredadores de su mundo y vivir una existencia más pacífica. Pero el Señor de los Sentidos ya había advertido que algunas formas de vida que sentía podían ser hostiles y los Kambuchka debían seguir estando alerta, aprovechando la ventaja de sus finos sentidos.

Y fue entonces cuando lo notó una vez más. El Señor de los Sentidos había sentido esa presencia hacía tiempo, pero no estaba seguro de qué era exactamente. Sólo sabía que cada vez estaba más cerca. ¿Una nave espacial como la que ellos estaban creando? Podía ser. La cantidad de vibraciones que percibía cada día que pasaba no hacía más que confirmarlo.

Pronto llegarían. Y seguramente descubrirían a los Kambuchka. Ya había advertido a sus congéneres y sólo esperaba que o bien aquellos seres fuesen pacíficos o bien a que la primera nave Kambuchka estuviera terminada… y preparada para lo peor.

El Señor de los Sentidos notaba la ausencia de aire aún más y rápidamente bajó hacia la atmósfera. Era momento de informar de sus progresos. Y que pudieran sobrevivir a lo que llegara…

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

13 08 2009
Bitacoras.com

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Kambuchka – Clarividentes Tu gente, los Kambuchka, te ven como guía en su intento de explorar el espacio. Eres el Señor de los Sentidos, poseedor de los sentidos más finos de todos los Kambuchka. Eres capaz de reunir informac…..

13 08 2009
Deka Black

Lo de la deteccion es bien curioso… me recuerdan a bagorah, un enemigo de Godzilla en la serie de Dark Horse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: