Ascendancy: Fludentri

4 02 2009

Ya es hora de volver con esto…

Fludentri – Sanadores instantáneos

Eres el Primero entre los Guerreros. Tu talento al combatir es inigualable. Nadie puede desafiarte en la gran arena y todos los Fludentri obedecen tus órdenes. Tus gentes arden en deseos de probarse contra los peligros de los nuevos mundos, y desean nuevos dominios.

Los líderes de los Armadores aguardan tu guía en su nueva tarea: construir las poderosas naves que permitirán a los Fludentri alcanzar las estrellas.

Los Fludentri se desarrollaron en un mundo cubierto por el océano. Están compuestos por líquidos polimerizados. Cuando un Fludentri es herido se regenera en segundos, ya que su fluida anatomía se une inmediatamente después del daño. Un Fludentri sólo muere cuando su cuerpo entero es completamente destruido.

Los Fludentri son capaces de asumir grados de solidez variable. Pueden envolver sus tentáculos rápidamente alrededor de una presa y apretarlos con una fuerza feroz. Ven el combate como un fino arte, y a un Fludentri le tienta la ejecución de un improvisado combate entre guerreros experimentados y creativos.

No respetan el pensamiento abstracto o la comunicación mediante conceptos, ven esas cosas como irrelevantes y prefieren dejar que su bravura en combate hable por ellos. El estado de un Fludentri y su poder cultural viene determinado por su nivel en combate.

Habilidad especial: Los Fludentri pueden reparar los daños de sus naves inmediatamente. (Activa) Necesita 60 días para tener suficiente energía para usarla.

Naves:
Pequeña
Mediana
Grande
Enorme

Opinión personal:

El concepto de los Fludentri en sí es interesante: una raza de seres líquidos capaces de alterar su grado de solidez y que viven para el combate. Poco intelectuales, pero feroces guerreros. Lo que todo Universo de ciencia-ficción necesita, vamos.

Pero ahí se acaba todo. Su habilidad especial sólo sirve para las naves que están dañadas, una nave destruida no podrá ser reparada de ninguna forma. Esto se aplica tanto para cuando juegas con esta especie como cuando juegas contra ella, así que su habilidad puede ser un salvaculos momentáneo en tu caso y el ordenador no suele usar esta habilidad.

Por tanto, los Fludentri son un concepto interesante, pero se queda en eso: en un concepto. Y negociando, son los típicos que parecen complicados al principio, pero luego se unen a ti sin problemas. Eso sí, acostúmbrate a que estén siempre con ganas de lucha…

Puntuación: 5.5 / 10

Los desafíos de su propio planeta habían quedado pequeños para los Fludentri. Las criaturas que habitaban su mundo habían aprendido a respetar a esta especie guerrera a través del miedo y la derrota. Los Fludentri apenas conocían la compasión, pero se regodeaban viendo cómo aquellos seres que una vez les habían desafiado se arrastraban ante ellos, pidiendo perdón por sus ofensas en el pasado…

Pero aquéllos se habían convertido en rivales demasiado predecibles y aunque siempre era un honor asistir a un combate entre los mejores Fludentri para saciar sus ansias de ver y participar en una buena lucha, y a pesar de su creatividad, hasta entre ellos mismos empezaba a notarse la falta de savia nueva. Savia extranjera.

Los Fludentri habían estado observando el cielo reflejado en sus océanos. A veces incluso salían a la diminuta superficie que no quedaba bajo las aguas para observar mejor las estrellas que se dejaban ver en la bóveda celestial. Tantos puntos de luz parecidos a la estrella alrededor de la cual orbitaba su mundo, pero tan lejanos… ¿Podía ser que hubiera otros seres ahí fuera? ¿De verdad había nuevos retos para los Fludentri, esperándolos en las profundidades del Universo? Tampoco es que se pararan mucho a pensar en ello, los Fludentri eran seres de acción, no de filosofía.

El Cosmos era un lugar demasiado grande para estar vacío, fue la conclusión a la que llegaron, sobre todo aquellos Fludentri que más ansiaban una lucha contra nuevos rivales. Aliados y enemigos poderosos estaban en aquellas estrellas, luchando tal vez entre ellos. Y lo menos que quería un Fludentri era perderse una buena batalla. Especialmente si se presentaba una oportunidad de participar en ella como ésta.

Los científicos Fludentri, los pocos que podían tener su mente más de dos minutos pensando en otra cosa que no fuera en las artes de lucha, trabajaron durante meses para conseguir diversos prototipos de barcazas que pudieran ayudarles a surcar el mar de estrellas. Meses y meses siguieron pasando, prototipos venían, prototipos se iban. No sólo eran los motores espaciales y la tecnología para mantener vivos a los Fludentri en ambientes hostiles (si bien para ellos esto era otro desafío) los que los mantenían ocupados, sino la tecnología de armamento y defensa. Porque los Fludentri pensaban que el Universo podía ser hostil e incluso sus naves debían estar listas para la lucha. Como todo lo que hacían los Fludentri.

Hace no mucho la primera nave definitiva de los Fludentri tuvo su oportunidad de probarse frente a un enemigo. Los Fludentri habían descubierto una barcaza no lejos de la órbita de su mundo. Ni qué decir que aquellos moradores alienígenas no iban preparados para lo que se iban a encontrar. Su nave, de un metal de tonalidades marrones, cayó presa del poder de la artillería Fludentri. Los restos de aquella nave se desintegraron al entrar en la atmósfera mientras la triunfal barcaza Fludentri comenzó su periplo por el Universo tras esta victoria.

“Débiles”, pensaron los Fludentri en su momento. Pero eso no les había causado decepción, pues seguramente aquéllos que habían derribado fuesen sólo exploradores. Exploradores estúpidos que, a diferencia de los Fludentri, no habían estado listos para cualquier agresión. Los Fludentri, pensaron ellos mismos, partían con una gran ventaja sobre los demás. Eso obligaría a sus nuevos rivales a reaccionar rápido, a prepararse una vez conocieran a estos guerreros. Y entonces, pensaron los Fludentri, demostrarían su valía y serían rivales dignos al fin.

La segunda y tercera nave pronto abandonaron la órbita de su mundo, en busca de nuevos planetas, arenas de combate, enemigos contra los que probar su fuerza. Pronto más naves partirían y el Universo comprendería al fin el poder de las artes de lucha Fludentri.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: