Vengadores peliculeros

2 05 2012

Hace casi una semana que vi la película y creo que, por muchas vueltas que le dé, todavía no le he encontrado errores gordos a la misma, aparte de historia sencilla que se puede escribir en una servilleta y otras cosas que comentaré. Pero la idea general es que me ha gustado. Y mucho.

Tras una película de Hulk (una, he dicho una, la de Ang Lee no cuenta), dos de Iron Man, una de Thor (la más floja del pack) y una del Capitán América, nos encontramos por fin a dónde ha ido a parar toda la preparación de estas cinco películas. Cinco películas que han servido para presentarnos a los héroes que formarán parte del grupo de los Héroes Más Poderosos de la Tierra. Y el resultado de Los Vengadores es más que satisfactorio.

La premisa es sencilla: Loki, el hermanastro de Thor, aliado con los Chitauri (los Skrulls del Universo Ultimate, pero aquí son enemigos genéricos), trata de vengarse de la humillación sufrida con la conquista de nuestro planeta, ayudado de un cetro manipulador de mentes, en busca del Cubo Cósmico/Teseracto, un artefacto visto ya en las películas de Thor y el Capi que ayudará a los Chitauri a invadirnos. Le roba el Cubo Cósmico a Nick Furia, este reúne al grupo menos adecuado y con más roces que al final consigue salvar el mundo en una batalla final donde el trabajo en equipo prima sobre sus rencillas y hay un cameo de Stan Lee.

Que sí: cabe en una servilleta.

Lo bueno es cómo Joss Whedon, director y guionista de la cinta, lo desarrolla, cómo la paja que mete no es paja, sino que ayuda a que pasemos casi dos horas y media entretenidas para que una historia sencillota se desarrolle. Y tiene sus peros; aun así, se disfruta.

Para empezar a hablar de sus más y sus menos, nada mejor que el primer acto. Este se encuentra lleno de altibajos. La introducción de los Chitauri, con Loki ayudándoles, es bastante pausada, igual que cuando nos presentan a Furia y Clint “Ojo de Halcón” Barton junto a los científicos que trabajan con el Cubo Cósmico… y de repente PIM PAM PUM explosiones y acción porque sí cuando aparece Loki a robar el Cubo. Loki podría haber conseguido todo esto con algo más de sutileza, de discreción, pero ya que comparte pantalla con Samuel L. Jackson (que recordemos que hace nuevamente de Nick Furia), si a Sam no lo pones diciendo tacos debe estar cargándose algo. Supongo que funciona así.

La re-introducción de los personajes ya vistos en las anteriores películas no están mal, dentro de lo que cabe. Natasha Romanov, la Viuda Negra, tiene algo más de chicha aquí, aunque Scarlett Johansson no haga ningún papelón, y Bruce Banner se presenta de una forma un tanto peculiar y a la que no pongo ningún pero, sobre todo gracias a un Mark Ruffalo que consigue un Banner muy creíble, con sus dudas y preocupaciones (lo cual es lógico sabiendo que con un cabreo cualquiera te conviertes en Hulk y APLASTAS). El Capi y Iron Man tienen presentaciones muy dispares: la escena de Steve Rogers es básicamente la del final de su película, y queda sosa por mucho que Chris Evans haga que el personaje sea más creíble y carismático que el original, mientras que Tony Stark… bueno, Tony Stark es Robert Downey Jr., a veces me pregunto si realmente actúa o le dicen “Robert, tío, sé tú mismo”, pero cuando aparece, se nota su presencia. Y aun así, sorprende que sea una película coral.

Porque ese es el mayor acierto de esta película, y algo que parecía imposible para algunos (de hecho, yo temía que Tony Stark eclipsara a todos): sigue siendo una película sobre un grupo. Aunque sí es cierto que hay una trinidad Rogers-Stark-Romanov alrededor de la cual giran los demás… menos Hulk, pero ya hablaré del gigante esmeralda cuando llegue.

Leer el resto de esta entrada »








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 769 seguidores

%d personas les gusta esto: